| Artículos | 01 JUL 2006

iSCSI

Tags: Histórico
Configuración en Windows
Juan Blázquez.
Los atractivos de iSCSI, bajo coste y facilidad de despliegue, se refuerzan con su sencillez de implementación y manejo. En el mundo Microsoft, conectar los servidores al almacenamiento externo es sencillo y rápido, al alcance de cualquier profesional sin una preparación especial.

El despliegue clásico de las soluciones iSCSI pasa por incorporar un dispositivo de almacenamiento en el que se concentran los discos y donde se haya implementada la inteligencia suficiente para su gestión: disposición de discos, reparto del espacio disponible, o medidas tolerantes a fallos, por ejemplo. Este almacenamiento se sitúa en la infraestructura, habilitando una red independiente para separar, securizar y optimizar el tráfico específico de acceso a disco, respecto al tráfico de propósito general que generan los distintos servicios y aplicaciones disponibles. Una infraestructura separada que no tiene que tener nada de especial y que puede organizarse con pocos recursos, como puede ser, simplemente, disponer de un switch de gama media-alta, que conecte los hosts clientes al dispositivo de almacenamiento.

Componentes implicados.
Como se describió en un anterior artículo, en esta tecnología se diferencian varios componentes. Por un lado, el cliente iSCSI o inicializador. Sobre el papel, cualquier sistema conectado a la red IP que solicita datos y obtiene la correspondiente respuesta desde el dispositivo de almacenamiento. Lo más habitual es que este sistema sea un servidor cuando se trata de un entorno de explotación, pero no hay ningún impedimento para que también pueda obtener unidades de disco un equipo de sobremesa o un portátil, posibilidad que normalmente queda reservada para laboratorio o entrenamiento. Sobre este componente, hay que tener claro que cada host iSCSI es identificado mediante un identificador exclusivo, IQN, que opera a través del oportuno driver iSCSI que se carga a nivel de sistema operativo, Windows. Este controlador es el encargado de procesar el conjunto de comandos SCSI que definen el acceso al almacenamiento por red.
En el otro extremo de la conexión se encuentra el nodo final, conocido como iSCSI destino, target. Cualquier dispositivo que recibe, procesa y responde a los comandos iSCSI que se lanza desde el cliente o inicializador. Para este elemento, hay que considerar que cada nodo final es también identificado por su correspondiente IQN y cada puerto visible en la red debe tener asignada su correspondiente dirección IP con la que recibe sus comunicaciones. La organización de los discos, array, distribución del espacio y su asignación a host, dependerá de las posibilidades de cada dispositivo en concreto.
La conexión IP de ambos extremos, se produce mediante conexiones de cable estándar, categoría 5 ó 6E, conectadas a tarjetas de red normales, FastEthernet/Gigabit, o a tarjetas especializadas para este tipo de comunicaciones, HBA iSCSI, Adaptador de Bus de Host. En los dispositivos de almacenamiento, iSCSI target, lo normal es que monten tarjetas especializadas. Para los clientes, la elección más acertada de cara a obtener los mejores rendimientos pasa por instalar el tipo de HBA. De otro modo esta conexión aumenta la carga del host, debido a que el encapsulado IP de los comunicación iSCSI debe realizarlo la CPU del equipo, las tarjetas de red "normales" sólo se encarga de transmitir los paquetes. En cualquier caso, interesa montar una tarjeta adicional dedicada a la conexión iSCSI, por la que acceder a la red independiente de almacenamiento que se organice.

Manos a la obra...
Con una idea clara de lo que se pretende realizar, para implementarlo, lo primero, hemos de preparar todo aquello que pueda necesitarse, para ahorrar tiempo, esfuerzo y evitar algún que otro quebradero de cabeza. Esto incluye conocer las distintas direcciones IP que tendrán los actores implicados, puertos de conexión, usuarios-passwords, disponer de los correspondientes drivers de los componentes a instalar, descargar desde la sede Internet de Microsoft el software necesario para iSCSI, y en general, averiguar cualquier detalle que haya que tener en cuenta, según las particularidades de cada entorno.
La actuación que hay que realizar en el iSCSI target pasa por configurar, si no lo está ya, la conexión de red, direcciones IP y puertos de escucha para el acceso de cliente. Configurar la disposición de los discos, arrays, y las distintas unidades que se serán visibles en la red, estableciendo qué método o protocolos de acceso se utilizarán, qué hosts podrán utilizarlas y la seguridad que se requiere para franquear el acceso. Todas estas operaciones, normalmente muy sencillas de ejecutar utilizando, en la mayoría de los casos, el navegador web, son propias de cada dispositivo y se debe acudir a la documentación del fabricante para averiguar cómo se realizan. Conviene completar la configuración en este extremo en primer lugar para que la configuración del cliente Windows resulte más fácil e inmediata.
Partiendo de la idea de que el sistema operativo ya se encuentra en funcionamiento, la configuración del host Windows comenzará con la instalación de la tarjeta de red o HBA dedicado a la conexión iSCSI, lo que implica el montaje físico del dispositivo y la instalación del correspondiente controlador de sistema operativo, como cualquier otro componente hardware en esta plataforma. Hay que cerciorarse de que está correctamente instalado y configurado, con conectividad TCP/IP de red, que pueda alcanzar al iSCSI target, y, por supuesto, sin problemas de funcionamiento, visor de sucesos Windows limpio de alertas.
El siguiente paso, instalar el software de Microsoft, previamente descargado. Dos son los componentes desarrollados por este fabricante para dar soporte iSCSI a sus sistemas operativos. Por una parte Microsoft iSCSI software initiator 2.0 y por otra Microsoft ISNS Server 3.0. El primero es el controlador iSCSI, el encargado de conectar con los dispositivos finales de almacenamiento mediante este protocolo, mientras que el segundo es un servicio que permite automatizar el registro y descubrimiento de dispositivos finales para los clientes iSCSI, como es el caso de iSCSI software initiator 2.0. Puede instalarse sólo el primero o ambos. Microsoft ISNS 3.0 interesa cuando existen varios dispositivos de almacenamiento y se quiere facilitar el descubrimiento de unidades desde los host Windows. Para descargarlos de Microsoft, hay que acudir al enlace http://go.microsoft.com/fwlink/?LinkId=28169 para el controlador iSCSI software initiator 2.0 y al enlace http://www.microsoft.com/downloads/details.aspx?familyid=0DBC4AF5-9410-4080-A545-F90B45650E20&displaylang=en. para el servicio iSNS. Tanto para uno como otro servicio, la instalación es rápida y sencilla con sólo aceptar los valores por defecto. Para cambiar los parámetros de esta instalación, puede consultarse la pertinente documentación, que también se descarga junto con los ejecutables.
Instalados los controladores que manejan en el sistema operativo iSCSI, hay que configurarlo. Para ello, hay que acudir al Panel de Control Windows, donde aparecerá uno o dos nuevos componentes, según lo instalado. ISNS Server e iSCSI initiator. En una configuración sencilla, el primer servicio no es necesario y si se instala su configuración por defecto es bastante. Interesa acceder a las propieda

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información