| Artículos | 01 MAY 2009

IPv6 el estándarque no arranca

Tags: Histórico
En 2012 toda la Red debería haber evolucionado al nuevo protocolo
Arantxa Herranz.
IPv4, el protocolo por el que se rige en estos momentos Internet, se queda pequeño. Sus capacidades son limitadas, al menos para todo el potencial que puede ofrecer la Red de redes. Por ello, hace ya muchos años se creó la siguiente versión de este protocolo, IPv6, con el reto en mente de que todo Internet funcionara bajo esta denominación en 2012. Sin embargo, a día de hoy IPv6 sigue siendo un gran desconocido.

IPv6 sigue sin tener éxito en Internet. Pese a que en 2012 será obligatorio que todo el tráfico en Internet esté sujeto al protocolo IPv6, en estos momentos sólo el 4 por ciento de todo lo que se mueve en la Red es compatible con este estándar, según un reciente informe.
Así, sólo un pequeño porcentaje de las páginas en Internet soportan el protocolo IPv6, a pesar incluso de que esta tecnología ha empezado a ser una obligación por parte del gobierno de Estados Unidos y de que la Comisión Europea ha instado en más de una ocasión a las empresas a migrar hacia IPv6.
La empresa de seguimiento en Internet Pingdom muestra que sólo un cuatro por ciento de Internet soporta el protocolo IPv6. Es más, si se examina el tráfico en la mayor centralita AMS-IX, sólo el 0,25 por ciento del tráfico en Internet es IPv6. Teniendo en cuenta que se supone que para 2012 todo el tráfico en Internet debería estar sujeto a este protocolo, Pingdom califica la actual situación como una “crisis”.
Leo Vegoda, responsable en la ICANN, no considera que la “palabra crisis sea una manera útil de caracterizar la situación. Es evidente que se necesita hacer aún mucho trabajo, pero éste se puede conseguir y, en la mayoría de los casos, ya se ha empezado a hacer”.
Sin embargo, Pingdom recuerda que ya en 2002 se vaticinaba que IPv6 sería un protocolo de adopción plena en 2007, por lo que el portavoz de esta empresa considera que “la adopción de este estándar tenía que haberse acelerado hacer 2 ó 3 años pero en la actual situación, podríamos decir que habrá de pasar una década para que IPv6 sea algo masivo”.
Vegoda considera que la situación cambiará cuando las direcciones IP no estén disponibles de manera gratuita. “IPv6 exige un espacio de dirección mayor y para algunos ISP que venden un servicio basado en IPv4 este mayor espacio no es muy relevante mientras tenga espacio IPv4, que se puede obtener de manera casi gratuita desde un RIR (Regional Internet Registry)”.
Sin embargo, se muestra convencido de que esta situación ya está cambiando. “Los mayores ISP son conscientes, y desde hace tiempo, de esta situación y se dan cuenta de que serán los primeros afectados cuando los grandes bloques de dominios IPv4 no estén disponibles sin coste”.
La buena noticia es que parece que Europa está mejor posicionada que el resto del mundo, al menos según Derek Morr, de la Universidad de Pensilvania, que mantiene un blog sobre IPv6.

Pero, ¿qué es IPv6?
IPv6 es el acrónimo de Internet Protocol Version 6, la siguiente versión del protocolo diseñado por IETF (Internet Engineering Task Force) para reemplazar el actual, IPv4. La mayoría de los usos en Internet a día de hoy se basan en IPv4, que tiene ya más de 20 años de antigüedad. Aunque los propios promotores de IPv4 aseguran que sigue siendo una opción válida, también remarcan que adolece de algunos problemas que empiezan a ser latentes, sobre todo en lo que a la longitud de las direcciones se refiere.
Parte de los problemas de IPv4 son solucionados por IPv6, como el número limitado de direcciones disponibles. Además, añade otras mejoras en áreas como el routing y la autoconfiguración de las redes. Así, se espera un reemplazo gradual de IPv4 por IPv6 aunque, como vemos, éste está siendo más lento de lo esperado.

La Comisión Europea urge a la rápida adopción de IPv6
Pese a todas estas ventajas, lo cierto es que la adaptación de los servicios de Internet a IPv6 está siendo lenta. Tanto que se considera que tanto las empresas como las instituciones públicas de la Unión Europea deben apresurarse a migrar al uso del nuevo protocolo Internet IPv6. En 2010, la cuarta parte de toda la actividad soportada por la Red en Europa debería haber cambiado al nuevo sistema de direcciones, según ha advertido la Comisión Europea.
La Comisión pretende lanzar una llamada de atención a las autoridades públicas de niveles nacionales y regionales dentro de la UE. De hecho, aconseja a los 27 países miembros convertirse en ejemplo y motor de la migración cambiando sus propias redes, sitios Web y servicios sin demora.
La rapidez y eficiencia en el cambio de IPv4 (utilizado desde 1984) a IPv6, ayudará a evitar costes extras para los consumidores y dará a las empresas europeas una ventaja competitiva, según la Comisión. “Es lógico que a corto plazo, autoridades públicas y compañías privadas se sientan tentadas de retrasar el cambio y mantener el viejo sistema, pero esto colocaría a Europa en una mala posición para aprovechar la última tecnología Internet y abriría la posibilidad al peligro de una crisis cuando el sistema antiguo quede sin direcciones”, ha advertido Viviane Reding, comisaria europea de Sociedad de la Información.
IPv4 tiene capacidad limitada para 4.300 millones de direcciones, de las cuales han sido ya asignadas un 84 por ciento. O, lo que es lo mismo, sólo quedan libres 700 millones para nuevas conexiones. El nuevo protocolo IPv6, por el contrario, permitirá la creación de una cantidad casi ilimitada de direcciones IP y soportará nuevas aplicaciones orientadas a dispositivos demasiado numerosos o costosos para IPv4.

IPv6 no atrae a las empresas
El problema para esta migración es que no existen incentivos claramente identificados para atraer a las empresas hacia la migración a la nueva versión del protocolo de Internet, IPv6. Así al menos lo pone de manifiesto un sondeo realizado por Internet Society (ISOC) entre múltiples operadores de red.
ISOC asegura en un reciente informe que los ISP, empresas y suministradores de equipamiento de networking “carecen de motivaciones concretas para la introducción de IPv6”. No obstante, señala que la demanda de IPv6 entre los clientes va en aumento y que muchos están ya desplegando el protocolo o planean hacerlo porque creen que se trata del próximo gran desarrollo en la evolución de Internet.
Las organizaciones sondeadas por ISOC no se muestran preocupadas por el peligro de que las direcciones disponibles con IPv4 se agoten, el principal problema que IPv6 pretende resolver, pese a que los expertos prevén que la capacidad de direccionamiento de IPv4 se saturará en 2012. Pero aún así, todos los encuestados asegura planificar la migración al nuevo protocolo y gran parte de ellos ha iniciado ya su despliegue.
Por otra parte, ISOC señala que más de la mitad de los sondeados considera el espacio de direccionamiento adicional soportado por IPv6 como su principal razón de ser. Incluso los operadores de red dan mayor importancia a esta característica que a otras ventajas del nuevo protocolo, como la autoconfiguración, la seguridad integrada y las capacidades de movilidad.
La mayoría aseguraba estar implementando IPv6 tanto en redes internas como externas y adoptar un enfoque dual, que permite la coexi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información