| Artículos | 01 SEP 2010

Hacer negocios a la velocidad de la vista

Tags: Histórico
Alejandro Ruiz.
Fue hace más de 4.000 años cuando uno de los primeros emperadores de la dinastía china Xia afirmó que “una imagen vale más que mil palabras”, como un reconocimiento por parte del ser humano del poder de las artes visuales.

De hecho, estudios recientes demuestran que más del 80 por ciento de la comprensión humana se obtiene visualmente. Por otra parte, para demostrar que aquel emperador Xia estaba en lo cierto, se considera que el uso de ayudas visuales en presentaciones orales mejora los niveles de retención de contenidos hasta 6,5 veces más que utilizando sólo palabras.
Así, las empresas han progresado desde las presentaciones en PowerPoint básicas, con archivos jpeg y mpeg acompañados por notas de presentación simples. Las expectativas del usuario final sobre estas aplicaciones han aumentado de esta manera debido a la calidad de la experiencia visual que ofrecen las pantallas múltiples, sus posibilidades de interacción y capacidades, de forma que las empresas se ven cada vez más en la obligación de asegurarse de que sus sistemas de PC pueden aceptar unos requisitos de visualización cada vez más exigentes, y no solo velocidad de procesamiento o capacidad de cálculo.
Actualmente, la tecnología gráfica está evolucionando para satisfacer los nuevos requisitos para crear experiencias informáticas de gran impacto visual en un número creciente de sectores económicos y grupos de usuarios finales muy variados. Ya sea por el auge del tráfico de mensajes con fotos, o por incorporar contenidos multimedia más avanzados dentro de una página web o presentación, la demanda de capacidades gráficas más potentes en el PC es poco probable que disminuya. Tomemos como ejemplo el creciente uso de múltiples monitores. Algunos estudios demuestran que un área de visión ampliada gracias a los monitores múltiples puede mejorar la productividad de los trabajadores en un 40 por ciento.
Un estudio global centrado en pequeñas y medianas empresas donde también se incluían algunas grandes organizaciones, concluyó que un 63 por ciento consideraban que las aplicaciones actuales exigían el máximo rendimiento gráfico disponible en el mercado, mientras que un 64 por ciento opinaba que la mejora en las funcionalidades gráficas comenzaba a ser un requisito necesario para lograr un rendimiento óptimo del sistema operativo. Por último, un 72 por ciento creía que las funcionalidades gráficas en los portátiles o notebooks eran un requisito cada vez más importante. El reto para muchas pequeñas y medianas empresas, que aplican ciclos de renovación de tecnología de dos o tres años, es ahora el asegurarse de que sus tecnologías aguantan el paso del tiempo, y que cuando realicen sus decisiones de compra van a poder estar seguros -independientemente de los cambios en el sector y la creciente dependencia de los datos en formato gráfico- de que sus equipos tendrán la potencia necesaria para responder a esas demandas, incluso en el final de su ciclo de vida.
El particular énfasis en una mayor potencia de procesamiento gráfico, especialmente en los portátiles, no sorprende si se considera el contexto de los usuarios que quieren disponer de acceso a aplicaciones de negocio de forma segura, rápida, en cualquier lugar y de forma equiparable a la experiencia de uso de un ordenador de sobremesa. Al mismo tiempo, también quieren disponer de todo el conjunto de escenarios orientados al consumidor que ahora vienen de serie con los sistemas operativos más recientes, como por ejemplo Microsoft Windows 7.
Las empresas innovadoras que saben lo importante que es solucionar esta necesidad han comenzado, debido a todo esto, a utilizar una tecnología de PC equilibrada para generar, manipular y ver presentaciones visuales avanzadas que incluyen vídeo y gráficos 3D dentro de sus comunicaciones habituales para crear ideas de marketing capaces de llamar la atención y generar más ventas. Se dan cuenta de que disponer de soporte nativo para varias pantallas, utilizar software de videoconferencia, habilitar la creación y reproducción ininterrumpida y fluida de vídeo o presentaciones visualmente avanzadas con vídeo integrado o gráficos en 3D exige disponer de los últimos avances tecnológicos y el máximo rendimiento gráfico disponible.
Crear esa tecnología equilibrada ha motivado que el desarrollo de procesadores aproveche la potencia combinada de la CPU del PC con el procesador de gráficos (GPU) en un chipset único y más económico. Con ello se ha conseguido añadir nuevas opciones de aumento de potencia y capacidad de optimización dinámica del procesamiento, además de un aumento masivo de la capacidad de procesamiento del sistema para responder de manera transparente a tareas más complejas independientemente de que se traten de tareas orientadas a gráficos o a datos.
Este desarrollo también ha asumido los últimos avances en virtualización, de forma que las organizaciones pueden maximizar el retorno de sus inversiones en aplicaciones anteriores ejecutándolas en los nuevos sistemas operativos. A su vez, esto también permite aprovechar las ventajas económicas que ofrecen unos ciclos de vida más amplios para estos sistemas nuevos, contribuyendo a aprovechar al máximo las tecnologías de virtualización para garantizar la compatibilidad con versiones anteriores del sistema operativo y asegurar que los equipos serán capaces de responder a –y mantenerse al día con- las nuevas necesidades, por ejemplo en términos de más potencia de procesamiento gráfico, manteniendo en todo momento los costes de TI bajo control.
Al aprovechar lo mejor de la CPU y la GPU, los fabricantes de procesadores, en un esfuerzo conjunto dentro del marco de colaboración en estándares para ofrecer procesamiento seguro sin bloqueos derivados del uso de tecnologías propietarias, están aportando el rendimiento visual necesario para las aplicaciones de negocio actuales orientadas a internet e intensivas en gráficos. Por ejemplo, esta innovación ha demostrado ser capaz de incrementar la velocidad a la que los usuarios pueden transcodificar contenidos de video de alta calidad, tales como sesiones de formación y demostraciones de productos a formatos portables. Y la capacidad de unificar los drivers de gráficos mejora la manejabilidad al simplificar las actualizaciones futuras del sistema.
Esta estrategia también soluciona las necesidades de las empresas, al ofrecer funcionalidades de informática móvil que permiten lograr unas excelentes experiencias de visualización en los equipos, imprescindibles para maximizar la innovación y productividad, junto con las características de fiabilidad, manejabilidad y seguridad pensadas para ayudar a las empresas a mantener su capacidad competitiva en un momento económico tan complicado como el actual. Los desarrollos de chipset combinado CPU/GPU también permiten una mayor duración de la batería al ajustar de forma dinámica el rendimiento del procesador de acuerdo con las necesidades de las aplicaciones y de los usuarios, aparte de facilitar descargas más rápidas en redes inalámbricas a los usuarios en movilidad. También ofrecen soporte para un acceso centralizado potente y seguro para labores de mantenimiento y administración del sistema, incluso cuando está apagado, para la gestión fuera de banda.
Y después, pensando en los trabajador

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información