| Artículos | 01 MAR 1997

Instalación de Windows 95

Tags: Histórico
Aurelio Llorente.

A lo largo de los últimos meses les hemos enseñado cómo construirse su ordenador, montando la placa en una caja, conexiones de discos duros, y todo tipo de tarjetas y periféricos.

Pero todavía falta un elemento sin el cual el ordenador, por muy moderno y potente que lo hayamos montado, no será más que un trasto inerte sobre la mesa, el sistema operativo. Cuando montamos un disco duro vacío en el ordenador todo lo que obtendremos al encenderlo es un mensaje que indique algo así como "Insert bootable media in appropriate device" esto más o menos quiere decir que tendremos que proporcionarle un programa para hacer algo, puesto que el ordenador por sí solo no sabe hacer nada.

Un sistema operativo permite establecer una comunicación comprensible entre el usuario y la máquina, puesto que no tendría ninguna utilidad tener que programar a mano y en tiempo real lo que queremos hacer, a base de ensamblador, o llamadas a la BIOS.

Sistemas operativos hay muchos, desde el MS-DOS, con una interfaz en modo texto, y todo a base de comandos, hasta la última versión de Windows 95, con sus ventanas, iconos, y cuadros de diálogo, diseñado para facilitarle la vida al usuario. Además están el Unix, OS/2, NextStep, Theos, y un largo etcétera, de sistemas operativos menos populares.

Puesto que sin sistema operativo no podemos utilizar el ordenador, dedicaremos los próximos números a explicar cómo se instalan los sistemas operativos más conocidos. De todos es conocido que Windows 95 es el sistema operativo de moda, no por que sea el mejor, simplemente el dueño y señor de Microsoft es un genio en marketing, y vende lo que quiere como quiere y cuanto quiere. Seguro que si quisiese volvería a sacar a la venta el MS-DOS y todo el mundo volvería a utilizarlo completamente convencido.

Es el sistema operativo más inestable, pero lleva vendidas millones y millones de copias, y por eso es el primero en ser tratado.

Primeros pasos

Hay que considerar ciertos puntos antes de instalar o reinstalar Windows 95. En primer lugar tenemos que averiguar que tipo y versión de Windows 95 vamos a instalar, que hay instalado en el ordenador, y si tenemos unos "discos de rescate" para poder arrancar el ordenador si algo falla. Cuando salió al mercado la primera versión, durante los primeros meses sólo se vendía la actualización, y era necesario tener instalado Windows 3.1 o esa misma versión de Windows 95, para poder ejecutar el programa de instalación. Al poco tiempo salió la versión completa (no es que la anterior fuese incompleta, simplemente estaba limitada), que se podía instalar sin tener Windows 3.1 en el ordenador. Además hay que hacer distinciones entre la primera versión y las dos siguientes que han salido después. 4.00.950 fue la primera versión, poco tiempo después se añadió el Service Pack 1, que actualizaba a la versión 4.00.950A, corrigiendo gran cantidad de errores, y finalmente ha salido, acompañando a Office 97 la revisión 4.00.950B, con gran cantidad de novedades y, por supuesto, una gran cantidad de errores corregidos. Microsoft nos ha informado que todavía no ha salido el Service Pack 2, para actualizar las versiones anteriores. A la vez que se publicaba estos parches para arreglar errores, en las tiendas, los paquetes de Windows que se vendían, también eran actualizados, por lo tanto podemos asegurar que ahora mismo hay circulando un mínimo de tres revisiones de Windows 95. Sin duda la mejor debería ser la tercera, 4.00.950B, puesto que es la que más errores tiene corregidos, aunque tiene el gran inconveniente de incorporar varias herramientas de Internet, como por ejemplo el Internet Explorer, que además se instala irremediablemente, y sin nuestro permiso, para desesperación de los que odiamos dicho programa, o simplemente las personas que no quieren conectarse a Internet.

Como la instalación es similar en las tres versiones comentaremos la última, por ser la más novedosa.

En cualquier caso la mejor opción, si tenemos espacio libre en el disco duro, es copiar todos los ficheros de instalación de Windows 95, y borrarlos unos días después, o cuando necesitemos espacio libre en disco. Concretamente hay que copiar el directorio que contiene los ficheros .CAB así cuando instalemos Windows 95 no necesitaremos el CD-ROM, y evitaremos problemas si el sistema no reconoce correctamente la unidad lectora de CD-ROM, antes de arrancar la nueva copia de Windows 95. En las versiones que no son de actualización hay que generar un disquete de arranque con los controladores del CD-ROM, por si algo falla y no tenemos más remedio que arrancar desde disquete.

Iniciar la instalación

No importa cual sea la versión que tengamos: para arrancar el instalador tendremos que ejecutar siempre el mismo comando INSTALAR.EXE, ya sea desde la línea de comandos del DOS, o desde Windows 95, si queremos reinstalarlo.

-------------------------------

La primera pantalla que veremos será un mensaje indicando que se está realizando una comprobación del sistema; si hemos arrancado desde DOS aparecerá un mensaje después indicando que se copiarán los ficheros necesarios para arrancar Windows e iniciar la instalación.

Se supone que, en función de la exploración que se realiza al iniciar la instalación, se prepara el asistente que se encargará de copiar los ficheros y configurar correctamente la inmensa cantidad de parámetros de Windows 95.

Una vez que concluyan los preparativos para la instalación, aparece una pantalla con el texto de la licencia de uso de Windows 95. Se supone que hay que leerla entera y decir si la aceptamos o no, pero en la realidad no es necesario ni siquiera avanzar al final del texto para poder continuar con la instalación. Si contestamos "NO" abandonaremos la instalación.

Pulsando el botón "SI" proseguiremos con la instalación de Windows 95. Si tenemos instalado el Boot Manager de OS/2, para tener múltiples arranques, aparecerá un mensaje indicando que no podremos usar Boot Manager con Windows 95. Esto no es cierto, y suponemos que será otra de las gracias de Microsoft hacia su competencia. Si aceptamos, y continuamos la instalación, lo único que habrá que hacer para que vuelva a funcionar es activar la partición de Boot Manager con el programa FDISK.

Si ejecutamos la instalación desde Windows 95, y tenemos alguna otra aplicación arrancada, aparecerá un mensaje indicándonos que es conveniente cerrar esa o esas aplicaciones, para evitar conflictos con las mismas.

Después de todos los mensajes de advertencia, licencia y demás, se inicia el Asistente de Instalación y aquí es donde empieza realmente la instalación de Windows 95.

El primer paso es seleccionar el directorio de instalación. Por defecto es C:\WINDOWS, pero podemos elegir el que nosotros queramos, en la misma unidad o en otra cualquiera. En este caso aparecerá otra ventana con un diálogo para teclear el directorio que nosotros queramos.

En este punto se realiza una comprobación de los componentes de Windows instalados, para conservar la configuración del escritorio y las aplicaciones en reinstalaciones, así como una verificación del espacio libre en disco disponible.

Una vez comprobado el espacio libre en el disco duro, debemos elegir el tipo de instalación que queremos realizar: típica, para los usuarios que no quieran complicarse la vida seleccionando componentes; portátil, para los afortunados poseedores de un ordenador portátil; compacta, para no ocupar mucho espacio en disco; y personalizada, recomendada para los usuarios con un cierto nivel y que quieran decidir que componentes se instalarán y cuáles no.

Tras elegir los componentes a instalar deberemos introducir la información de re

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información