| Artículos | 01 ABR 2002

Intel y AMD se disputan el mercado de los procesadores y dan a conocer sus estrategias de futuro. Ambas compañías mantienen una dura competencia, acortando cada vez más los ciclos de vida de sus desarrollos

Tags: Histórico
Almudena Alameda.
Una manta que controla el ritmo cardiaco del bebé o una piscina capaz de emitir señales de socorro si alguien se está ahogando son sólo un par de prototipos que tienen como denominador común la tecnología de Intel. Estas iniciativas responden a la estrategia anunciada por la compañía, que ha decidido, además de sacar al mercado procesadores cada vez más potentes, expandir su campo de acción a nuevas áreas. Por su parte, AMD no quiere perder comba y lanza nuevos modelos de procesadores para PC, servidores y portátiles.

La intención de Intel, dada a conocer recientemente por el vicepresidente y Chief Technology Officer de Intel (CTO), Pat Gelsinger, durante la celebración del Intel Development Forum, es llevar potencia de procesamiento e “inteligencia” a dispositivos que no la han tenido hasta ahora. Se trata de aplicar la famosa Ley de Moore (la potencia informática se duplica cada 18 meses) a nuevas áreas como la de las tecnologías inalámbricas, ópticas y los sensores.
“Nuestra intención es aprovechar el rápido ritmo de la innovación y la reducción de costes asociados a la Ley de Moore para extenderlos a nuevos sectores que todavía no se han beneficiado de las complejas tecnologías basadas en silicio altamente integrado que desarrollamos, afirmó Gelsinger.
Las investigaciones que Intel lleva a cabo en diversos sectores persiguen la integración a unos costes adecuados de distintas tecnologías para conseguir un rendimiento más elevado. En el caso de la fotónica de silicio, la compañía trata de construir componentes altamente integrados que unan la funcionalidad lógica digital y los dispositivos opto-electrónicos basados en silicio en un solo chip. Por otro lado, Intel impulsará redes de sensores ad hoc inalámbricas multinodo que se ensamblan y reconfiguran automáticamente. La idea es construir sofisticados sensores de silicio de bajo coste que se pueden comunicar entre sí autónomamente e informar de los cambios que se produzcan en su entorno por medio de redes inalámbricas como, por ejemplo, 3GIO, 802.11a o Ultra-Wideband. Este tipo de tecnología se podría aplicar a productos como la mencionada manta, que controlaría las constantes vitales de un niño, o en granjas inteligentes en las que los sensores de silicio situados en la tierra ayudarían a gestionar la irrigación y la fertilización.
Otra área de gran interés para Intel es la de MEMS (Micro Electro-Mechanical Systems), las radios de silicio y el software de itinerancia inteligente para comunicaciones inalámbricas. La compañía augura que en un futuro no muy lejano y debido a la continua demanda de dispositivos más pequeños, llegará el momento en que existan, por ejemplo, teléfonos móviles del tamaño de un pendiente.
Dispositivos tan variados como las pantallas, los micro-reactores, los motores de combustión interna, los microcohetes o diversos componentes ópticos podrían beneficiarse de esta integración de tecnologías.
En lo referente a la evolución que tomarán sus procesadores, Intel reconoce que los principales problemas en la actualidad son la energía que requieren y el calor que generan a medida que se incrementa el rendimiento. Una solución a la cuestión de la energía sería la utilización de la tecnología hyper threading, que simula el trabajo de varios procesadores en uno solo, incrementando el rendimiento en un 30%. Otra consistiría en el uso de circuitos de alto rendimiento que consumen menos energía.

AMD se muestra optimista de cara al segundo semestre
Por su parte, el principal competidor de Intel, AMD, ha dado a conocer su estrategia de cara a recuperar la rentabilidad en el segundo semestre del año.
Robert Rivet, CFO (Chief Financial Officer) de AMD, ha declarado que sus expectativas de conseguirlo se basan en el progresivo incremento que está experimentando la compañía tanto en unidades vendidas como en facturación. En este sentido, AMD espera unas ventas netas cercanas a los 900 millones de dólares (1.008 millones de euros para el primer trimestre de 2002, con sólo un ligero descenso en las ganancias por acción y en la facturación (con respecto al mismo periodo de 2001).
En referencia a la gama de procesadores de AMD, la compañía quiere hacer hincapié en los nuevos procesadores Athlon que compiten con los Pentium 4 de Intel. Por ello AMD ha aprovechado la reciente celebración de CeBIT para presentar tres nuevos modelos que abarcan tanto el segmento de los PC como el de los servidores y ordenadores portátiles: Athlon XP 2100+ para PC de sobremesa (hasta 1,73 GHz y 480,55 e por unidad en lotes de 1.000 unidades), Mobile Athlon 4 1600+ para ordenadores portátiles (1,4 GHz y 434,78 e) y Athlon MP 2000+ (1,67 GHz y 474,83 e) para servidores y estaciones de trabajo. Algunos fabricantes de hardware se han apresurado a anunciar el lanzamiento de equipos con estos nuevos chips. Tanto Compaq como Fujitsu Siemens y NEC han informado sobre la comercialización de PC de sobremesa que incluyen en su configuración el procesador Athlon XP 2100+. Por otro lado, firmas como Racksaver y Boxx Technologies se encuentran desarrollando sistemas para el Athlon MP 2000+ y Compaq ya está recogiendo pedidos para portátiles con Athlon 4 1600+ incorporado.
Además, AMD ha anunciado el lanzamiento de un procesador basado en tecnología de 64 bits bajo el nombre código Hammer. La gama de chipsets AMD 8000 incluirá en un principio tres chips: el AMD 8111, diseñado para reemplazar al SouthBridge utilizado en el procesador Athlon; el AMD 813, el cual ofrece hasta dos buses PCI-X; y el AMD 8151 AGP 3.0, que soporta gráficos AGP-8x. Los tres soportan la tecnología HyperTransport, capaz de ofrecer un ancho de banda de hasta 12,8 Gbps. Este procesador, diseñado para ser utilizado en PC de sobremesa, portátiles y servidores, se fabrica de acuerdo con la tecnología de 0,13 micras, así como con la denominada SOI (silicio sobre aislante). Aunque se trate de un procesador de 64 bits, funciona también con software de 32 bits. Se pondrá a la venta en el cuarto trimestre.
Aparte del AMD 8000, los fabricantes Acer Laboratories, Silicon Integrated Systems, NVidia y Via Technologies esperan producir chipsets para los procesadores Hammer. Intel, por su parte, lanzó en marzo un Pentium 4 a 1,6 GHz para portátiles que incorpora tecnología SpeedStep (posibilita al notebook funcionar con menos voltaje y ahorrar energía) y de 0,13 micras. Otras características destacadas de este modelo son: sistema de bus a 400 MHz y memoria caché de 512 kB. Su precio unitario, comprándolo en lotes de un millar de unidades, es de 466 e aproximadamente.
Compaq y Dell ya han anunciado que introducirán este procesador en sus modelos más representativos. Por su parte, Toshiba se anticipó incluso al anuncio oficial de Intel, afirmando que lo incorporará en su gama Satellite.
Simultáneamente al lanzamiento del citado Pentium 4 para portátiles, la compañía dio a conocer la nueva familia de procesadores 845. Estos chips han sido desarrollados especialmente para funcionalidades inalámbricas e incluyen los modelos 845MP y 845MZ. Es destacable, asimismo, que en el sector de las placas, los modelos de Intel dirigidos a equipos de sobremesa incluirán RealOne Player gracias al acuerdo alcanzado entre la compañía y RealNetworks.
RealOne Player tiene en estos momentos casi medi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información