| Artículos | 01 DIC 2000

Instalación de un "sistema virtual" Linux bajo Windows

Tags: Histórico
Daniel Avila.
La instalación de un sistema operativo Linux (o BSD) requiere particionar el disco duro de nuestro equipo para poder instalarlo correctamente. Aquí presentamos una solución basada en el software VMWare, que nos permite instalar estos y otros sistemas sobre Windows NT o Windows 2000, sin necesidad de alterar el contenido de nuestro disco duro.

Beneficios: Instalación de varias máquinas virtuales en un mismo ordenador.
Coste: 299 dólares (aprox. 60.000 PTA), 99 dólares (aprox. 20.000 PTA) versión estudiante.
Tiempo requerido: (2) 20 minutos.
Nivel de experiencia: (2)
La consideración del coste y del nivel de experiencia van de uno a tres iconos que equivalen a un nivel bajo, medio o alto de requerimientos.

Muchos usuarios de sistemas operativos Windows han estado tentados más de una vez a instalar un sistema alternativo al de Microsoft, como el sistema Linux; muchos lo habrán conseguido, pero posiblemente más de uno haya perdido la información de su disco duro en el intento.
El problema reside en la parte de la instalación en la que debemos asignar las particiones libres al nuevo sistema, cambiando la estructura de nuestro disco, algo que no todos los usuarios conocen a fondo. Para quien desee evaluar estos sistemas sin preocuparse de la integridad de su sistema, existen soluciones mediante software que permiten ejecutar un ordenador completo en una tarea, es decir, podemos crear máquinas virtuales.
Estas aplicaciones de nueva generación permiten emular el comportamiento de un PC completo, con todos sus dispositivos hardware (tarjeta gráfica, de sonido, puertos de comunicaciones, ratón, teclado...) mediante software.
Tenga en cuenta que con el término máquinas virtuales nos referimos a simulación de máquinas completas, con todos sus componentes: BIOS, memoria, disco duro, etc.; no se trata simplemente de un emulador.
Podemos nombrar innumerables ventajas de esta tecnología, que es posible gracias a la potencia de los nuevos ordenadores, como la posibilidad de ejecutar varios sistemas operativos independientes en un mismo entorno. La desventaja es que, por lo general, estas aplicaciones consumen muchos recursos, sobre todo memoria.
El programa VMWare, de la compañía con el mismo nombre, nos presenta un entorno de trabajo flexible y seguro para ejecutar varios ordenadores virtuales en un único PC. Podemos ejecutar varios sistemas operativos a la vez, y no necesitamos reiniciar el sistema, reparticionar o efectuar un arranque dual.
Este software funciona de manera nativa en sistemas Windows NT o Windows 2000, existiendo también una versión para Linux, y no funciona en Windows 9x/ME. Los requerimientos mínimos son: Pentium 266 MMX, 96 MB de RAM, y 10 MB de disco duro; aunque nosotros recomendamos microprocesador (Intel o AMD) a 500 MHz, 128 MB de memoria o más y 2 GB libres en nuestro disco duro. Si disponemos de una conexión Ethernet, podemos crear un adaptador virtual (basado en la tarjeta Pcnet/PCI II 79C970A de AMD) que se integra perfectamente, mediante el sistema bridging, en nuestra red local; es decir, que una vez tengamos la máquina virtual funcionando, ésta puede interactuar con cualquier ordenador de la red incluso con nuestro propio equipo donde esté instalado el software.
Vamos a instalar un sistema Linux basado en la distribución RedHat, usando como sistema anfitrión Windows 2000. Los detalles de cómo instalar un sistema Linux los puede encontrar en el número 165 de la revista.

1- Instalación
Como hemos comentado, el programa VMWare no funciona en Windows 9x o Windows ME, por lo que necesitaremos instalarlo en Windows NT 4.0 o Windows 2000.
El proceso de instalación es sencillo, igual que la mayoría de aplicaciones de Windows, seleccionamos las opciones típicas, como ubicación de los archivos, y aceptamos el contrato de licencia. Después activamos la opción Connect directly to a local Ethernet, si disponemos de una red Ethernet –con esto nuestra máquina virtual tendrá acceso a la red— y pulsamos Next; si no seleccionamos esta opción durante la instalación, las máquinas virtuales no tendrán acceso a la red. Para terminar correctamente la instalación, el equipo se debe reiniciar, ya que hemos instalado unos servicios en el propio sistema operativo.

2- Configuración
Una vez instalado VMWare en nuestro equipo, debemos configurarlo para adaptarlo a nuestras necesidades. Seleccionamos la opción Run the Configuration Wizard y pulsamos OK para iniciar el asistente que nos guiará paso a paso en la creación de nuestra máquina virtual.
Primero debemos seleccionar el sistema operativo invitado, entre los cuales disponemos de Linux, FreeBSD, Windows 9x, Windows NT/2000, y MS-DOS; en nuestro caso seleccionamos el tipo Linux y pulsamos Next. Seguidamente seleccionamos el directorio donde se van a guardar los archivos de nuestra máquina virtual; por defecto es aquel en el que hemos instalado VMWare, por ejemplo: C:\Archivos de Programa\VMWare\VMs\Linux. Tenga en cuenta que la unidad en la que instalemos nuestras máquinas virtuales debe tener suficiente espacio libre para alojar el disco virtual con el tamaño que deseemos –recomendamos al menos 2 GB—.
El asistente nos muestra dos posibilidades de instalación: sobre una partición libre o sobre un archivo virtual. Elegimos esta última, Virtual Disk, por lo que el sistema usará un archivo especial de gran tamaño para guardar el disco duro del sistema invitado, y pulsamos Next. El espacio que asignemos al disco virtual puede ser de cualquier tamaño, pero para la mayoría de los propósitos nos vale con el tamaño que trae por defecto, 2.000 MB. La ventaja de usar este método de instalación reside en que VMWare irá llenando el archivo de disco duro según instalamos el software en la máquina virtual, ocupando siempre el tamaño justo en nuestro disco.
En la siguiente pantalla elegimos la unidad que queremos usar en nuestra máquina virtual como unidad CD-ROM, dejamos activa la opción auto-select, a no ser que dispongamos de más de un lector de CD y queramos elegirla manualmente. Activamos la opción Star with CD-ROM connected, necesaria para poder instalar el sistema operativo desde CD. Hacemos lo mismo con la disquetera.
En el siguiente paso, activamos la opción Bridge Networking si disponemos de una red y, si no, Host-Only Networking, para poder establecer una comunicación entre nuestro sistema y el sistema invitado.
La siguiente ventana nos muestra la información final de la máquina virtual que estamos a punto de crear. Si todo es correcto (mirar figura) pulsamos Finnish.

3- Optimización
Una vez configurada una máquina virtual, necesitaremos optimizarla según nuestros requerimientos; para ello pulsamos el menú Settings_ConfigurationEditor. En la opción Memory, seleccionamos con la barra de desplazamiento la cantidad de memoria que reservaremos para nuestra máquina virtual. Tenga en cuenta que ese tamaño de memoria es el que VMWare reserva para la máquina virtual, por lo que hay que añadirle la memoria que usa internamente (unos 10 MB) para tener una idea del consumo de memoria. Según esto, si nuestro ordenador tiene 128 MB, seleccionamos 32 MB en la barra; si disponemos de más de 128 MB podemos elegir sin problemas 64 MB, aunque eso depende de cada equipo. En las demás opciones podemos configurar multitud de parámetros, como: sonido, puertos serie y paralelo, etc. Para empezar a trabajar pulsamos sobre Save y despué

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información