| Artículos | 01 OCT 2002

Implantación del nodo WLAN de IDG

Tags: Histórico
Daniel Avila.
En este artículo revisaremos los pasos que hemos realizado para montar nuestra propia infraestructura Wireless LAN en IDG, con el objetivo que usted pueda crear un nodo WLAN para acceder y dar acceso a los servicios que puede ofrecer esta tecnología.

eguro que ya ha oído noticias sobre los movimientos WLAN en España y en el resto del mundo, y es consciente de que se trata de un fenómeno imparable que crece y se expande como si fuera un virus. Aunque todavía no hay operadoras que se hayan metido de lleno en el mundo de los servicios a través de WLAN, es cuestión de días que los pequeños grupos de usuarios que forman redes sin ánimo de lucro se vean sobrecogidos por el poder del dinero y sean absorbidos por las grandes operadoras.
En IDG no hemos querido dejar escapar la oportunidad de participar en alguno de estos proyectos, y hemos decidido introducirnos en este mundo. En los siguientes apartados le mostraremos cómo hemos llevado a cabo este proyecto.

Material utilizado
Para montar esta infraestructura hemos utilizado el siguiente material:
- Punto de acceso WLAN EZ Connect SMC2682W.
- Hub Fast Ethernet.
- Antena de largo alcance SMC DI135.
- Ordenador antiguo (Pentium 200) con Linux.
- Varios cables Ethernet categoría 5.
- Un portátil con tarjeta PC Card WLAN SMC2632W para las pruebas (opcional).
- Un ordenador de sobremesa con tarjeta WLAN SMC2602W (opcional).
Tenga en cuenta que estos elementos son específicos de nuestra red, pero es posible realizar variaciones dependiendo de las necesidades particulares.

El punto de acceso
La instalación de un punto de acceso no debería ser un impedimento para la mayoría de los usuarios. No obstante, repasaremos los pasos esenciales para llevarlo a cabo.
Después de desembalar el aparato y conectarlo a la toma de corriente, tenemos dos posibilidades de configuración dependiendo del tipo de punto de acceso elegido. En nuestro caso -en la mayoría será igual-, tuvimos que conectar el punto de acceso a una red Ethernet (a través del puerto RJ45 incluido), para después, usando el software de instalación en un ordenador conectado a la misma red, preparar el punto de acceso para su configuración inicial. Este paso suele ser específico dependiendo del fabricante, pero por lo general no suele dar ningún problema. En todo caso, si surgiera alguno, lo único que seguramente deberíamos hacer es un reset de hardware del aparato.
Una vez preparado, deberemos configurar los parámetros de la red TCP/IP. La dirección IP elegida es 192.168.200.1 y la máscara de subred 255.255.255.0. Esta dirección está dentro de una red de tipo B que se encuentra en el rango de direcciones permitidas por la ICANN para usos internos. Para poder comprobar el buen funcionamiento de la red usando ICMP es necesario configurar la interfaz de red del ordenador de pruebas con una dirección IP en el mismo rango que el punto de acceso; por ejemplo, 192.168.200.2. Después, ejecutamos el comando ping desde el ordenador de esta forma: # ping 192.168.200.1
Si obtenemos una respuesta positiva del punto de acceso, entonces nuestra red ya está bien configurada. En caso de error, será necesario repasar paso por paso la configuración del punto de acceso.

La antena
Si queremos formar parte de un nodo de una red medianamente extendida, necesitaremos una antena de largo alcance para conectarnos y permitir la conexión con facilidad a los demás nodos de la infraestructura.
La antena que hemos utilizado es el modelo DI135 de SMC. Es una antena de uso general que proporciona unos altos índices de alcance, llegando en modo punto a punto (usando en el otro nodo una antena igual o superior alineada con la nuestra) hasta una distancia de 11 km en abierto. Además, también es posible realizar conexiones punto a multipunto en las que, dependiendo del ángulo de cobertura y de la orientación, se obtendrán las distancias indicadas en la Tabla A (para una potencia máxima de 30 mW). Observamos que esta antena es del tipo compacto y nos sorprendió su pequeño tamaño (cerca de 28 cm de altura) para el rango de distancias que abarca. Olvídese, por tanto, de las enormes antenas de radioaficionado de varios metros de altura.
La instalación de la antena es bien sencilla: simplemente necesitamos conectarla al punto de acceso mediante un cable coaxial llamado pigtail y ya dispondremos de cobertura extra. El lugar donde coloquemos la antena es muy importante, ya que dependiendo de dónde se encuentre obtendremos mejor o peor cobertura. La ubicación óptima, por tanto, es la azotea de un edificio donde no haya otras construcciones colindantes para evitar interferencias. Aunque esto es bastante difícil en zonas metropolitanas como Madrid, es lo que debemos intentar.

El hub
El hub será el elemento que usemos para conectar nuestros equipos a la red Ethernet. Nótese que aunque puede usar un switch o conmutador en su lugar, no tendría mucho sentido, dado que la velocidad máxima teórica que va a conseguir con una red WLAN es de 11 Mbps.
Por ello, un económico concentrador de 5 puertos servirá perfectamente. A este hub se conectarán los cables que van hasta el punto de acceso y al ordenador de control. Eventualmente, y dependiendo de la infraestructura particular, se conectarán más equipos para compartir recursos directamente con los ordenadores que accedan desde la red sin cables. Otra opción es utilizar un router ADSL para dar acceso a Internet a los usuarios que se conecten al punto de acceso. No obstante, por seguridad, no es conveniente dar acceso total encaminando todos los paquetes hacia Internet. Cualquier usuario con acceso a la red WLAN, que en este caso puede ser un hacker anónimo que se encuentre en los alrededores con un portátil y una tarjeta WLAN de tipo PC Card, podría entrar en nuestro sistema y alterar nuestra configuración o incluso usar nuestra infraestructura como punto de salto para realizar cualquier ataque remoto.
Por ello, es recomendable usar un ordenador con dos tarjetas de red que actúe como firewall. Llegados a este punto, y en algún caso en particular, no sería necesario el uso de un concentrador; con un cable UTP cruzado del ordenador al punto de acceso tendríamos hecha la red.

El ordenador
Aunque no es estrictamente necesario utilizar un ordenador como gateway, ya que, normalmente, los puntos de acceso WLAN disponen de un router básico (no tan básico en modelos de gama alta) incorporado, es muy recomendable si queremos tener un mayor control sobre los usuarios conectados y los servicios que ofrecemos, así como asegurar un poco más nuestro entorno de red.
Para este menester recomendamos usar un ordenador antiguo e instalarle un sistema Linux en modo texto. En nuestro caso, el ordenador es un Pentium 200 (aunque con menos potencia servirá perfectamente) con 64 MB de memoria y 4 GB de disco duro.
Ya que el uso más común será el de dar acceso a Internet a los clientes que se conecten al punto de acceso, el ordenador deberá disponer de dos tarjetas de red; una para conectarse a la red del punto de acceso y otra para conectarse a un router ADSL, por ejemplo.
En Linux puede hacer uso del protocolo NAT (Network Address Translation) para dar acceso a los usuarios de la red inalámbrica a Internet de una forma fácil y segura. Como este tema se sale un poco del contenido de este artículo, le remitimos al Howto en español que le permitirá realizarlo fácilmente con kernels 2.4.x: lucas.hispalinux.es/COMO-INSFLUG/COMOs/NAT-

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información