| Artículos | 01 NOV 2003

La caja tonta se hace inteligente

Tags: Histórico
La televisión digital terrestre avanza hacia la plena interactividad antes de 2012
Alfonso H. Marín.
El 31 de diciembre de 2011, más 30 millones de televisores en toda España tendrán que estar preparados para recibir a la televisión digital terrestre (TDT) al día siguiente. Ese día es la fecha límite que ha puesto el Gobierno para que la señal de televisión que llega a todas las casas pase de ser analógica a digital, con las ventajas que supone disponer de mejor calidad en la definición, más canales, y más posibilidades de comunicación e interacción, sin necesidad de cambiar las antenas o realizar grandes obras comunitarias.

Para entender el cambio que se avecina en el modo de recibir la televisión, antes hay que aclarar algunos conceptos. La difusión terrestre es el medio de distribución audiovisual con mayor penetración en los hogares, con una cobertura del 99% de los hogares españoles, y la TDT permite un mayor aprovechamiento del espectro radioeléctrico al admitir 4 o 5 programas digitales donde antes tenía cabida un único programa analógico. Básicamente, proporciona más frecuencias para más servicios y permite una mayor variedad de formatos, ya que se puede emitir en formatos tipo panorámico, 16:9, en alta definición, etc.
Los otros sistemas digitales de retransmisión de la señal de televisión son el satélite y el cable, ambos representados por plataformas de pago: Digital Plus en el caso del satélite, y Auna (Menta, Madritel, Able, Supercable, Canarias Telecom y Med Telecom), Euskaltel, Retecal y ONO en el caso del cable. La diferencia con la TDT es que ésta es gratuita y está más extendida, ya que los operadores de cable tienen un área geográfica de actuación restringida (sólo pueden existir dos operadores de televisión por demarcación), aunque el cable ofrece más ancho de banda y por tanto teóricamente mayor interactividad, y también algo que el satélite no puede ofrecer todavía, como es la integración de los diversos servicios (televisión, voz y datos) bajo un mismo proveedor. Como contrapartida a su supremacía tecnológica, el cable cuenta con la lentitud y el elevado coste de su desarrollo.
Como alternativa a ambos sistemas, la TDT propone una amplia oferta de canales gratuitos, una calidad de imagen y sonido similar al DVD, y sobre todo, una oferta de contenidos de información y entretenimiento presentados en un formato atractivo donde la interactividad es la protagonista, gracias a la utilización del sistema MHP (Multimedia Home Platform). Todo esto, a partir de la incorporación de un descodificador, manteniendo los televisores actuales, o bien comprando un televisor de última generación, con sintonizador digital integrado.

2012, año cero
El “apagón” analógico de las televisiones tiene su origen en la necesidad de modernizar las telecomunicaciones a nivel europeo, aprovechar el ancho de banda disponible y fomentar el sector audiovisual ofreciendo contenidos más atractivos con mejor calidad, según la Administración. El Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre, aprobado en 1998, dispuso que las estaciones de televisión con tecnología analógica cesaran sus emisiones antes de 2012, y el Gobierno ya parece tener a punto el nuevo Plan para el Desarrollo de la Sociedad de la Información y la retrasada Ley de Telecomunicaciones, que asegura fondos presupuestarios y del programa Profit de la UE para que radiodifusores públicos y privados financien su transición a la TDT. Este plan repartirá el espectro de la desaparecida TDT de pago QuieroTV entre RTVE, Antena 3, Tele5 y Canal+ para que en 2012 exista una oferta de entre 20 y 25 canales de TDT accesible en el 85% de los hogares.
Para lograrlo, Ciencia y Tecnología ha negociado en primer lugar con los radiodifusores de ámbito nacional. Desde marzo de 2002 se emiten en España siete señales de TDT a nivel nacional, correspondientes a TVE 1, La 2, Antena 3, Tele 5, Canal +, Net TV (del grupo Vocento) y Veo TV (del grupo Recoletos). Estos canales reproducen una señal idéntica a la analógica o como mucho, una programación meramente testimonial, ya que en los hogares todavía no existen suficientes equipos de recepción adecuados. Pero a partir de este otoño, el Gobierno quiere que las cadenas mantengan sus programaciones junto con una segunda señal en TDT con contenidos diferenciados del canal analógico, a cambio de acceso a fondos públicos para compensar el coste económico.

Reparto de frecuencias
En este sentido, la industria audiovisual ve con buenos ojos que la Administración haya tomado el papel de liderar el proceso de lanzamiento de la TDT en España, igual que ha ocurrido en el Reino Unido con la plataforma Freeway, que le ha valido para ser líder en Europa en este tipo de tecnología. Los radiodifusores de ámbito nacional aportarán 12 canales a la oferta de TDT, mientras que los canales autonómicos aportarán entre cinco y seis. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid emiten en abierto a través del canal 63 de UHF La Otra (segunda cadena autonómica), Telemadrid Digital, y Onda 6. El problema radica en que los dos canales de TVE, Antena3, Tele5 y Canal+ utilizan el mismo canal múltiple compartido, por lo que el ancho de banda se encuentra limitado para cada canal, y todas las cadenas de televisión creen que sería necesario “reorganizar las frecuencias”, según comenta Jesús Martín, jefe de Explotación de Telemadrid.
El nuevo paquete de canales TDT libres contará con dos vías de financiación pública. En primer lugar, se habilitará el acceso a los presupuestos estatales destinados a impulsar la Sociedad de la Información. En segundo, se concederán créditos reembolsables procedentes del programa “Profit” de la Unión Europea, destinados al desarrollo de las nuevas tecnologías. Además, incluirá el ansiado reparto del espectro radioeléctrico de Quiero TV para los canales estatales y autonómicos. En esta distribución se asignará uno o dos múltiplex (frecuencias para emitir cuatro canales) a Radio Televisión Española, mientras que Antena 3, Telecinco y Canal+ podrán tener uno o medio múltiplex cada una. Los canales autonómicos se podrán ver en todo el territorio nacional, y el resto de la oferta estará compuesta por estaciones locales de televisión, que se verán obligadas a emitir con tecnología digital de forma paralela a las emisiones analógicas.
Pero en estos momentos sólo el 80% del territorio nacional tiene cobertura para este tipo de señal digital. Retevisión, empresa responsable de proporcionar la cobertura, prevé que el 95% se conseguirá en enero de 2012.
Por lo tanto, tal como reconoce Jesús Martín, existen dos problemas de fondo: “los que hacen los contenidos no diferencian entre contenidos digitales o analógicos porque no hay nadie que los vea, ya que los aparatos decodificadores y los equipos de TV digital integrados son muy escasos. Y por otra parte, los mismos usuarios no conocen las posibilidades de la TDT”.
Para este responsable, uno de los motores de la TDT en España debe ser la televisión pública, aprovechando su liderazgo en cuanto a espectadores y potenciando su tecnología, con el fin de impulsar al resto de emisores. “En un futuro, podremos disponer de hasta 20 canales gratuitos de TDT en grandes ciudades como Madrid o Barcelona”. El estándar 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información