| Artículos | 01 ABR 2004

Información vial online: necesaria pero incompleta

Tags: Histórico
Piedad Bullón.
Los crudos inviernos y sus imprevistos, y la circulación masiva de coches con el buen tiempo, requieren inexcusablemente una información rápida y adecuada para que los desplazamientos por carretera no conduzcan a trampas y laberintos, impropios de una sociedad llamada de la información. ¿Qué puede aportar Internet?

Las páginas institucionales en Internet referentes al tráfico y a sus incidencias tienen, casi todas, un tufillo rancio y funcionarial que sólo se soporta si cumplen su objetivo: dar la información que el usuario demanda. La Dirección General de Tráfico (DGT) [www.dgt.es/] es la máxima autoridad en el asunto, por el número de kilómetros que controla. Entre las muchas páginas de información de su sitio web, las dedicadas a la red vial están estructuradas en cuatro apartados: estado de las carreteras, información de cámaras, paneles y estaciones meteorológicas, restricciones y recomendaciones para los días siguientes.
El apartado que aquí nos interesa, el que informa sobre el estado de las carreteras, se actualiza constantemente de forma automática con la información introducida 24 horas al día. Para iniciar la búsqueda, un cuadro clasifica el estado de la red vial por tipo de incidencia, por provincias o por Comunidades Autónomas, salvo Cataluña y el País Vasco que, como se verá más adelante, tienen las competencias transferidas. Las incidencias se clasifican en dos conceptos: obras y meteorológicas. En ambos casos, con un código de colores que avisa de la situación de los tramos en ambos sentidos.
La información que aparece en recuadros estáticos es clara y suficiente: cumple el objetivo previsto, aunque su diseño, de puro austero, acaba por ser antiestético. Curiosamente, el mapa dedicado a la densidad del tráfico, más a tono con la tecnología, y que teóricamente debe dar información sobre carreteras de provincias, sólo permite el acceso a las de Madrid, con unos tiempos de refresco que se hacen eternos. Quizá el sitio esté “en obras”, aunque no se diga.
¿Qué hace en esta materia el Ministerio de Fomento? Pues, aparte de autobombo, tiene un eficaz servicio de información, TeleRuta [www.mfom.es], poco visual (no tiene mapas) pero con el mérito de su actualización permanente.
La Generalitat de Catalunya dedica un web [www.mobilitat.net/] al estado del tráfico en las carreteras de su jurisdicción. Con pocas variantes, sigue el mismo esquema que la DGT: recuadros que recogen las incidencias, el motivo y el nivel del mismo, los tramos afectados y en qué sentido. La novedad es la información que proporciona un nuevo mapa de las carreteras catalanas. A partir de una serie de iconos se obtiene una visión global de la situación vial, incluido un zoom para ampliar el cuadrante que interese. Los mapas se pueden imprimir por zonas - función muy interesante - y contienen información relevante, aunque faltan datos - de gasolineras, por ejemplo - que sí se encuentran en las guías comerciales, como se verá.
También el Gobierno Vasco [www. trafico.euskadi.net/] proporciona información pertinente sobre las carreteras bajo su control y las incidencias. Un mapa detallado, a la vez que simple, da cuenta de la estructura de red así como de los accidentes, retenciones, obras y condiciones climáticas. Los iconos aparecen en el mapa global, dividido en cinco cuadrantes, pero sin vínculo con la información. El usuario sabrá que en tal tramo ha habido un accidente, pero desconocerá sus efectos concretos sobre el tráfico. En cuanto a las incidencias climáticas, es una sección sucinta pero clara, muy útil en lo relativo a los puertos de montaña. La novedad más llamativa reside en las incidencias programadas: se recoge información sobre los eventos deportivos que pueden afectar la circulación de vehículos.
Las demás CCAA dedican secciones de sus sitios oficiales a ofrecer información sobre las carreteras en su territorio. Sería ocioso enumerarlas aquí, porque – aunque no faltan excepciones - por lo general son insuficientes y de poca utilidad para el usuario.
Otra fuente de información vial procede - o así debería ser - de las concesionarias de autopistas. Pero, también en ellas la información es escasa y no siempre actualizada, lo que equivale a decir que decepcionan. Todas, y son decenas, tienen su propio sitio web: véanse los enlaces en el de la asociación empresarial ASETA [www.aseta.es], pero más parecen responder a una formalidad que a una noción de servicio. La página de ASETA se abre con esta afirmación: “las carreteras no son gratuitas: o se pagan con el dinero de los usuarios (peaje) o con el de los contribuyentes (impuestos)”. Pues bien, por eso mismo, no estaría de más que empezaran por proporcionar a sus empresas un catálogo de respuestas rápidas a incidentes circulatorios que no son tan complicados en un país como el nuestro.
Hay que destacar, como excepción en este panorama de opacidad, la buena concepción del sitio web de la concesionaria de autopistas catalanas [www.autopistas.com]. Por el contrario, en el de la madrileña Iberpistas [www.iberpistas.es], que une Villalba con Adanero, lo único que queda claro son las tarifas.
La mejor información sobre la red vial está en las guías tradicionales, Michelin y Campsa, que han acertado al trasladar a la Red su experiencia en el papel. En Vía Michelin [www.viamichelin.com/], además de itinerarios, mapas, clima, hoteles, restaurantes, turismo, revista y tienda, se ofrece visualización y localización cartográfica, cálculo de itinerarios por carretera o en ciudad, búsqueda de hoteles y restaurantes, la información sobre el tráfico o información turística, y el usuario puede registrarse y disfrutar gratis de los servicios personalizados de “Mi ViaMichelin”. Por 29,29 ¤ se puede descargar la guía en un PDA del usuario.
Campsa mantiene una larga tradición con sus guías de carreteras impresas. Ahora, como marca de Repsol YPF, posee una excelente versión online [www.guiacamsa.com]. Tiene varios apartados: en haz tu ruta, una guía urbana o interurbana, contiene mapas interactivos y un callejero, pensados para los viajes de ocio; su localizador remite a localidades, carreteras, hoteles o restaurantes, y su información en ruta da cuenta de estaciones de servicio, el tráfico, el tiempo, autopistas o talleres. Y lo más importante, la cartografía, que incluye Portugal, Andorra y el sur de Francia y que ha sido actualizada y digitalizada por el Centro Nacional de Información Geográfica, facilita además distancias kilométricas, planos detallados de 17 ciudades españolas y la localización de las más de 3.000 estaciones de servicio de las enseñas Campsa, Repsol y Petronor.
Menos ambicioso es el servicio de información vial en el sitio web de otra empresa petrolera, Cepsa [www.cepsa.com], con tres secciones: callejeros, rutas urbanas y rutas interurbanas.
Internet, en su estadio actual, es ideal para planificar un viaje, aunque mejorable. Pero, ya puestos en carretera, lo mejor será llamar al servicio de atención telefónica y armarse de paciencia con la fastidiosa retahíla de instrucciones pregrabadas. O mejor sería llevar a bordo un GPS.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información