| Artículos | 01 ENE 1995

Internet: Red de redes

Tags: Histórico
Jesús Díez, Jaime de Yraolagotia y Alvaro Ibáñez.

Ultimamente, la red Internet parece acaparar una buena parte de la atención de los medios de comunicación. Conozca en este artículo qué es Internet, cómo puede ayudarle en su trabajo y cuáles son los principales servicios que ofrece.

Supongamos por un momento que alguien le comenta que ayer por la noche estuvo participando en una animada e interesante discusión sobre bailes típicos polinesios a través del ordenador. Poco después le cuenta que en un ordenador localizado en Perth (Australia) encontró la nueva versión del programa de comunicaciones que utiliza habitualmente y que, por fin, corrige ese error tan molesto que venía sufriendo los últimos meses. Satisfecho con el hallazgo, y en previsión de una excursión ese fin de semana, estuvo echando un vistazo a las fotos que el satélite metereológico Meteosat había obtenido unos minutos antes. Por último, cuando ya pensaba acostarse, decidió enviar un mensaje personal al presidente de Microsoft, Bill Gates, preguntando si quizás la próxima versión de Windows va a tener que llamarse Windows 96. Tras escuchar pacientemente el relato de su amigo, usted no podrá decir mucho sobre la cordura de su interlocutor, pero sí que estará en condiciones de asegurar que, por lo menos, dispone de acceso a la red Internet.

Este artículo pretende ofrecer una visión real sobre qué es la red Internet y qué servicios ofrece. Aquí no vamos a hablar de ciencia ficción, ni entraremos en las particulares visiones de algunos medios de comunicación, que predicen un tétrico futuro repleto de cosas que empiezan con el prefijo ciber o terminan añadiendo la coletilla virtual.

Internet conecta ordenadores de todo el mundo, pero ante todo, no hay que olvidar que es el medio para acceder a un fondo mundial con los recursos y conocimientos de millones de personas (se calcula que hay 30 millones de personas conectadas, aunque esta cifra es muy cuestionable; véase el recuadro titulado Internet: ¿3 ó 30 millones de usuarios?). Su interés puede ser profesional o lúdico, filosófico o técnico, usted elige, pero con seguridad encontrará interesados en cualquier tema que quiera plantear. Si sigue estas líneas, usted también podrá beneficiarse de ello. No se necesita ser ningún experto en informática, ni siquiera tener grandes conocimientos en comunicaciones, tan sólo aprender a manejar algunas herramientas y suscribirse a alguna de las empresas que ya están dando acceso a la red en nuestro país.

Este artículo explica el desarrollo de Internet y los servicios a los que puede acceder el usuario al conectarse con Internet. Ahora bien, para conectarse con Internet usted ha de conectarse con un proveedor de Internet, una compañía que se establece como puente entre los usuarios finales y la red Internet -a no ser que tenga acceso a través de alguna organización gubernamental, científica o universitaria, que suelen ser gratuitas y que, de hecho, fueron uno de los pilares de la creación de Internet-. Según el proveedor, usted tendrá acceso a unos o todos los servicios de Internet. Los proveedores de Internet en España se comentan en el artículo publicado en las páginas siguientes. Pero, es recomendable que aprenda bien en este artículo cuáles son los servicios que ofrece Internet para saber decidir cuáles son los que usted desea y, por tanto, elegir con conocimiento el proveedor al cual se conectará.

Nociones básicas

La historia de Internet comienza hace 20 años con la creación de una red para el Departamento de Defensa americano, denominada ARPAnet, y dedicada a la investigación militar. El objetivo era diseñar arquitecturas y protocolos de comunicaciones que pudieran continuar siendo funcionales, pese a problemas locales o desconexiones en grandes segmentos de la red. Toda la responsabilidad de garantizar la comunicación y adaptarse a las dificultades debía ser resuelta lo más automáticamente posible por las mismas máquinas conectadas. ARPAnet se popularizó y extendió entre algunos centros científicos y agencias del gobierno americano. Muchos organismos estatales y privados comenzaron a construir sus redes corporativas, que utilizaban el mismo protocolo de conexión que la original ARPAnet. Así, las primeras solicitudes para conectar redes completas en bloque a la estructura de ARPAnet no se hicieron esperar.

Pronto se hizo evidente que la red ya no se utilizaba principalmente para el propósito que la hizo nacer, sino que los propios usuarios estaban ideando nuevas formas de aprovecharla. El tráfico de información generado alcanzó un volumen tal, que obligó a mejorar las líneas de conexión en un proceso que todavía no ha terminado. La red está continuamente cambiando y mejorando, ampliando la velocidad de sus conexiones, modificando su estructura y adoptando nuevos estándares y servicios. Estos cambios, habitualmente no obligan a suspender los servicios en grandes áreas de la red, gracias en buena medida a las consideraciones de diseño de sus inicios. La pérdida temporal por motivos técnicos de una conexión, generalmente es compensada mediante nuevas rutas trazadas por los nodos activos.

Una duda habitual entre los usuarios de Internet es averiguar quién gobierna (y financia) Internet en última instancia. Sorprendentemente, no existe nada parecido a una empresa denominada Internet S.A., ni un único director o responsable de la red, aunque sus redes constituyentes puedan tenerlo. El sistema de financiación no puede ser más simple: a grandes rasgos, cada cual cuida de su parte. Cada red integrante cuida de sus recursos y de su conexión local a la red, y se hace responsable de sus problemas internos. Este fenómeno se repite localmente, cada máquina conectada directamente es responsable de su conexión hasta el siguiente nodo jerárquico. De todas formas, existe un organismo, denominado InterNIC (Internet Network Information Center), que se encarga de definir los nombres de los nodos, asignar direcciones y dominios y supervisar el funcionamiento de Internet.

La clave que ha posibilitado la conexión de todos estos ordenadores y redes, muchos de ellos con sistemas operativos diferentes, es el protocolo de comunicación TCP/IP, que es el principal lenguaje de comunicación en la red, y por tanto requisito indispensable si se desea disfrutar de todos los posibles servicios que se describirán más adelante. El inconveniente es que TCP/IP está pensado para máquinas conectadas físicamente a la estructura de la red. Para dar soporte a los usuarios que se conectan mediante módem, se utiliza el protocolo SLIP. SLIP sirve para emular una conexión TCP/IP a través del puerto serie de nuestro ordenador, y es el método utilizado por los proveedores que dan acceso real a la red. Por supuesto, existen otras formas de ofrecer servicios concretos o limitados, como correo electrónico, sin necesidad de usar una conexión TCP/IP, a través de programas que actúan de pasarelas. Este es el método que emplean los servicios electrónicos, por ejemplo, CompuServe, que posee una pasarela (gateway) para acceder a algunos servicios de Internet.

¿Qué servicios ofrece?

La gama de posibilidades de Internet es extensísima. Cada cual puede, dentro de unos límites razonables, investigar nuevos procedimientos para servirse de ella. En cualquier caso, hay unos cuantos servicios principales, más o menos estandarizados, que es preciso conocer. Esto es fundamental, ya que una compañía que le ofrezca acceso a Internet puede estar hablando de muchas fórmulas alternativas según la visión personal del servicio de marketing de cada proveedor de conexión. En muchos casos, este acceso a la red queda limitado a la posibilidad de enviar correo electrónico a cualquier usuario de la red, una opción nada desdeñable y desde luego muy útil, pero que no representa más que uno de los servicios disponibles. A continuación se comentan los principales servicios que ofrece Internet.

Telne

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información