| Artículos | 01 OCT 2007

Informática panorámica en 24 pulgadas

Tags: Histórico
Alfonso Casas.
Las últimas pantallas planas de formato panorámico ofrecen visualización optimizada e incorporan mayores posibilidades de conectividad para adecuarse al pc y a los contenidos de alta definición que ya se manejan con las unidades Blu-ray y HD DVD.

Está claro que según el formato presentado y el conjunto de características implementadas, el público objetivo de las pantallas analizadas es básicamente profesional, aunque la considerable reducción de precios que están sufriendo estos monitores ya ha hecho posible que funciones que habitualmente sólo estaban disponibles en la gama alta, ahora se encuentren en cualquier nuevo modelo, ya sea profesional o de consumo, de gran formato.
Hace apenas un año, las pantallas TFT con un tamaño de 24 pulgadas estaban consideradas como modelos de lujo; sin embargo, el incremento de modelos LCD de 30 pulgadas ha cambiado el panorama actual, las que es posible alcanzar resoluciones increíbles de 2.560 x 1.600 puntos por pulgada (ppp.) frente a la máxima de 1.920 x 1.200 ppp. de las aquí evaluadas. Por lo tanto, este tipo de dispositivos, para determinados sectores como el de diseñadores gráficos, supone una diferencia muy ventajosa.

Algo más que calidad
En el caso que tratamos, a simple vista, ambas pantallas tienen muchos aspectos en común, y no sólo su sorprendente área de visualización, que alcanza las 24 pulgadas. El rango de aspecto es de 16/10, al presentarse en formato panorámico WUXGA. Son dimensiones muy por encima de la media que suelen barajarse habitualmente, las cuales se encuentran entre las 17 y las 19 pulgadas, lo que permite trabajar más cómodamente con determinadas aplicaciones específicas de diseño, edición de vídeo o simplemente el visionado de contenidos multimedia.
A pesar de que a la hora de la elección lo que prima es la calidad de visualización de la pantalla, también conviene tener en cuenta otra serie de aspectos, como son los ajustes, regulación, manejo y conectividad de cada pantalla. El modelo de Benq, por ejemplo, permite descolgar el panel de la base de forma rápida, basta con pulsar una palanca que la libera para poderla colgar directamente en la pared, mediante el soporte adecuado. Por su parte, SyncMaster 245B de Samsung no contempla esta opción, ya que ésta viene atornillada a la base. A nivel de regulación, FP241W alcanza mayor altura, hasta 30 centímetros más, un aspecto que puede favorecer a determinados sectores. Sin embargo, lo interesante es ofrecer los medios para adecuarse correctamente a la posición deseada por el usuario. En este sentido, la Samsung ofrece una inclinación ligeramente superior, y el simple hecho de que la base pueda girar a derecha o izquierda longitudinalmente hasta un ángulo de 90 grados la hace más interesante. Además, los reglajes son mucho más suaves y apenas hay que hacer esfuerzos para alcanzar la orientación deseada, algo que cuesta algo más con el modelo Benq.

HDMI, DVI y otras conexiones
En el apartado de conectividad existe un ganador claro entre los modelos comparados, y ése es el de Benq. El modelo Samsung SyncMaster 245B ofrece un gran equilibrio entre precio y prestaciones, con posibilidad de incorporar más opciones multimedia. Sin embargo, carece de conexión HDMI para utilizarla con una fuente de vídeo, y tampoco presenta puerto USB adicional para hacer las funciones de hub con el ordenador y acercar la conectividad al usuario. Sí dispone de entrada VGA y DVI-I, y proporciona el cableado correspondiente para utilizar ambas entradas con dos fuentes diferentes. Pero en este aspecto se ve superado con creces por Benq, que dispone de HDMI, el clásico VGA de 15 pines, DVI-I, junto con la entrada de S-Vídeo y vídeo por componentes. Como comentaremos más adelante, mediante el menú OSD resulta sencillo conmutar las diferentes señales que se encuentren conectadas, así como visualizarlas en modo de Picture in Picture (PiP), para interactuar con él mientras se visualiza una película, por ejemplo. Esto es aplicable a cualquiera de las entradas que tiene contempladas.
También presenta tres conexiones USB 2.0, situadas en la parte superior de la pantalla, de modo que cuando el monitor se posiciona en modo retrato, posibilidad que contempla, los cables no entorpezcan en la visión o puedan enredarse.
Es otra gran característica muy valorada por usuarios profesionales, ya que el modo retrato y con la resolución máxima admitida permite sacar mayor partido en determinadas situaciones, como puede ser el diseño gráfico con aplicaciones CAD, CAM o CAE.

Manejo de parámetros
Con respecto a los menús OSD de cada pantalla, ambas cuentan con botonera digital dedicada y preajustes directos, con mayor número de botones el modelo Benq, dado que tiene que manejar más entradas de señal y opciones de visualización PiP. La del Samsung, por su parte, es más minimalista y, con apenas cuatro botones es posible acceder a todas sus características, lo que resulta más cómodo de manejar. Dispone de siete preajustes diferentes de temperatura de color programados, frente a los cuatro de Benq, para fácilmente seleccionarlos en función de si se va a trabajar con configuración personal, en modo texto, con internet, juegos, visualización de contenidos de deporte, películas o contraste dinámico. Además, la botonera de Samsung se encuentra en la parte inferior del frontal de la pantalla, mientras que la de Benq los presenta en un lateral, factor que puede impedir su manejo en el caso de que se trabaje con varias pantallas de forma escalonada o superpuestas.

Calidad en líneas generales
Para comprobar la calidad mostrada por cada pantalla, utilizamos toda nuestra serie de pruebas para comprobar la calidad mostrada por cada pantalla, tanto en la reproducción de vídeos como en el uso cotidiano con textos y gráficos. Con DisplayMate es posible poner a prueba un gran número de aspectos. Utilizamos el calibrador Eye One 2 para simular el mismo entorno en ambas pantallas antes de pasar a las pruebas. En líneas generales no se aprecian parpadeos o ruido en la señal en ninguna de las pantallas, y la reproducción del negro es precisa en ambos modelos, con mayor énfasis en la pantalla Samsung. En las pruebas de la pureza de color evaluamos las bandas de color y la escala de grises que son representadas. Según la gama de sombras mostradas, es posible observar las deficiencias en la reproducción de color. En este punto hay que indicar que la pantalla SyncMaster 245B de Samsung se mostró algo más inestable, ya que la tonalidad de ciertos colores en la parte superior de la pantalla, especialmente en la esquina izquierda, aparece más marcada que en el resto del área de visualización. Apenas es apreciable, pero es algo que puede deberse al método de iluminación empleado. En cuanto al espectro de color de cada monitor no hay ninguna objeción, ya que todas las bandas mostradas presentan una anchura similar. Las pruebas de linealidad geométrica y de bloques buscan distorsiones geométricas al mostrar un patrón de rejilla. Aquí verificamos que los cuadros tienen el mismo tamaño y se representan con normalidad.
A nivel de gráficos, se utilizaron varios contenidos multimedia en alta definición para observar con mayor detalle la respuesta, especialmente con películas en formato HD. Ambos monitores disponen de botonera para habilitar el modo de visualización de vídeo, con lo que el

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información