| Artículos | 01 DIC 2001

Home Cinema con nuestro PC

Tags: Histórico
José C. Daganzo y Noé Soriano.
Home Cinema, Home Theatre o simplemente el cine en casa es el intento de recreación de las sensaciones que podemos disfrutar en una sala de cine en nuestro propio salón. Desde la comercialización del magnetoscopio y las películas de vídeo los cinéfilos han tenido la oportunidad de disponer de su propia filmoteca personal, pero la calidad de imagen y sonido que ofrecen un televisor convencional y un vídeo, VHS no se pueden comparar con el despliegue de medios de las salas de cine.
Pero como la ciencia avanza una barbaridad, con la comercialización para el sector doméstico del DVD, los sistemas de sonido envolvente y los nuevos sistemas de proyección y pantallas panorámicas, podemos disfrutar de un gran tamaño de pantalla con excelente calidad de imagen y espectaculares efectos de sonido y música. En este artículo vamos a repasar los elementos necesarios para montar nuestra propia sala de cine (salvando las distancias), y las distintas posibilidades que tiene el usuario en cada dispositivo, reproductor, pantalla y sistema de sonido. Todo esto haciendo referencia a la aplicación de estos dispositivos en nuestro PC, con lo que estaríamos consiguiendo una mezcla muy interesante entre los términos PC Theatre y Home Theatre, que en este caso serviría para conseguir una mini sala de cine con la ayuda de nuestro ordenador. Si desea más información complementaria acerca de cómo instalar un sistema de cine con su PC consulte el artículo Cine en casa con un PC, publicado en PC World nº 173, correspondiente a febrero de 2001. Y si, como es lógico, necesita elegir unos altavoces y una tarjeta de sonido de calidad para el sistema “PC Theatre” que pretende construir, consulte las comparativas de tarjetas de sonido y altavoces que se incluyen en este número.

Reproductores
Durante la década pasada aparecieron varios formatos que aspiraban a sustituir a las cintas VHS como estándar de distribución cinematográfica para el sector doméstico. LaserDisc, CD-I y Vídeo CD tuvieron cierto éxito gracias a mejoras en la calidad de imagen y a una mayor interactividad. Pero ninguno de ellos se acabó por imponer debido a que eran sistemas propietarios de algunos fabricantes y sus ventajas no eran suficientes como para que el resto de la industria los aceptase como el nuevo estándar. Esto sí ocurrió con el DVD, que poco a poco está sustituyendo (o complementando) al VHS en todos los hogares.
Por calidad de imagen y sonido, el DVD es el formato ideal para el Home Cinema. Tanto en reproductores domésticos de salón, como en la unidad de disco del ordenador personal o con la PlayStation 2 de Sony, nos permite visualizar las películas comercializadas en este formato. De momento siguen siendo más caras que las cintas VHS -por razones puramente comerciales para aprovechar el tirón del nuevo formato, porque en realidad el soporte DVD es más barato de producir que una cinta magnética-, pero su precio se va reduciendo progresivamente y su presencia en el mercado irá aumentando hasta superar ampliamente al VHS, que tenderá a desaparecer.
El reproductor DVD elegido debe soportar el mayor número de especificaciones de sonido posibles, así como disponer igualmente de varios tipos de salidas de audio y vídeo (S-Vídeo, coaxial, óptica...). El formato DVD exige que cada película incluya una pista de audio PCM lineal o MPEG1-MPEG2, que será compatible con cualquier reproductor, pero puede también incorporar otros sistemas de codificación de audio como Dolby Digital, DTS, SDDS y AC3, desarrollados por diversos fabricantes y utilizados por las compañías filmográficas según las licencias contratadas por cada una.
El reproductor DVD debe ser compatible con estos sistemas de codificación para poder leer la señal, aunque no necesariamente debe llevar integrado el receptor (decodificador y amplificador), puede simplemente contar con una salida digital de audio a la que podremos conectar un receptor externo o unos altavoces con él integrado (altavoces activos), que serán los que realicen la separación de canales de audio y amplificación.
Éste es el caso de las unidades DVD para PC, que simplemente actúan como lector de los discos, lanzando la información en forma digital a través del bus de datos y la salida de audio. La tarjeta de sonido actúa como amplificador de audio y decodificador de los sistemas de audio que soporte. Para un sistema de Home Cinema, como mínimo tendremos que elegir un modelo de tarjeta de sonido Dolby Digital 5.1 -el sistema más utilizado actualmente- a ser posible con salida digital y óptica. Al mismo tiempo necesitaremos un software de reproducción de DVD, tipo PowerDVD o WinDVD, por mencionar los más conocidos, aunque existen muchos programas más que gestionan la reproducción de los DVD-Vídeo.

El sistema de sonido
Es sin duda (junto con la imagen) uno de los aspectos que más han evolucionado a lo largo del tiempo, y el responsable más directo de las sensaciones de realidad que se nos transmiten en las salas de cine, lo ideal para conseguir el Home Cinema es disponer de un sistema de altavoces 5.1. Aunque con poseer un sistema Dolby Stereo bastará para comenzar a implantar nuestro sistema de cine en casa, éste resultará un tanto pobre en su faceta de audio y perderemos muchas de las sensaciones propias de las salas de cine, ya estaremos comenzando a configurar nuestro PC Theatre. Unos de los principales responsables del desarrollo e investigación de nuevos sistemas de sonido son los laboratorios Dolby, que ya empezaron a tener una presencia muy importante por los años 60 y 70, con los sistemas de reducción de ruido en sonido analógico Dolby A-Type y Dolby B-Type (para profesionales el primero y para uso doméstico el segundo), y desde aquí una evolución imparable hasta los sistemas más modernos de descodificación de audio que existen en nuestros días. En la actualidad podemos conseguir tarjetas de sonido para nuestro PC con tecnología puntera, que dan salida a canales 5.1, y nos proporcionan sonido envolvente por unas 10.000 PTA (60,1 €). A continuación detallamos los sistemas de audio multicanal con sus principales características:
Dolby Stereo: es el sistema multicanal más sencillo, con tan sólo dos canales de audio. Se utiliza mucho en cadenas musicales y partiríamos de éste si queremos disfrutar del cine en casa, aunque indudablemente nos perderíamos muchas sensaciones.
Dolby Surround: se trata de un sistema con tres canales, dos canales de audio estéreo (igual que el Dolby Stereo), más un tercer canal que se coloca detrás de nosotros, lo que dota de profundidad al sonido.
Dolby Pro Logic: es la evolución del Dolby Surround, con una salvedad: a los tres canales se añade uno más cuyo fin es el de dar salida a los diálogos de los personajes, lo que hace que las voces se escuchen muy limpias, debido a la separación de las mismas en dicho canal.
Dolby Digital (AC-3 5.1): es el sistema más popular y extendido para Home Cinema, ya sea en el ámbito doméstico o en los cines. Se compone de 5 canales de audio (uno central, dos delanteros y dos traseros), más uno especifico para el manejo de los sonidos graves (Subwoofer).
DTS: se trata de un sistema de sonido muy parecido Dolby Digital, con 5 canales de audio y uno más para dar salida a los graves, pero que no almacena las señales comprimidas, lo que en teoría repercute en una mayor calidad del sonido

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información