| Artículos | 01 MAY 1996

José Luis Rodríguez, director de Informática Personal de Hewlett-Packard

Tags: Histórico
"Ya no se concibe que exista una impresora en un hogar que no tenga color"
Cecilia García.

Coincidiendo con la publicación de la tercera edición del Ranking sobre Impresoras que elabora PC World, esta revista ha querido conocer la situación de este sector de la mano de José Luis Rodríguez, director de Informática Personal de HewlettPackard, compañía que, en nuestro país, continúa al frente del mercado de impresión.

¿Considera que ya se puede hablar del color como un estándar?

- En el mercado doméstico ya no se concibe una impresora que no tenga color. Sin embargo, el color en la oficina es un mercado emergente, que está creciendo mucho. Desde el año 1995.96 todas las impresoras que se venden para el hogar son en color y lo mismo va a ocurrir en la oficina en el año 1998.

¿Va a desaparecer la impresión en blanco y negro?

- Yo creo que va a ocurrir lo mismo que pasó con la televisión o las fotografías en blanco y negro. Yo estoy convencido de que, en este siglo, la impresora en blanco y negro tendrá poco espacio.

En este momento, los usuarios domésticos pueden imprimir en color pero las impresoras que se ajustan a su presupuesto son lentas. ¿Cuál va a ser la evolución precio/prestaciones?

- El usuario doméstico ya puede comprar una impresora color de inyección de tinta que tenga la misma velocidad, tanto en blanco y negro como en color, como las láser. Estamos hablando de una máquina de 4 páginas por minuto con un precio de calle cercano a las 70.000 pesetas. Pero los cambios más radicales en impresión doméstica van a estar en la calidad de impresión no tanto en la velocidad. Se van a ver mejoras impresionantes, de forma que en el futuro los usuarios imprimirán sus fotos en casa sin necesidad de acudir a un laboratorio.

¿En qué tipo de productos está trabajando ahora HP para conseguir que el usuario pueda imprimir sus fotos en su casa?

- Estamos trabajando en productos de impresión fotográfica o de Imaging y estamos invirtiendo mucho para que, en un año o año y medio, seamos los líderes en este mercado.

A lo largo de este año algunas compañías han seguido la estrategia de incrementar la resolución manteniendo el precio. ¿Qué opina al respecto?

- Es difícil explicar el tema de la calidad en cuanto a resolución sin que se vean gráficos. La gente habla de puntos por pulgada, pero si esos colores no son limpios y puros la nitidez que das no vale para nada. En color, los puntos por pulgada no es un criterio que sirva para valorar la calidad de resolución de una impresora. Existen otros parámetros como la posición de los puntos, la cantidad de colores que se manejan, etc. Hoy en día la única forma de comparar dos impresiones en color es poner una junto a la otra. Es la única manera.

¿En impresión en blanco y negro los puntos por pulgada tampoco son un parámetro válido?

- Hay muchas cosas a tener en cuenta. HP fue la primera compañía en sacar la tecnología de resolución mejorada con diferentes tamaños de puntos y, hoy en día, todos los fabricantes aceptan que 300 puntos con tecnología de resolución mejorada es equivalente a los 600 puntos por pulgada convencionales, aproximadamente. Es algo que está asumido en el mercado. En el color nos va a llevar tiempo, entre otras cosas porque nosotros somos los culpables de que todo el mundo mida la calidad por puntos por pulgada. Fuimos nosotros los que empezamos con los puntos por pulgada para la impresión monocromo en láser, entonces hemos educado al mercado y nos va a llevar tiempo concienciar a la gente de que hay que tener en cuenta más cosas.

En lo que se refiere a inyección de tinta, HP está a la cabeza del mercado español, mientras que en láser color la situación es diferente. ¿A que se debe qué los resultados de HP en el sector de la impresión láser no sean tan positivos como en el de inyección de tinta?

- El producto láser color que nosotros sacamos al mercado estaba destinado a cubrir las necesidades básicas de un entorno de oficina, pero no se había trabajado tanto el tema de la calidad de color. Era una máquina de empresa, la más barata del mercado, pero no era la mejor en relación calidad/impresión. En el mes de febrero, HP ha lanzado una nueva impresora que es la segunda generación láser color, en la que se ha optimizado la calidad.

¿Se puede decir que el problema ha sido el producto en sí?

- Nuestro primer producto láser color salió demasiado deprisa, sin estar totalmente acabado, entonces tenía el problema de la calidad que se pensó que no iba a ser tan crucial para la empresa como en realidad ha sido. HP tenía que ser la primera empresa que sacara una impresora láser color, y quizá salió, marcando la pauta, pero sin tener el tiempo de perfeccionarlo.

Hay compañías en el sector que obtienen más ingresos por la venta de los elementos que integran las impresoras, que por los dispositivos de impresión en sí. ¿Ocurre lo mismo en HewlettPackard?

- El negocio hay que analizarlo de forma conjunta (impresora hardware y cartuchos) y a veces el mercado te permite ganar mucho dinero en el hardware (impresoras) y bajar el precio de cartuchos y hay veces que es al revés. Unas veces se gana más en hardware y otras en fungibles.

¿Pero cuál va a ser la tendencia?

- La tendencia es ganar más en el fungible. En cuanto a precio, yo creo que ya se ha llegado al límite en el coste de las impresoras, y en los fungibles. En los próximos dos años, una de nuestras obsesiones es mejorar el cartucho de forma que el coste por hoja sea la mitad del que tiene ahora.

¿Por qué las impresoras láser se mantienen estables y no han continuado registrando un crecimiento significativo?

- Yo diría que existen dos razones fundamentales. Por un lado, el precio de la impresora láser ha bajado pero no a los niveles que lo han hecho las impresoras de chorro de tinta. Es decir, que se ha mantenido su precio, al tiempo que el mercado al que va dirigido la impresora láser, como es la oficina, se ha visto muy afectado por la aparición de las impresoras de chorro de tinta. Las empresas miran mucho la peseta antes de comprar y la tecnología láser todavía es cara, comparativamente hablando, con la de chorro de tinta. Ahora hay un mercado láser de reposición más que de ampliación.

¿Esto quiere decir que las impresoras láser van a estar presentes sólo en la oficina, no en el hogar?

- Hay un nivel de impresora láser, como la 5L nuestra, que ya está entrando en el hogar aunque se encuentra con un inconveniente importante y es que no tiene color y en el hogar el color es fundamental. Así que este equipo va dirigido al micronegocio. Y ahí, en lo que podríamos llamar SOHO (Small Officce Home Office), sí que hay un mercado donde la láser va a crecer bastante, pero nunca a los niveles en los que está creciendo la impresora de chorro de tinta.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información