| Artículos | 01 OCT 2001

IDC anima a las empresas a mirar más allá de la crisis

Tags: Histórico
Las secuelas de la tormenta perfecta
Carlos de la Iglesia.
¿Qué ocurre cuando coinciden un frente frío procedente del norte con una tormenta tropical que viene del sur y los restos de un huracán avanzando desde el este? Ésta es la premisa de partida de la conocida película de George Cloney "La tormenta perfecta", en la que, como su nombre indica, la auténtica protagonista es una tremenda tempestad que azota durante días la costa este de los Estados Unidos. Algo similar ocurre cuando coinciden en el tiempo una recesión económica, un crash bursátil (el de las empresas puntocom y, por extensión el de todas las de TI) y una sobrecapacidad de las telecomunicaciones, según explicó John Gantz, vicepresidente mundial de investigación de International Data Corporation, en el curso del IT Forum que organiza anualmente la consultora IDC en Montecarlo. Informa Carlos de la Iglesia desde Montecarlo.
Aunque la edición de este año del IT Forum se planteaba bajo la pregunta retórica de si, tras la crisis de Internet, existe "luz al final del túnel", y pese a los esfuerzos de buena parte de los ponentes por transmitir un "optimismo prudente", lo cierto es que los recientes atentados terroristas en Estados Unidos vinieron a arrojar bastantes sombras sobre los más de 700 asistentes al evento.
En su intervención inaugural, John Gantz, explicó que el crash puntocom "no es el fin de algo, sino el principio", y recurrió a la crisis vivida por los fabricantes de PC en los primeros 80 para demostrar cómo la desaparición de un buen número de compañías funcionó como un elemento de corrección para la industria informática. Según Gantz, la crisis de la industria informática debe contemplarse como una oportunidad para replantear las estrategias de las compañías y concentrar los esfuerzos de inversión en TI en áreas clave: “mi recomendación es que aprovechen los efectos de la crisis en beneficio propio; permanecer cerca de los clientes y de los mercados clave y, por último, planificar, reorganizar e invertir lo necesario para capturar la oportunidad". Para IDC, las áreas de mayor crecimiento en los próximos meses serán los servicios relacionados con la integración de las actividades e-business con el resto de la organización, y especialmente en las áreas de e-business (eCRM, eSCM y eCommerce).

Crecimientos de un solo dígito
IDC calcula que el mercado de Tecnologías de la Información crecerá un 7,5% en el año 2001, frente al incremento del 12% registrado en el año 2000. La consultora ha rebajado sus previsiones de crecimiento —fijadas inicialmente en el 7,9% en el peor de los casos— tras los ataques terroristas del pasado 11 de septiembre y ha dibujado un nuevo escenario de escaso crecimiento para los años 2002 (6,5%) y 2003 (8%). Sólo a partir del año 2004 se volverán a registrar crecimientos de dos dígitos (más del once por ciento), según las previsiones de la consultora. Por su parte, Lester Thurow, profesor del MIT y Michael Porter, profesor de la Harvard Business School, realizaron un análisis de la situación de la economía tras la crisis puntocom y coincidieron en que el estallido de la burbuja Internet era previsible: "Todos sabíamos que el valor que estaban alcanzando las compañías de Internet era una auténtica locura, pero lo cierto es que podía hacerse mucho dinero comprando acciones", afirmó, sarcástico el profesor Thurow. En esa misma línea, explicó que el incremento de la productividad en Estados Unidos no estaba ligado a la inversión en Tecnologías de la Información, sino a los despidos: "En los últimos años las grandes compañías han puesto en la calle a 800.000 personas; por eso son más productivas". Michael Porter insistió en su presentación en que Internet no lo cambia todo: "Los principios de la empresa no cambian. No hay compañías puntocom y compañías tradicionales; hay compañías que utilizan Internet para desarrollar una estrategia".

Control de gasto en TI
En la misma línea planteó Gary Hamel, gurú del management, su presentación: "Las empresas no pueden abandonar su inversión en Tecnologías de la Información, pero también deben ser conscientes de que todos los gastos en TI no han impactado positivamente en la rentabilidad de las organizaciones". Para Hamel, hemos pasado de una época en la que lo importante eran los activos físicos, los intelectuales y los financieros, a una era económica en la que lo verdaderamente importante es contar con un tipo diferente de activos: "En esta era post-industrial, las organizaciones que triunfen serán las que cuenten con un capital muy específico; el de la imaginación, la capacidad de establecer conexiones y alianzas y de convertirse en emprendedores".

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información