| Artículos | 01 ENE 1997

Impresoras de inyección de tinta en color

Tags: Histórico
Canon, Epson, H-P, Lexmark, Olivetti, Oki y Tektronix
Laboratorio de PC World.

Hoy en día la impresora de inyección se ha colado en todos los campos del mercado de impresoras, utilizándose tanto en el mercado doméstico como en el profesional y el portátil. Las diferencias que distinguen unas impresoras de otras radican fundamentalmente en la calidad de impresión y su velocidad. Naturalmente, en las impresoras profesionales se encuentran prestaciones adicionales a parte de mejores velocidades de impresión.

Aunque actualmente las impresoras de inyección de tinta copan el mercado para aplicaciones domésticas, no es menos cierto que están captando una considerable cuota en el mercado profesional. Si bien la impresora láser sigue siendo la que más se utiliza en entornos grandes de oficina, las impresoras de inyección se utilizan como impresoras personales o para trabajos que necesitan color, en los que las impresoras láser todavía resultan caras.

¿Cómo funcionan?

Las impresoras de inyección de tinta están basadas en la producción de pequeñísimas gotas de tinta que se lanzan contra el papel a través de toberas. Estas gotas se producen por procedimientos térmicos o piezoeléctricos. Las impresoras que utilizan un sistema térmico, disponen de un elemento calefactor que genera una burbuja de vapor, la cual impulsa la tinta, haciéndola pasar a través de un pequeño orificio que produce las micro-gotas. Cuando la tinta se enfría se reabsorbe hacia el interior, evitando de este modo que la canalización se obstruya con restos de tinta seca. Este proceso se repite miles de veces por segundo y se llegan a generar temperaturas en torno a los 500ºC. De ahí que sea sumamente importante que la tinta pueda soportar estos repetidos calentamientos sin deteriorarse.

El segundo método es el piezoeléctrico, que se basa en un elemento capaz de producir vibraciones al ser sometido a una tensión eléctrica. Estas vibraciones bombean la tinta a través de las toberas, lanzando la tinta hasta el papel. Cuando se retira la tensión del cristal piezoeléctrico, este deja de bombear, y la tinta deja de fluir.

En ambos casos no es una única tobera o inyector lo que se utiliza, sino que se emplea un número, variable según marcas y modelos y que puede oscilar aproximadamente entre 50 y 200 inyectores por cabezal. Hay que tener en cuenta que cuando se trata de un cabezal en color estos inyectores se reparten entre los tres colores posibles, es decir, si tiene 60 inyectores se usarán 20 por cada uno de los tres colores primarios.

Mezclas de color

Para generar todos los colores visibles por el ojo humano (o al menos la gama más amplia posible) se utilizan dos métodos principales. En el caso de sistemas que son fuentes de luz (monitores, por ejemplo) los colores se forman por un método aditivo en el que los componentes básicos son el rojo, verde y azul (RGB: Red, Green, Blue). La suma de la máxima cantidad de cada uno produce el blanco, mientras que la ausencia de todos ellos produce el negro. En las impresoras y métodos impresos en general, se producen los colores por el método contrario, es decir, por un procedimiento sustractivo en el que los colores básicos son el cian, magenta y amarillo (sistema CMY o tricromía: cyan, magenta, yellow) a los que se le puede añadir el negro para conseguir mejor contraste (sistema CMYK o cuatricromía). Esto es debido a que el papel es una superficie reflectante, que en ausencia de tinta será blanco (normalmente), pero al contener tinta cían (por ejemplo) absorberá la luz de todos los colores excepto el cian, de modo que al contener la máxima cantidad de las tres tintas se debe absorber todo el espectro luminoso y por lo tanto verse negro. Sin embargo esto no es del todo cierto, y para producir negros más saturados se suele añadir la tinta negra, pasando entonces al modelo CMYK (K de Black).

Número de colores

No hay que confundir las gotas que producen los inyectores con los puntos que aparecen en el papel y que se usarán para determinar la resolución en puntos por pulgada (ppp). Cada uno de estos puntos está formado por varias gotas, de modo que normalmente se pueden obtener puntos de como máximo 8 colores, los básicos y sus combinaciones. HP utiliza la tecnología Photo REt, que utiliza dos cartuchos tricolores, el normal y otro que sustituye al de tinta negra e incluye un magenta y un cian más claros y un negro más brillante. Al disponer de más colores básicos y generar gotas de menor tamaño se pueden producir puntos de mayor número de colores, por lo que para producir un color en el papel serán necesarios menor número de puntos, viéndose beneficiada la granulosidad de la imagen sin necesidad de aumentar la resolución. Por su parte Olivetti utiliza en su modelo JP 790 un método basado en pentacromía, siendo los colores básicos cian, magenta, amarillo y dos tintas negras, una para texto y otra para gráficos. El proceso de conversión de la imagen RGB a CMY o CMYK lo deben realizar los controladores de la impresora, teniendo en cuenta que si un punto de la imagen puede tener 24 bits y por tanto 16,7 millones de colores, una gota de tinta sólo puede o lanzarse o no lanzarse, y como disponemos de cuatro colores tendremos 4 bits. Sin embargo es posible imprimir con millones de colores, ¿como se consigue? El procedimiento utilizado se basa en poner mayor o menor número de gotas de tinta por cada punto de resolución. Si al formar un punto de tinta negra usamos la mitad de gotas del máximo necesario obtendremos un punto gris de tono medio. De este modo, combinando la proporción de las diferentes tintas se puede conseguir una amplia gama cromática. Con estos métodos deja de ser valido el número de puntos por pulgada como único patrón de medida de la calidad de una impresora, pues también influyen de manera significativa el tamaño de estos puntos, el número de colores que pueden tomar, su disposición sobre el papel o la absorción de la tinta por este. Así pues, y debido al uso de distintas tecnologías por los diversos fabricantes, la única manera fiable de comparar calidades es realizar una prueba práctica, en la que se les pida lo mismo a todos los equipos y, por supuesto, en las mismas condiciones.

Tipos de papel

Como hemos dicho, la absorción de tinta por parte del papel influye considerablemente en la calidad obtenida, por este motivo, los fabricantes de impresoras comercializan también distintos tipos de papel que optimizan los resultados según la resolución escogida. El papel normal de 80 g/m2 que se suele utilizar en impresoras láser únicamente es apropiado para la impresión de textos o en calidad de borrador. Si aumentamos la calidad se incrementa la cantidad de tinta utilizada y, al ser un papel muy absorbente, los puntos se difuminan perdiendo definición. Además el papel suele salir muy arrugado, debido a la gran absorción de la humedad de la tinta. Para evitar esto se utilizan papeles menos absorbentes y sensiblemente más caros.

El tipo de papel empleado para resolución normal es similar al papel corriente, pero más grueso y ligeramente satinado en una de sus caras (la de impresión). Cuando busquemos la denominada "calidad fotográfica" habrá que usar un papel de la máxima calidad, que se asemeja más al plástico que al papel, especialmente el de algunas marcas.

Con él se consigue una excelente definición y contraste, siempre que lo utilicemos por la cara correcta. Si nos equivocamos es posible que la tinta no se absorba en absoluto, quedando todo el papel encharcado.

Algunos fabricantes ofrecen además tintas especiales para imprimir en camisetas mediante papeles también especiales. Si piensa que esta característica le interesa, pregunte por ella al comprar la impresora.

¿Cómo hemos probado?

En esta comparativa de impresoras de inyección de tinta hemos pedido todas las impresoras que se pueden encontrar en el mercado nacional. Algunas de ellas no nos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información