| Artículos | 01 JUL 2004

IBM ThinkPad T41

Tags: Histórico
Un portátil donde el PC no es lo más importante
Las ventas de portátiles cada día aumentan más. hoy son multitud los ensambladores de equipos “clónicos” que disponen de modelos de bajo coste basados en barebones. De modo que se empieza a repetir la historia y los grandes fabricantes ven cómo pierden ventas en favor de pequeños ensambladores locales. Ante esta situación IBM inicia una estrategia en la que sustituye, o más bien complementa, la venta de producto con el añadido de servicios y recursos que hacen que sus equipos sean algo más que un portátil. Es la estrategia Think.

Según afirma IBM, el coste de compra de un ordenador tan sólo supone el 20% de la inversión que habrá que realizar a lo largo de la vida del producto. El 80% restante se invertirá en mantenimiento, actualizaciones, seguridad... Es en este 80% donde IBM quiere actuar y, para ello, incorpora a sus equipos una serie de recursos que permitan reducir el coste de utilización. De este modo pretende que sus equipos se diferencien de los de otros fabricantes, no por ofrecer más rendimiento o los últimos componentes, algo que cualquiera puede hacer, sino por incluir una serie de complementos que hagan que, a largo plazo, el equipo de IBM sea más ventajoso. Esta estrategia no es sólo aplicable a los portátiles aunque, como veremos a lo largo de este artículo, es en ellos donde más soluciones se implementan debido a su especial naturaleza móvil.

El ordenador
El T41 es uno de los primeros PC que probamos con las tecnologías ThinkVantage. El pasado mes ya publicábamos un Primer Contacto del X40, aunque en aquellas fechas ya estábamos probando el T41, al que hemos dedicado tres meses de análisis para poder conocer en profundidad cada una de sus características.
Es un modelo en el que se pretende llegar a un equilibrio entre portabilidad y rendimiento, que es lo que caracteriza a la serie T. En realidad la denominación T41 engloba varias “versiones” de un mismo modelo, el que hemos evaluado es el TC12FSP. La verdad es que estas denominaciones no facilitan la labor a los usuarios, que encontrarán cuatro versiones del T41 en el mercado español, cada una de las cuales recibe dos nombres de modelo (ver tabla A).
Este modelo incorpora un Pentium Mobile a 1,4 GHz, 256 GB de RAM y un disco de 40 GB, en un peso de 2,2 kg. La portabilidad siempre está muy influida por la autonomía, que el fabricante sitúa en 4,3 horas. En nuestras pruebas llegamos a trabajar más de tres horas habiendo desactivado los modos de ahorro.
El rendimiento es bueno en aplicaciones ofimáticas, e incluso con aplicaciones como Photoshop e InDesign ejecutándose simultáneamente con ellas se puede trabajar con soltura. El apartado gráfico se ha resuelto con una ATi Mobility Radeon 7500 con 32 MB de memoria. El monitor, de 14”, ofrece buena calidad, sin llegar a los excelentes resultados de los TFT de sobremesa. Así pues, es en el aspecto gráfico donde más flaquea, con prestaciones son modestas, aunque adecuadas para cualquier uso que no sea especialmente exigente en este aspecto.
Como de costumbre, IBM incorpora un TouchPad y un TrackPoint al que se le pueden cambiar las almohadillas por otras con diferente perfil. Asimismo existen varias opciones para los botones, disponiendo de uno específico para hacer scroll. Este conjunto es el UltraNav.

El diseño
Una de las “patas” de ThinkVantage es el diseño, del cual forma parte UltraNav, y otros detalles que se aprecian en el uso diario. En la parte superior de la pantalla cuenta con un LED de luz blanca que apunta al teclado. No da demasiada luz, sólo la justa para poder ver dónde pulsamos cuando usamos el ordenador en la oscuridad. Para encenderlo o apagarlo hay que pulsar la tecla superior derecha y la inferior izquierda. Una elección acertada, pues incluso en la más completa oscuridad las encontraremos a la primera.
Las antenas de la WLAN se han ubicado en ambos laterales de la pantalla, de manera que cuando ésta se despliega quedan en posición vertical, mejorando la cobertura ofrecida, que abarca 360º.
En cuanto a la carcasa, está fabricada en una aleación de magnesio, con el interior de fibra de carbono y titanio, consiguiendo una excelente protección contra golpes y presiones. Basta comentar la demostración que acostumbra a hacer IBM siempre que menciona este aspecto: se coloca el portátil en el suelo y el demostrador se pone en pie encima de él, pisando la cara posterior de la pantalla, que no sufre ningún daño. Otro aspecto que contribuye a que se pueda hacer esto es el diseño de las formas de la carcasa, pensado para repartir las cargas hacia los bordes en que apoya con el resto del portátil, en lugar de concentrarlas en el punto de presión. De no ser así, probablemente la pantalla se partiría, pues basta con encender el ordenador y presionar con un dedo en la parte posterior para apreciar lo sensible que es a la presión cuando no existe apoyo.

IBM Active Protection System
Pero hay veces que el valor no está en el ordenador, sino en los datos que contiene. Si, tras una caída, la carcasa está intacta pero el disco duro se ha estropeado, el perjuicio económico puede ser incalculable.
Para evitarlo, IBM ha diseñado un sistema, que detecta cualquier movimiento. Si el este indica que el ordenador se va a caer, detiene inmediatamente el disco y aparta los cabezales a la zona inicial, donde no hay datos grabados. Como esto podría ser un inconveniente al usar el ordenador en algún medio de transporte, también puede detectar si son movimientos cortos y frecuentes para no actuar, o puede ser desconectado por completo, lo cual no recomendamos.
El resultado es sorprendente. Desde el panel de control se puede configurar su comportamiento y observar el movimiento en una ilustración 3D que responde en tiempo real. En un uso normal, incluso en desplazamientos en coche, el sistema protege sin apenas molestar. El único inconveniente que podemos apreciar es alguna inesperada congelación del PC durante un instante cuando se para el disco por algún movimiento más brusco de lo normal, sin que sea tan frecuente como para no dejar trabajar con normalidad.
Para apreciar la mejora de protección, basta decir que el disco que utiliza soporta impactos de 200 G en funcionamiento, mientras que parado aguanta hasta 800 G. En cualquier caso, aunque el disco llegase a fallar los datos siempre estarían a salvo (previo proceso de recuperación) al haberse retirado las cabezas.

IBM Embedded Security Subsystem
El otro motivo de disgustos por la pérdida de un disco , es por las manos en que pueda caer la información –a veces confidencial– que contiene. Para solucionarlo, IBM usa un microprocesador criptográfico que se puede controlar bajando IBM Client Security de la web. El software es completamente gratuito, se encuentra disponible en español (aparte de otros idiomas) y supone 22,5 MB de descarga. No se incluye con el equipo, debido a la legislación americana sobre productos criptográficos.
El sistema de seguridad permite gestionar las claves del usuario, e integrarse con un lector de huellas dactilares, o de smart cards. Soporta operaciones PKI RSA3 y generación de claves públicas y privadas, de tal manera que la clave privada se crea, almacena y utiliza dentro del chip, lo que mejora la seguridad.
Entre las funcionalidades que se consiguen se encuentra la sustitución del inicio de sesión de Windows por un inicio seguro, el cifrado de carpetas y archivos o la gesti

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información