| Artículos | 01 MAR 1999

IBM SanFrancisco

Tags: Histórico
Factoría de componentes Java para el desarrollo de aplicaciones de servidor
Francisco Charte.

La plataforma Java cuenta, desde la versión 1 . 1 del JDK, con un modelo de componentes, conocido como JavaBean, que facilita la creación de aplicaciones que se ejecutan en cualquier sistema cliente . Los JavaBean son objetos, visuales o no, que funcionan en un contenedor, la aplicación, que a su vez puede estar ejecutándose en cualquier sistema y dispositivo . El paralelismo cuando hablamos de aplicaciones que se ejecutan en el lado servidor no existía hasta hace poco, con la aparición de los EJB ( Enterprise JavaBeans ) .

El trabajo de más de dos años por parte de IBM, conjuntamente con Sun y otras muchas empresas colaboradoras, ha obtenido como resultado el producto SanFrancisco, el mayor conjunto de componentes Java para el lado servidor existente en la actualidad . No obstante, SanFrancisco no es tan sólo un paquete de componentes Java prefabricados, ya que con este producto el desarrollador puede crear sus propios componentes reutilizables . Podríamos decir, por lo tanto, que SanFrancisco es también una factoría de componentes Java para el lado servidor .

Realmente esta herramienta no es un producto nuevo, hace ya dos años IBM e Inprise, por entonces Borland, anunciaban una colaboración cuyo fin era reforzar la presencia de componentes Java en aplicaciones para servidores . El llamado proyecto SanFrancisco llega ahora a su tercera revisión, con un mayor soporte de plataformas de la que tenía originalmente y la promesa de una evolución que le integrará con el modelo de objetos para servidor EJB . Por el camino ha quedado el trabajo conjunto con cientos de empresas del sector que han aportado su experiencia en el desarrollo de SanFrancisco que, a su vez, ha contribuido a la creación del modelo de componentes Java EJB .

SanFrancisco va dirigido a las empresas y creadores de soluciones que precisan desarrollar aplicaciones de gestión empresarial . Hasta ahora la fase de desarrollo para este tipo de objetivos solía comenzar adoptando una metodología orientada a objetos, diseñando a continuación los componentes apropiados y, finalmente, desarrollando la solución perseguida . Con SanFrancisco los dos primeros pasos, que suelen ser los más complejos y que consumen mayor cantidad de tiempo y trabajo, no son necesarios, ya que es posible comenzar a crear la aplicación directamente, usando un paquete de más de 800 componentes . De esta forma el equipo de desarrollo puede centrarse en lo que realmente diferencia a unas aplicaciones de otras, dejando las tareas estáticas y repetitivas en manos de los cientos de miles de líneas de código que componen SanFrancisco .

Suponga el caso de una entidad financiera y su DSI que quieren actualizar su sistema con el fin de aprovechar las actuales tecnologías distribuidas y, al tiempo, cumplir con las inevitables adaptaciones que exigen la conversión al euro y la problemática del año 2000 . El equipo de analistas y desarrolladores conocerán con profundidad las necesidades de su empresa, pero no precisamente serán expertos en las tecnologías, lenguajes y herramientas apropiadas para desarrollar la solución que persiguen . Con IBM SanFrancisco lo tendrían mucho más fácil, ya que usando los paquetes de objetos que representan elementos comunes y reglas de negocio podrían centrarse directamente en el diseño de la aplicación, sin preocuparse por la base de funcionamiento . SanFrancisco, además, contempla el uso de varias monedas en las operaciones, algo imprescindible con la entrada en el euro, y por supuesto está preparado para funcionar tras el cambio de milenio .

Los componentes de SanFrancisco facilitan el desarrollo de aplicaciones en las que se gestionan cuentas, libros, pedidos, pagos, stocks, créditos y, en general, todo lo relacionado con la gestión de datos comerciales y de negocios de una empresa . Estos componentes se apoyan sobre una base que ofrece todos los servicios para que esas aplicaciones funcionen en entornos distribuidos y usando múltiples plataformas, algo cada vez más habitual en la informática empresarial actual .

Funcionalmente hablando SanFrancisco cuenta con tres capas bien diferenciadas . La primera de ellas, o capa de más bajo nivel, es la fundación del producto, sobre la que se basan las demás . El desarrollador, no obstante, puede usar los servicios y utilidades que componen esta capa para construir aplicaciones sin servirse de los componentes de más alto nivel, pero aprovechando servicios que facilitan el trabajo con objetos distribuidos, colecciones de datos, flujos de información persistente, gestión de seguridad, control de transacciones, etc .

La capa intermedia está compuesta por los CBO ( Common Business Objects ) , una serie de componentes que encapsulan entidades y procesos de uso común . En ésta existen componentes que representan cuentas bancarias, calendarios financieros y fiscales, monedas, formas de pago, unidades de medida, etc . Además también define algunos mecanismos de tipo genérico, como los balances, ciclos de vida o validación de resultados . Todos estos objetos e interfaces pueden ser aplicados a multitud de aplicaciones muy diferentes, por lo que pueden ser aprovechados por prácticamente cualquier empresa independientemente del tipo de negocio al que se dedique .

Por último tenemos la capa de más alto nivel, que sirviéndose de los objetos existentes en la CBO y la estructura de la capa de fundación o núcleo define los CBP ( Core Business Processes ) , procesos completos de negocio que se encargan de un tema en particular . Actualmente SanFrancisco cuenta con varios CBP, entre ellos los que se encargan de la gestión de pedidos, almacén, cuentas deudoras y acreedores y control de libros . El proceso de gestión de pedidos, por ejemplo, se encargaría de lanzar las órdenes de venta, controlar el movimiento económico por ventas directas y, en consecuencia, influir en otros procesos como la gestión de almacén, que controla la definición de productos y gestión de stocks .

Todos los elementos de SanFrancisco pueden ser, lógicamente, extendidos y personalizados durante la fase de desarrollo . Con este fin se aportan todas las interfaces necesarias . De esta forma el equipo de desarrollo puede tomar los procesos que necesite, adaptarlos a los requerimientos de su empresa y construir la aplicación . Si ninguno de los CBP disponibles actualmente cumple sus necesidades, puede usar directamente los CBO para crear su propio CBP . Siempre estamos hablando de objetos e interfaces Java, cuya reutilización y extensibilidad están sobradamente demostrados .

A pesar de que SanFrancisco es en sí un producto desarrollado completamente en Java, los componentes, la aplicación finalmente construida a partir de ellos, deben funcionar en un contenedor . Éste es un servidor de aplicaciones, como IBM WebSphere, que ofrece a los componentes un entorno apropiado para desarrollar su función más allá de los servicios ofrecidos por la propia JVM . Actualmente el entorno operativo para usar SanFrancisco está disponible para los sistemas Windows NT, OS/400, Solaris, AIX, HP-UX y Reliant Unix, por lo que se cubre la mayor parte del mercado .

Aunque actualmente la única herramienta existente para extender los servicios de SanFrancisco es IBM VisualAge para Java, concretamente la versión Enterprise, es de esperar que en un futuro, cuando la convergencia con el modelo EJB se haya completado, será posible usar cualquier herramienta de desarrollo Java que contemple la creación de EJB .

El futuro

IBM SanFrancisco es un producto vivo que sigue evolucionando . El siguiente paso en esta evolución será su adaptación al modelo de componentes EJB, una especificación que define las interfaces necesarias para que los componentes Java de servidor puedan ser usados en distintos servidores de aplicaciones . De esta forma, en un futuro, S

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información