| Artículos | 01 SEP 2002

Grid Computing: ¿la evolución de Internet?

Tags: Histórico
Potencia de proceso virtualmente ilimitada y reducción de costes, dos grandes atractivos de la nueva informática distribuida
Almudena Alameda.
El software libre y el Grid Computing son para muchos las dos tendencias que marcarán el futuro próximo de las TI. Ambas nacieron en los entornos universitarios estadounidenses (Linux es fruto de un proyecto universitario de Linus Torvalds). En el caso del Grid Computing, a mediados de la pasada década se llevaron a cabo las primeras investigaciones en torno a una infraestructura informática con características similares a las de una red eléctrica, es decir, gran capilaridad, uso sencillo y estabilidad. Aunque su aplicación en empresas es todavía incipiente, de ser ciertas las bondades que defienden sus partidarios podríamos estar asistiendo a una revolución como la que en su día introdujo Internet. De hecho, para algunos Grid supone la evolución natural de la Red.

Grid Computing (informática en rejilla o en red, literalmente) está basada en un tipo de conectividad de redes que, a diferencia de las convencionales, aprovecha los ciclos de proceso que no usan los diferentes dispositivos informáticos para llevar a cabo operaciones que requieren una gran potencia de procesamiento e involucran una ingente cantidad de información. Con esta tecnología se podría crear un superordenador virtual (de momento con un software específico para cada proyecto) que efectuase operaciones imposibles de realizar por una sola máquina.
El Grid Computing se vale de clusters de servidores conectados a través de Internet, pero que utilizan, en lugar de protocolos habituales como TCP/IP, los desarrollados por la comunidad Globus. Ésta usa tecnologías de código abierto (entre ellas Linux) y se apoya en las siguientes premisas: recursos informáticos agregados (los usuarios de la organización tratarán su infraestructura de TI como un solo ordenador), bases de datos compartidas (las empresas pueden acceder a bases de datos remotas) y trabajo colaborativo (organizaciones dispersas geográficamente trabajarán conjuntamente en un proyecto compartiendo recursos informáticos).
Hay que diferenciar, en todo caso, entre los distintos tipos de grids existentes: cluster (para equipos situados en un una misma localización y en los que trabaja un solo departamento de la organización), campus (para múltiples equipos en una misma organización que comparten uno o más cluster grids, pudiendo estar ubicados una sola localización o en varias) y global (soporte a múltiples organizaciones que comparten recursos de computación). “La tecnología utilizada para campus y cluster grids, que suponen el 95% del mercado actual, ya está madura. Sun Grid Engine está enfocado a cluster grids, de los que ya ha facilitado más de 5.000. Por su parte, Grid Engine Enterprise Edition permite mayores campus grids y cientos de instalaciones en el área comercial son la prueba de que funciona”, explica Cécile Eguizabal, directora de Volume Server Business de Sun Microsystems Ibérica, que afirma que los global grids no se encuentran aún listos, principalmente porque las empresas no se fían todavía de depositar la información de su diseño en Internet. “Esta tecnología tardará todavía unos años en convertirse en un estándar”, asegura esta directiva.

Un término aún poco conocido
Pese a que la necesidad de potencia de cálculo es cada vez mayor en todos los sectores de actividad, el término Grid Computing todavía es desconocido para el gran público, quizás por la saturación de información sobre TI y la profusión de nuevos conceptos. Proyectos como SETI@Home (Search for Extraterrestrial Intelligence), que se centraba en la búsqueda de vida inteligente extraterrestre, o el éxito alcanzado en ciertos círculos por el libro “The Grid” de Ian Foster y Carl Kesselman, han contribuido, no obstante, a la difusión del concepto. En concreto, en esta obra es donde se establece un paralelismo entre la red eléctrica y una red de computación denominada “grid”. La tesis del libro consiste en que la potencia de cálculo se desarrollará de forma similar a la evolución que ha experimentado la energía eléctrica, es decir, que la construcción de la red eléctrica, que une centros de producción y usuarios, ha permitido que estos no tengan que utilizar generadores personales. La idea es que el Grid Computing permita trasladar este concepto al terreno del procesamiento de datos, ya que actualmente, pese al incremento del ancho de banda, no siempre se satisfacen las necesidades de potencia de cálculo y se hace difícil depender de una potencia generada externamente.

Ventajas y obstáculos
El principal beneficio que proporciona el Grid Computing es la accesibilidad a una potencia de procesamiento virtualmente ilimitada, por lo que este tipo de proyectos podría englobar hasta miles de ordenadores. Actualmente se están acometiendo algunos en campos como el del diseño gráfico o la investigación médica. Es destacable, por ejemplo, el que lleva a cabo el Centro de Informática para el descubrimiento de fármacos de la Universidad de Oxford en la lucha contra el cáncer. En este programa se han usado ya más de 50.000 años de potencia de proceso de CPU (con procesador de 1,5 GHz) y participan más de un millón de PC distribuidos por todo el mundo. Está previsto el análisis de alrededor de 3.500 millones de moléculas.
También se han comenzado a dar aplicaciones grid en sectores como el financiero o en los departamentos de I+D de empresas privadas. Las aplicaciones de misión crítica, que conllevan un elevado coste en tiempo de proceso, son precisamente para las que está especialmente indicada este tipo de infraestructura informática.
Asimismo, las PYMES también pueden beneficiarse de ella, ya que con sólo unir 10 ó 20 máquinas en un “cluster grid”, se obtendrá un incremento de las tasas de utilización de estaciones de trabajo y servidores, lo que redundará en un aumento de la productividad, un mejor aprovechamiento de los recursos (hardware y software) y un retorno de la inversión más rápido.
Por otra parte, según un informe de la organización Grid Technology Partners, la implantación de la tecnología grid traerá consigo un cambio en la productividad empresarial tan grande como el generado por Internet en su momento. Esta consultora apoya su afirmación en el hecho de que el Grid Computing tiene un bajo coste, es tecnológicamente simple y no requiere sustitución de equipos. En definitiva, más potencia por menor coste y, en opinión de Ahmar Abbas, director de esta organización, “más barato que una granja de servidores”.
La reducción en las inversiones de hardware y software, y en los tiempos de proceso son, por tanto, las principales ventajas de los sistemas grid. Asimismo, es reseñable la tolerancia a fallos de estas plataformas, ya que si una de las máquinas se “cae”, su tarea se reasigna a otra disponible, con lo que quedaría garantizada la estabilidad del sistema. Hay que destacar también que la introducción de esta tecnología producirá un cambio en la filosofía de trabajo y en el propio desarrollo de las empresas.
De todos modos, el advenimiento de una revolución parece exagerado para algunos: “la palabra revolución nos parece un poco fuerte. Quizás hablar de evolución sería más adecuado, ya que Grid supone una evolución natural de In

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información