| Artículos | 01 MAY 2001

Irlanda: buenas perspectivas para el sector de TI de la "esmeralda verde"

Tags: Histórico
Almudena Alameda.
La década de los 90 ha sido una época dorada para la República de Irlanda, por lo menos económicamente. El extraordinario crecimiento experimentado por este país ha hecho que se acuñaran términos como "milagro irlandés" o "tigre celta", y en ello ha tenido mucho que ver el florecimiento del sector tecnológico.

Para aquellos que no hayan visitado Irlanda desde hace cinco o seis años, salta a la vista que Irlanda va bien. Y es que esta nación insular, pese a sus reducidas dimensiones y población (70.283 km2 y 3,66 millones de habitantes) y con una economía tradicionalmente rural y proteccionista, ha conseguido registrar una tasa de crecimiento tres veces superior a la media comunitaria de 1994 a 1999. Según la OCDE, durante ese periodo el PIB de Irlanda creció un 8,5 % de media en comparación con el 2,3% de media obtenido por la UE (o el 3,1% de España), situándose en 77 billones de libras irlandesas (alrededor de 16.247 millones de pesetas) el pasado año. Su PIB per capita ha pasado de suponer un 66% con respecto a la media de la UE en la década de los ochenta a sobrepasar el 100% en la actualidad.Informa desde Dublín Almudena Alameda.
Y las previsiones son optimistas. Según el OCDE, el crecimiento del PIB irlandés durante los próximos años estará en torno al 10%. Para apoyar estas buenas expectativas el Gobierno irlandés ha puesto en marcha un Plan Nacional de Desarrollo (2000-2006) con un presupuesto de 40.600 millones de libras irlandesas (más de 8,5 billones de pesetas).
Sin embargo, la actual recesión de la economía estadounidense y del sector de TI puede provocar "revisiones a la baja" de las previsiones, por lo menos para este año. Signos de ello pueden ser las reducciones de plantilla de algunas empresas irlandesas como Eircom, Trinity Technology o Frontend.

Las claves del éxito
Según Jennifer Condon, responsable del departamento Internationally Traded Services de Enterprise Ireland (agencia irlandesa de desarrollo industrial), los principales factores que han contribuido a la buena marcha de la economía han sido: una demografía favorable (un 45% de la población es menor de 25 años); una fuerte afluencia de capital extranjero, especialmente estadounidense, atraído en parte por las ventajosas condiciones fiscales (una tasa del 10% en el impuesto de sociedades hasta el 31 de diciembre de 2002 cuando subirá a un 12,5% debido, sobre todo, a las protestas de otros países comunitarios); la recepción de cuantiosos fondos por parte de la UE; unas políticas gubernamentales de apoyo a la creación de un sector de alta tecnología a largo plazo; un énfasis en la educación e innovación tecnológica y una actitud abierta al comercio internacional (150 compañías irlandesas tienen filiales fuera de la isla y las exportaciones crecieron a una media anual de un 15,9%, más del doble que la comunitaria, de 1994 a 1999).

El papel de la tecnología
Aunque en la actualidad la industria de alta tecnología supone menos del 10% del PIB de Irlanda, este porcentaje era impensable hace unos pocos años. En ello han influido las inversiones realizadas por el Gobierno irlandés durante los últimos años en sectores clave como la enseñanza tecnológica, I+D y Telecomunicaciones (cinco billones de dólares en redes digitales de banda ancha entre las ciudades más importantes, así como la liberalización temprana de este sector).
Sin embargo, a consecuencia del espectacular crecimiento económico, Irlanda ya no constituye una opción barata para las multinacionales de la informática (allí están ubicados desde mediados de los ochenta muchos de los grandes del hardware) por lo que es necesario, según afirma Jennifer Condon, además de tratar de retener esa inversión extranjera, que las compañías irlandesas puedan competir a nivel mundial. Para ello, aparte de sacar provecho de las metodologías aprendidas de las grandes multinacionales, es muy importante la labor de organizaciones como Enterprise Ireland, que apoyan a las empresas desde el comienzo de su actividad, orientándolas a la exportación, factor clave de expansión debido a la limitación del mercado irlandés. Este apoyo, para el que Enterprise Ireland cuenta con 100 millones de euros al año, se materializa en forma de subvenciones, ayudas para I+D y compra de entre un 10 y un 15% de las acciones de las empresas durante su periodo inicial de actividad (que se venderán posteriormente). Según esta entidad, los sectores que mejores perspectivas presentan en Irlanda son: software, electrónica, call centres, servicios financieros, de localización, compartidos y sanitarios. En este sentido, en Irlanda existen más de 800 compañías dedicadas al software que emplean a unas 24.000 personas y que generan más de seis billones de libras irlandesas al año. Asimismo, más de 70 call centres y 50 empresas de software de localización se encuentran ubicadas en la "esmeralda verde". Para promover la creación de una fuerte industria de TI propia, se ha puesto en marcha el programa "ITS 2007", entre cuyos objetivos figura una mayor regionalización de la industria, evitando que se siga concentrando alrededor de Dublín, así como la ampliación de la actual red de telecomunicaciones de banda ancha. En este sentido, la operadora irlandesa 360 Networks acaba de finalizar la instalación de un segundo cable submarino que unirá Irlanda con Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, que hará posible que el precio de las comunicaciones entre Dublín y Nueva York sea el mismo que entre Dublín y Cork.


Algunas empresas punteras
----------------------------------------
Baltimore Technologies: dedicada a soluciones de seguridad para comercio electrónico, cuenta con 46 oficinas en todo el mundo y aunque el pasado año estaba valorada en siete billones de dólares (lo que la situaba como la empresa más grande de Irlanda), actualmente su cotización es el 10% de esa cifra.
Iona: fundada hace diez años por dos miembros del Trinity College, se dedica al desarrollo de plataformas de comercio electrónico. Su plantilla es de 800 empleados, tiene 30 oficinas en todo el mundo y algunos de sus clientes son grandes compañías como Boeing o Telefónica.
Orbis: se dedica a implementar sistemas de pagos seguros por Internet, como las tarjetas de crédito virtuales y evitan que el comprador online tenga que introducir su número de tarjeta de crédito en un sitio web. Se encuentra en conversaciones con entidades bancarias españolas para implementar sus soluciones y cuenta con una oficina en Barcelona.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información