| Artículos | 01 OCT 2008

Intel se rodea de los líderes del mercado para presentar su CPU de 6 núcleos

Tags: Histórico
Daniel Comino.
Los pilares fundamentales de los nuevos productos son mayor rendimiento, una total apuesta por la virtualización y el ahorro en el consumo energético.

Praga (República Checa).- Poco después de anunciar la disponibilidad de su nueva familia Xeon 7400 (conocida anteriormente con el nombre en clave de Dunnington), Intel convocó tanto a la prensa europea especializada como a varios de sus principales clientes para lanzar de forma oficial su nueva familia de procesadores para entornos de alto rendimiento.
El evento fue dirigido por Boyd Davis, responsable de marketing para plataformas y servidores de Intel, quien afirmó que con seis núcleos, mayores cachés compartidas y nuevas capacidades para virtualización, estos procesadores se presentan como “la plataforma ideal para infraestructuras virtuales, y ya están batiendo un numerosos records tanto en rendimiento como en ahorro energético”.
Para la ocasión, la compañía compareció con algunos de los máximos líderes de la industria, como Microsoft, IBM o VMware, que avalaron y agradecieron de forma específica el trabajo realizado por Intel. Los asistentes pudieron comprobar cómo algunos de los integradores de soluciones profesionales habían batido todas las marcas de rendimiento con las nuevas plataformas Xeon 7400. Entre ellos, Microsoft, de la mano de Bob Visse, director senior de Microsoft en Redmond, reconoció haber superado el récord de rendimiento en una plataforma de cuatro sockets con uno de los nuevos procesadores de Intel. Asimismo, IBM aseguró haber construido un sistema basado en Xeon 7400 “capaz de alcanzar 1,2 millones de transacciones por minuto”, encapsulado en su solución IBM server x3950.
Como principales características, los nuevos procesadores Xeon 7400 de Intel son las primeras CPU de la compañía en integrar 6 núcleos de procesamiento. Estos nuevos productos están basados en la tecnología de fabricación de 45 nanómetros, y contarán con frecuencias de hasta 2,66 GHz, además de incorporar una memoria caché compartida de 16 MB. Además, se trata de una plataforma muy flexible y escalable, puesto que se pueden diseñar entornos desde 4 hasta 32 procesadores.
Desde el punto de vista del rendimiento, Intel declara que los nuevos Xeon 7400 son un 50 por ciento más rápidos que sus predecesores, la gama 7300, en las condiciones más favorables. De hecho, las pruebas realizadas internamente por Sun Microsystems, IBM o Fujitsu Siemens, confirman que el rendimiento es bastante elevado, ya que han conseguido establecer sendos records de potencia con herramientas como TCP (comúnmente usadas para medir la capacidad computacional de los servidores).
Por otra parte, en cuanto al ahorro energético, Intel afirma que sus nuevos procesadores consumen un 10 por ciento menos que la familia Xeon 7300. Concretamente, el modelo L7455 consume 55 vatios, mientras que la variante L7445 se queda en 50 vatios (ambas alternativas desarrollan una frecuencia de 2,13 GHz e incorporan 12 MB de memoria caché de segundo nivel).
Por último, probablemente el aspecto donde Intel haya hecho un mayor énfasis a la hora de diseñar sus nuevos procesadores sea en la virtualización, ya que se trata de una tecnología en plena expansión por todo el mundo y se esperan altas cotas de implantación a corto plazo. En este sentido, las CPU de la familia Xeon 7400 cuentan con la tecnología VT, cuyas ventajas se despliegan a tres niveles distintos; en primer lugar, VT-x se aloja en el procesador, VT-d se sitúa en el chipset (mejorando las comunicaciones de entrada/salida entre la CPU y el resto de componentes internos), y VT-c se encarga de aportar técnicas de virtualización para la infraestructura de red ajena al propio servidor.

Intel Vpro
Continuando con su apuesta por la gestión remota de los equipos, y después de adquirir experiencia con las anteriores versiones, Intel lanza ahora al mercado la tercera generación de su plataforma vPro (conocida con el nombre en clave de McCreary), donde las principales apuestas son la seguridad, la máxima gestión y el ahorro energético.
Para obtener un producto basado en esta tercera generación de vPro es necesario contar con alguno de los procesadores Intel Core 2 Quad o Intel Core 2 Duo, con el nuevo chipset Q45 y la tarjeta de red Intel 82567LM, que, junto con el chipset, incluye la tecnología Active Managemment 5.0.
En esta ocasión, está previsto que la nueva generación Vpro continúe con la estela de éxito que dejaron las anteriores versiones, consiguiendo su implantación en el 60 por ciento de las empresas pertenecientes al ranking Fortrune 100. Además, estas cifras de despliegue pertenecen a una gran variedad de mercados verticales, desde el sector financiero al de la salud, pasando por el educacional o gubernamental, lo que deja a las claras su utilidad en cualquier tipo de negocio. Por ejemplo, uno de los clientes más importantes en nuestro país es el Banco Popular.
Desde el punto de vista de los grandes pilares, tanto en cuestiones de seguridad como de gestión, una de las ventajas de esta versión es la posibilidad de acceder a los equipos, tanto locales como remotos, con independencia de si se encuentran detrás de un cortafuegos o no. Por otra parte, desde el punto de vista del ahorro energético, es posible encender los equipos a gestionar de forma remota, lo que evita la necesidad de tener encendidos los PC durante las 24 horas del día, con el consiguiente ahorro energético.
Más concretamente, en cuanto a las principales características, podemos resaltar el botón de emergencia, desde el cual el usuario o cliente puede solicitar asistencia técnica, independientemente de si se encuentra detrás de un cortafuegos o no. Por otra parte, ahora también es posible gestionar equipos remotos, haciendo posible realiza inventarios o instalar parches, únicamente conectándonos a la consola local.
Esta nueva versión de vPro también incorpora un sistema de alertas remotas, que permite a un equipo remoto conectar con la consola de TI pública para obtener una rápida resolución de problemas.
Otra de las novedades es la compatibilidad con los entornos NAP (Network Access Protection) de Microsoft, que nos permite validar el PC en el caso de que el sistema operativo no esté funcionando o incluso cuando esté apagado.
Por último, también cuenta con la utilidad Access Monitor, que concede acceso a las acciones Intel AMT para cumplir con los requisitos de seguridad establecidos.
Aunque se trata de una tecnología de reciente aparición, algunos de los fabricantes más representativos del mercado ya disponen de modelos basados en la nueva versión de vPro. Entre ellos se encuentran el DC7900 de HP, Dell Optiplex 960, la gama Veriton 660 de Acer o los equipos M58E, M58SFF y M58T de Lenovo, además de los Esprimo P7935 y E7935 de Fujitsu Siemens, entre otros.

Los procesadores Intel Core i7, listos para su lanzamiento
Además de vPro y la familia Xeon 7400, que están disponibles ya, Intel también comentó algunos detalles de los primeros procesadores basados en su nueva microarquitectura, conocida con el nombre en clave de Nehalem, y que denominará comercialmente Intel Core.
Se trata de una microarquitectura diseñada específicamente para los nuevos procesadores de 45 nanómetros (conocidos como Penryn, que se lanzaron el pasado año), ya que, el anterior modelo de microarquitectura, conocido como Merom, lanzado

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información