| Artículos | 01 DIC 2007

Impresoras de inyección de tinta de calidad fotográfica

Tags: Histórico
Canon Pixma IP4500, Epson Stylus D120, HP Officejet Pro K5400 y Lexmark Z1420
Alfonso Casas.
Evaluamos cómo se comportan cuatro impresoras fotográficas de inyección de tinta para poder imprimir trabajos con calidad profesional dentro de pequeños grupos departamentales o monopuesto.

A pesar de lo que pueda decirse sobre las impresoras de inyección de tinta fotográficas, a las que muchos asocian única y exclusivamente con los entornos domésticos, son muchas las empresas y profesionales que siguen empleándolas en entornos empresariales debido a que la calidad ofrecida por las impresoras láser color no es ni mucho menos equiparable a los resultados ofrecidos por las de inyección.
Bien es verdad que ya es posible acceder a modelos láser color por debajo de los 300 euros y que el coste por página impresa es muy inferior a la presentada por las de inyección de tinta. Sin embargo, siguen sin poder competir en cuanto a calidad fotográfica se refiere. De hecho, muy pocas admiten la posibilidad de utilizar papeles fotográficos específicos para obtener mejores resultados.
Si vamos más allá, podemos afirmar que prácticamente todas las impresoras de inyección de tinta que se comercializan en la actualidad permiten imprimir fotos a color de alta calidad equiparables a las que se obtienen en los quioscos o centros de impresión. Además, la impresión de documentos e imágenes en escala de grises también se ha optimizado gracias a la incorporación de cartuchos de tinta especiales, para asemejarse el máximo posible a la realidad y asegurar una duración de la foto cada vez mayor ante la posibilidad de entrar en contacto con agentes externos.
Así pues, contar con una impresora de inyección de tinta moderna ofrece varias ventajas a nivel profesional, pues permite realizar impresiones de forma inmediata así como hacer copias de distintos tamaños o carteles personalizados en diferentes tipos de papel. Sin duda, es una de las principales ventajas con respecto a los quioscos de impresión digital, ya que actualmente en función del coste por página impresa que ofrecen no es posible competir.
Además del habitual factor de calidad, el cual suele ser determinante a la hora de adquirir un nuevo modelo, es necesario tener en cuenta muchos otros factores, como por ejemplo, los tiempos de impresión o la velocidad con la que se desvanecen las impresiones y cuánto cuestan incluyendo todos los costes de papel, cabezales, así como cartuchos de impresión. A estas alturas, todo el mundo sabe que un juego de cartuchos de tinta puede llegar a costar casi tanto como la propia impresora. Además, en ocasiones, la cantidad de tinta que contienen es tan pequeña que muchos pueden agotarse rápidamente. Como consecuencia, hemos añadido unas exhaustivas pruebas para establecer los costes de cada equipo, incluyendo los derivados del mantenimiento.
Empleando papeles específicos de mayor gramaje, el resultado debería ser superior en todas las máquinas. En los resultados finales de nuestras pruebas es posible observar que la velocidad media varía mucho de lo facilitado por el fabricante. El motivo es que la velocidad del motor es sólo el máximo que puede llegar a conseguir la máquina en determinadas condiciones ideales, pero no en el uso diario. Además, la mayor o menor cantidad de memoria de las impresoras influye en la velocidad con que pueden procesarse documentos muy pesados.


Canon Pixma IP4500
Se trata de la actualización de la versión Pixma iP4000, manteniendo el formato de la nueva carcasa similar al resto de la familia Pixma de gama alta. Entre sus beneficios inmediatos se cuenta el cableado posterior oculto y montado en el lateral, que permite colocarla directamente junto a la pared, cuando la bandeja superior no está desplegada. Además, dispone de una segunda bandeja en la parte inferior, que resulta muy versátil para aumentar la capacidad del papel hasta cerca de 300 hojas y albergar incluso sobres, papel fotográfico o papel con membretes, muy útil para pequeñas oficinas o entornos profesionales.
Está dotada de amplia conectividad, ya que además de su conexión USB incluye PictBridge, para la conexión de una cámara digital, e incluso un modo de impresión en dúplex. De forma adicional, es compatible con la impresión en formatos de CD y DVD imprimibles para adaptarse a cualquier necesidad.
Su velocidad de texto en modo borrador según las pruebas llevadas a cabo fue de 11 páginas por minuto (ppm), de los mejores valores de los recogidos, tan sólo por detrás del modelo HP OfficeJet Pro. Las pruebas realizadas a doble cara mostraron que Canon había solucionado un problema que presentaba la iP4000, en la que se producía una espera de casi 30 segundos antes de que se imprimiese la otra cara de la página. Para la impresión del documento de foto.tiff realizado en la máxima calidad apenas empleó 83 segundos, frente a los casi 10 minutos que necesitó el modelo Lexmark, o los 5 de la Epson Stylus. La iP4500 utiliza un gran cartucho de tinta de pigmento PGI-5BK para texto, además de cuatro cartuchos de color CMYK CLI-8 basados en colorantes. Uno fotográfico adicional permite llevar a cabo impresiones sobre papel específico.
Las fotos resultantes son excelentes. El detalle, las transiciones y los degradados son de lo mejorcito que hemos visto entre impresoras de esta gama de entrada. Si los tonos de piel resultan un tanto vibrantes, es posible solucionarlo mediante el controlador de la impresora. Los resultados en papel fotográfico profesional fueron los mejores, e incluso en papel normal las imágenes tenían un aspecto muy aceptable, a pesar de que el papel quedara un tanto empapado de la tinta utilizada.

Lo mejor: Reúne calidad y velocidad en sus impresiones
Lo peor: Mayor volumen de lo habitual


Epson Stylus D120
El modelo Epson pertenece a la gama más económica del fabricante, con cuatro cartuchos independientes de color, correspondientes a los modelos T07XX, los cuales disponen de tinta Epson DURABrite Ultra Ink para ofrecer la máxima calidad en los trabajos impresos. Según el fabricante, ofrecer tintas individuales es toda una ventaja. Sin embargo, el uso de cabezal de impresión permanente significa que será necesario utilizar más cantidad de tinta para su limpieza. Por su parte, el cartucho negro puede ser sustituido por otro de gran capacidad, el T07X11H, con el que es posible conseguir una mayor autonomía en la impresión. El cabezal de impresión es Micro Piezo, con 360 inyectores de negro y 59 por cada uno de los tres cartuchos de color con los que trabaja. Su tamaño es compacto, lo que no impide que la bandeja de entrada ofrezca una capacidad de hasta 120 hojas de tamaño DIN-A4.
A nivel de calidad de impresión, el hecho de imprimir texto negro a calidad normal ofreció buenos resultados, con caracteres nítidos y un negro bastante intenso, casi similar al de la Canon. En la prueba de calidad monocroma, el enfoque de las imágenes es bastante bueno y se imprimen con un alto rango de contraste. En cuanto a velocidades de impresión, cabe destacar dos comportamientos bien diferentes. En el modo de alta calidad e imprimiendo la imagen en papel fotográfico, la D120 se toma su tiempo, empleando 19 minutos y 36 segundos, un valor similar al presentado por el modelo Lexmark. Es en modo borrador cuando estos valores descienden significativamente hasta los 5 minutos y 7 segundos. En cualquier caso, se alejan bastante de los tiempos ofrecidos por la Pixma iP4500 de Canon, o la OfficeJet Pro K5400 de HP.
A nive

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información