| Artículos | 01 OCT 2002

La chatarra digital: cuestión de reciclaje y medio ambiente

Tags: Histórico
Directiva Europea WEEE: Waste Electrical and Electronic Equipment
El 4% de los desechos de Europa son ordenadores y teléfonos móviles, y se prevé que en 2004 llegarán a los 7,4 millones de toneladas. Se trata de un problema al que la Unión Europea pretende dar solución con la Directiva Europea sobre Equipos Electrónicos y Eléctricos al Final de su Vida (WEEE: Waste Electrical and Electronic Equipment).

Según la ley de Moore, el número de transistores existentes en los chips se duplica cada dos años, lo que permite multiplicar la capacidad de proceso de los ordenadores, de manera que alcanzan la obsolescencia con cierta celeridad, o al menos ésa es la sensación que tiene el usuario. Y el destino más frecuente suele ser los vertederos. Sólo Estados Unidos genera cada año dos millones de toneladas de chatarra digital. En California, con una población cercana a 35 millones de personas, se calcula que unos 6.000 PC se quedan antiguos cada día y que cada familia almacena en el trastero de su casa tres aparatos, entre televisores y PC. A diferencia de lo que ocurre con los residuos generados en las grandes ciudades, sólo el 11% de este material se recicla, frente al 28% de las otras basuras. Recientemente el parlamento de California ha aprobado un impuesto de reciclaje para los monitores y los televisores. La ley ha salido adelante a pesar de las presiones de la industria electrónica. Se ha fijado una tasa de 10 dólares por aparato, con la que se espera sufragar los costes del reciclaje, que suponen en este estado unos 500 millones de dólares.
Un informe elaborado por la organización Basel Action Network (BAN) indica que Estados Unidos ha convertido Asia en su particular cibervertedero. China, Pakistán y la India son los destinos de los residuos informáticos. Allí la población extrae de estos desechos, sin ningún tipo de protección ante los productos tóxicos, materiales como el cobre, que pueden ser vendidos en los mercados locales. Según el informe, este año cerca de 12,75 millones de PC obsoletos serán reciclados, y de esta cantidad entre 6,4 y 10 millones se enviarán a Asia. Y es que Estados Unidos no firmó en 1989 la Convención de Basilea, ratificada por 135 países, según la cual se prohíbe la exportación de desechos peligrosos.

Directiva europea
Europa va a la zaga de Estados Unidos en vertidos electrónicos. Según el Grupo de Trabajo para los Residuos Eléctricos y Electrónicos de la Unión Europea, en los hogares españoles se generan cada año ente 100.000 y 160.000 toneladas de basura electrónica: ordenadores, móviles y hardware en general. Y de esta cifra sólo se recicla un 10%, mientras que el resto acaba en la basura. Por el momento no existe una normativa clara a cerca de la recogida o gestión de estos residuos. La previsión es que a finales de 2005 entre en funcionamiento la Directiva Europea sobre Equipos Electrónicos y Eléctricos al Final de su Vida, que obligará a las empresas a responsabilizarse de ellos durante toda su vida útil. El 4% de los desechos de Europa son ordenadores y teléfonos móviles, y se prevé que en 2004 llegarán a los 7,4 millones de toneladas. Para esa fecha se recogerán 6 kilogramos de desechos por habitante. La directiva recoge, además, la prevención de que los fabricantes hagan intencionadamente productos no reciclables, como ha sucedido con la inclusión de chips inteligentes en determinados dispositivos como las impresoras, que evitan la utilización de cartuchos de tinta de otra marca.

Iniciativas españolas
A la espera de la Directiva europea y su posterior reflejo en el ordenamiento jurídico español, recientemente las cuatro patronales que agrupan las empresas tecnológicas españolas (Asimelec, Aniel, Anfel y Fape) se han unido para crear un sistema integrado de recogida, tratamiento y reciclaje de todos aquellos productos que fabrican sus asociados. “Sería una empresa de servicios a la que los fabricantes subcontratarían esta prestación”, explica Edmundo Fernández, subdirector de Aniel. Actualmente se está llevando a cabo esta experiencia con los móviles y la previsión es expandirla a otros productos. Y es que la cantidad de residuos que produce la telefonía móvil crece cada vez más. La Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (Asimelec), que tiene en marcha la campaña Tragamóvil, ha recogido ya 60.000 kilos de material, equivalentes a cerca de 100.000 teléfonos.

Esfuerzo de los fabricantes
La Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información (Sedisi) cuenta con una Comisión Nacional de Medio Ambiente que ya está trabajando en la adecuación española de la directiva de la UE. “Dependiendo de cómo se articule, puede ser beneficiosa para la sociedad o generar perjuicios”, señala José Luis Muñoz, presidente de la Comisión. Se teme un aumento de los costes logísticos y de gestión que, “primero repercutirán en el fabricante, y a corto o medio plazo serán internalizados en los productos”.
Compañías como HP o Dell tienen en marcha programas de reciclaje de ordenadores y políticas medioambientales. En el caso de HP, con sólo enviar un correo electrónico el usuario puede deshacerse de sus equipos antiguos, tanto de esta marca como de otras. El precio oscila entre los 15,51 euros y los 36,36 euros hasta diez unidades. Los equipos que se recogen van a la planta de reciclaje de Vizcaya de Indumental Recycling, que para la primavera de 2003 prevé abrir otra planta en Cataluña, que contará con una inversión de 60 millones de euros y tendrá una capacidad para 15.000 toneladas al año. Por su parte, IBM tiene una política específica, reforzando los procesos respetuosos con el medio ambiente.


Dispositivos ecológicos
---------------------------------
Los ordenadores cuentan en su composición con elementos tóxicos. La directiva de la Unión Europea prohibirá a partir de 2006 la fabricación de ordenadores y electrodomésticos con plomo, cadmio o cromo, entre otras materias nocivas para la salud humana. Para Edmundo Fernández, subdirector de Aniel, “es importante que los productos se fabriquen con materiales que se puedan reciclar y con el menor número posible de materias primas”. Ignacio Urbelz, director de relaciones institucionales de HP, reconoce que “se están eliminando de los equipos las materias peligrosas, como el plomo, que cada vez se utiliza menos. También intentamos reducir el número de componentes”. Precisamente Fujitsu Siemens acaba de presentar la placa base D1337-A, que reduce el contenido habitual de plomo -12 gramos- a 3 gramos. (Más información en la sección de Nuevos Productos.)
Dell también está eliminando los materiales tóxicos en la fabricación “siempre que es posible”. Así, está buscando alternativas para eliminar o erradicar el plomo en los monitores CRT. Por su parte, NEC está comercializando PowerMate, un PC ecológico. Algunas de sus características ecológicas serían la ausencia de boro en el monitor CTR y una placa madre sin soldaduras de plomo. Además, el plástico del ordenador es 100% reciclable. Sin embargo el precio, más del doble que un PC de características similares, lo aparta de los compradores, señala Brian Gammage, analista de Dataquest. Y es que según u

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información