| Artículos | 01 ENE 1999

Gusanos con mil millones de años

Tags: Histórico
José María Fernández Rua.

Complejos sistemas informáticos y técnicas de dotación con radiocarbono han ayudado a un equipo de científicos de varios países a determinar las huellas del animal multicelular más antiguo encontrado hasta la fecha .

Paleontólogos de Estados Unidos, Escandinavia y de la India han dado un vuelco a la teoría de la evolución animal, al encontrar residuos fósiles de animales celulares con mil millones de años de antigüedad . Las marcas de diminutos surcos impresos en bancos de arena fosilizados, localizados en Chorhat ( India ) , son huellas de los túneles practicados por gusanos arcaicos en el lecho arenoso de un mar poco profundo . Complejos procesos informáticos han ayudado a los científicos para centrar sus trabajos y cuestionar la teoría dominante sobre el origen evolutivo de los primeros animales .

Hace ahora un año que otro equipo multidisciplinar de científicos de la Universidades de Harvard y Pekín anunciaban el hallazgo en China, de una serie de esponjas, algas y embriones de especies desconocidas, con 580 millones de años de antigüedad .

La incapacidad para encontrar restos fosilizados con más de 580 millones de años ha marcado la investigación sobre el origen y evolución de lo primeros animales complejos . Así, los capítulos iniciales sobre la historia de estos primeros organismos pluricelurares estaban en discusión entre los postuladores de dos teorías . La corriente mayoritaria se remonta al descubrimiento, en 1909, del yacimiento de Burgess Shale, en la Columbia británica . La gran diversidad de diseños anatómicos en los fósiles animales encontrados en este lugar, todos con una edad en torno a los 530 millones de años, hizo que la mayoría de los científicos mantuvieran que los diversos tipo de animales surgieron repentinamente, durante un periodo muy breve del Cámbrico . No obstante, sólo cuarenta años después se encontraron en la localidad australiana de Ediacaran huellas de organismos no bien definidos y similares a medusas, cuya antigüedad podría alcanzar 670 millones de años .

Desde entonces este hallazgo ha permanecido en constante discusión, pero era el apoyo de una nueva teoría en la que, posiblemente, los animales comenzaron a evolucionar mucho más lentamente desde hace mil millones . Esta hipótesis fue rechazada de forma mayoritaria pero volvió a cobrar fuerza últimamente por los estudios del investigador español Francisco Ayala, profesor de la Universidad de California y expresidente de la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias . También es justo mencionar en este punto al profesor Gregory Wray, de la Universidad de Nueva York que, en 1996, hizo un estudio comparativo de una serie de marcadores genéticos de vertebrados y moluscos, llegando a la conclusión de que las primeras divergencias entre estos grandes grupos de animales debieron ocurrir hace mil millones de años a partir de un ancestro común .

Ahora, uno de los paleontólogos más críticos con la hipótesis basada en los fósiles de Ediacaran, Adolf Seialcher, de la Universidad de Tubingia, ha dado crédito a la hipótesis sobre la larga y lenta evolución animal previa a la explosión del Cámbrico

Junto con Pradip K . Bose y Friedrich Pfluger, de las Universidades de Jadavpur ( India ) y Yale ( EE . UU ) , respectivamente, Seilacher anunció el descubrimientos de evidentes fósiles de animales con una sorprendente antigüedad de mil millones de años . Se trata del rastro, impresos en rocas de gusanos de un diámetro no mayor que el de una hebra de pasta que, supuestamente, vivieron en un mar poco profundo en lo que hoy es la India central . En una formación arenosa, Seilacher y sus colaboradores recuperaran un conjunto de rocas de esta antigüedad, donde se apreciaban unos enigmáticos surcos . La validez de esta clase de fósiles ha sido últimamente objeto de discusión por los científicos que examinaron la célebre roca marciana, que condujo a un equipo de la Agencia espacial norteamericana a anunciar el descubrimiento de cierta actividad biológica hace miles de millones de años en el Planeta Rojo . Y es que en ese fragmento marciano se han localizado fósiles de lo que, a primera vista parecen rastros de animales muy parecidos a gusanos . Pero son muchas las voces autorizadas que aún dudan de que estas misteriosas marcas sean resultado de procesos biológicos .

José María Fernández Rua es periodista . Jefe del departamento de ciencias del diario ABC . Miembro de la Academia de Ciencuas de Nueva York .

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información