| Noticias | 19 AGO 2008

Intel prepara una CPU de 22 nanómetros y 8 núcleos

Tags: Histórico
A pocas horas de que de comienzo una nueva edición del foro de desarrolladores de Intel, en San Francisco (California, EEUU), la compañía ha dado a conocer algunos detalles del primer desarrollo basado en la microarquitectura de 22 nanómetros, conocida como Haswell.
Daniel Comino

Aunque actualmente los nuevos procesadores de 45 nanómetros que se comercializan están basados en Nehalem (nombre en clave con el que se conoce a la vigente microarquitectura de Intel) la compañía ya ha puesto su mirada dos pasos más allá y ha anunciado algunos detalles acerca de un nuevo desarrollo en su línea de productos para el futuro. Se trata de un procesador basado en Haswell (la microarquitectura que inaugurará los procesadores de 22 nanómetros, prevista para finales de 2011 o principios de 2012). Esto supone una apuesta a largo  plazo, ya que, antes de eso, la siguiente transición en la tecnología de fabricación, conocida como “tick” (dentro de su modelo “tick tock”) bajará de los actuales 45 nanómetros a 32 nanómetros, lo que implica un gran salto hacia adelante.

En este sentido, por lo que se ha dado a conocer, la microarquitectura Haswell estará diseñada desde el principio de forma nativa para soportar procesadores de ocho núcleos, lo que confirma la escalada ascendente en cuanto a los núcleos de procesamiento, así como la nueva tendencia a la computación masivamente paralela. De hecho, Haswell permitirá añadir un coprocesador específico dentro de uno de los núcleos, lo que abre la puerta a la fabricación de CPU personalizadas para distintos tipos de productos.

Desde el punto de vista de los programadores, Haswell contará con la posibilidad de realizar operaciones completas, por ejemplo del tipo Fused Multiply Add (FMA, fusión de multiplicación y suma), que son el resultado de ejecutar la suma de dos valores y añadirle la multiplicación de un tercero de forma simultánea. Un ejemplo de esto podría ser una operación del tipo: A= B+C*E, cuya ejecución en un procesador convencional sería en dos partes (C*E primero, y al resultado sumarle B), pero en una CPU compatible con Fused Multiply Add se procesaría de como una única instrucción.

Por lo tanto, cuando realizamos este tipo de operaciones en un procesador, el resultado es bastante más rápido si utilizamos este tipo de ejecuciones complejas que si realizamos las dos operaciones por separado, por lo que conseguimos optimizar los ciclos de procesamiento, además del consiguiente ahorro energético que ello supone.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información