| Artículos | 01 SEP 2000

Hacer la compra por Internet: Al "súper" en zapatillas

Tags: Histórico
Susana Harari.
Internet se está introduciendo cada vez más en nuestras vidas; tanto es así, que miles de empresarios se han empeñado en que nos pasemos todo el día delante del ordenador sin salir de casa. Ahora también podemos hacer la compra por la Red.

Podemos ver la televisión a través de la Red, comprar un CD, un libro o un coche, adquirir entradas para el cine o el teatro, jugar con alguien que se encuentre a miles de kilómetros de nosotros e incluso hacer la tan fastidiosa compra por Internet. Esa compra que todos odiamos, que empieza cuando tenemos que coger el coche, dirigirnos al supermercado de turno y buscar sitio para aparcar. Después hay que conseguir un carrito, que normalmente no rueda bien, entrar en ese establecimiento que parece una jungla, lleno de gente, esperar colas en el departamento de embutidos, en la carnicería, en la pescadería y, cómo no, en la caja. Y justo cuando nos toca el turno, bien la caja se estropea, al que está delante no le funciona la tarjeta, la cajera se queda sin cambio o es el momento oportuno para que haya un cambio de cajeras. Con lo cual, hemos perdido tres horas de nuestro valioso tiempo, estamos cansados y por supuesto, enfadados. ¿Cuántas veces ha jurado no volver un sábado a hacer la compra? Seguro que miles pero, desgraciadamente, no tiene otro momento libre.
Es ahora cuando las grandes superficies han decidido ampliar sus negocios en Internet al mismo tiempo que ganan un mayor número de clientes y ofrecen nuevos servicios a los consumidores. Estos supermercados han puesto sus productos alimenticios en la Red: latas de conservas, harinas, arroces, azúcar, especias, cafés, legumbres, mermeladas y algunos de ellos también ofrecen carnes, pescados, frutas y verduras.
Casi todos estos nuevos modelos de negocio se han basado en la experiencia americana, pero todavía en España no están muy generalizados. De hecho los más aventureros han sido los supermercados más pequeños, que sólo distribuyen en algunas zonas del territorio español. La excepción es El Corte Inglés, que lo hace a nivel nacional.
Eroski, Condisline, El Grajo, Alcampo y El Corte Inglés han sido los primeros en lanzarse a Internet y, aunque sus beneficios han aumentado, así como el número de clientes, parece que la gente todavía es muy reacia a facilitar su número de tarjeta de crédito a través de un ordenador. Por ello, algunos dan la posibilidad de comunicar los datos por teléfono.
Aquí, además, existe un problema. No creemos que haga falta recordar la lucha que mantienen los pequeños comerciantes contra las grandes superficies por tener un horario más amplio. Antes, incluso abrían todos los domingos, con precios más bajos y por supuesto, resultaba más cómodo de cara al cliente, ya que con ir a un único sitio podía comprar todo tipo de productos. Por supuesto, estas nuevas tiendas virtuales están disponibles las 24 horas del día, los 365 días del año, con lo que cualquier cliente puede dar una vuelta por el supermercado a las 3 de la madrugada y hacer la compra en 10 minutos, todo ello sin moverse del sillón de su casa; aunque no recibirá el pedido, por lo menos, hasta el día siguiente.

En toda España
El Corte Inglés es el único supermercado que da servicio a nivel nacional. Permite a casi todos los españoles hacer la compra de forma intuitiva sin salir de casa, tanto si se encuentran en su domicilio habitual como si están en el sitio de veraneo. El pedido se recibirá en un plazo de 24 horas siempre que se realice antes de las siete de la tarde, excepto sábados, domingos y festivos, en los que el plazo será de 48 horas. El envío será gratuito cuando supere las 15.000 pesetas (15,93 euros), excepto en Badajoz, Alicante y León, donde tiene que superar las 10.000 pesetas (60,15 euros. En caso contrario, los gastos de envío serán 1.000 pesetas (6 euros) en cualquier provincia. Para facilitar la selección de artículos en el supermercado, El Corte Inglés dispone de una interfaz intuitiva en la que, con sólo mover un dedo, con pocos clics de ratón, se encuentran todos los productos deseados y la compra queda completada y formalizada. Pero si por casualidad no encuentra el producto deseado, la página dispone de un buscador que facilita la localización de cualquier artículo indicando el nombre o la marca.
El modo de realizar la compra es muy sencillo: el usuario irá seleccionando productos que se irán incorporando al carrito de la compra, un carro de la compra virtual que funciona bien y con el que no tendrá que ir esquivando niños mientras se pasea por la tienda. En supermercado.elcorteingles.es se da la posibilidad de verificar el contenido y el importe que lleve acumulado en cualquier momento, dando la opción de eliminar productos o modificar las unidades seleccionadas. El Corte Inglés garantiza la seguridad y confidencialidad de los datos que proporcione el cliente. Eso sí, los datos serán incorporados a un fichero, con el fin de facilitar la tramitación de los pedidos y enviar ofertas comerciales en el futuro sobre productos y servicios que puedan resultar de su interés. También para facilitar el proceso de compra, se puede confeccionar una lista de compra habitual; así cuando quiera hacer un pedido será más cómodo y rápido.
Por otra parte, cabe destacar que este supermercado virtual permite comprar productos perecederos al peso, como carne, pescado, frutas y verduras, entre otros artículos como fiambres y embutidos, quesos, salchichas, harina, legumbres o mermeladas.
El supermercado de El Corte Inglés parece el más completo, pero tiene una pega: sólo permite realizar el pago con la tarjeta del propio centro, es decir, no admite ningún otro tipo de forma de pago. Eso sí, en el caso de no poseer dicha tarjeta, se puede solicitar directamente desde la web o, si lo prefiere, por teléfono.

La compra desde Cibeles o la Ciudad Encantada
Otro de los grandes supermercados que operan a nivel nacional es Alcampo, pero sólo lo hace de manera convencional, ya que a través de Internet únicamente distribuye en Madrid y Cuenca. Permite al cliente realizar su compra en pijama, sin salir de casa y tumbado en su sillón favorito. El consumidor puede adquirir desde latas de conservas o aceite hasta cualquier tipo de bebida. Pero a diferencia de El Corte Inglés, Alcampo no permite comprar online productos que se vendan al peso.
Desde una interfaz intuitiva se pueden encontrar todos los productos, pero si no es así, bien por el nombre del producto, la marca o el código E.A.N. (European Article Number) se pueden localizar todos los artículos. Y en el caso que no se encuentre, puede hacérselo saber al servicio de Atención al Cliente; de este modo ayudará a que ofrezcan un mejor servicio.
A todos los pedidos, sea cual sea su importe, hay que sumarles 950 pesetas (5,71 euros) de gastos de envío que -si se piensa- es lo que se gastaría uno en gasolina y en tiempo, sin contar que a este último es difícil ponerle un precio. Eso sí, se puede especificar una nueva dirección de entrega para cada pedido, la cual será confirmada previamente.
No existe un mínimo de compra para realizar un pedido, pero el único medio de pago que permite es con tarjeta, ya sea VISA, MasterCard, 4B o la propia tarjeta del hipermercado.

Dar los datos por teléfono
Mucha gente no se fía de facilitar sus datos bancarios en la Red. Eroski ha pe

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información