| Artículos | 01 SEP 1997

Grabadores CD-R

Tags: Histórico
HP CD-Writer 6020es, Nomai 680.RW, Panasonic CDR 7501, Philips CDD2600, Ricoh MP6200S, Sony CDU 926S, Sony CDU 928E, Teac CD-R50S, Yamaha CDR400t
Oscar G. Peinado.

Si usted se está planteando la adquisición de un dispositivo de almacenamiento masivo debe tener en cuenta las ventajas que le ofrecen las grabadoras de CD-R.

En este artículo le mostramos los principales modelos del mercado.

Las grandes necesidades de almacenamiento actuales hacen imprescindible el uso de un soporte de grabación de alta capacidad. El pasado mes de mayo, PC World dedicaba un artículo al análisis de diversos dispositivos magnéticos y magneto-ópticos de alta capacidad. Pero existe otra opción a tener en cuenta. Las grabadoras de CD-R (un CD-R es un disco virgen que al grabarse se convierte en CD-ROM). Si bien tienen el inconveniente de poder grabar cada disco una sola vez, cuentan con la ventaja del bajo precio de los discos vírgenes (ya se pueden encontrar por unas 600 pesetas) y, más importante, el ser un formato estándar fácilmente utilizable en cualquier ordenador. Además, las grabadoras son cada vez más baratas. Su mayor problema es el que sólo se puedan grabar una vez, por lo que nunca podrán utilizarse como discos de trabajo o para hacer continuas actualizaciones. Para solventar esto ya han aparecido las primeras unidades reescribibles, que también analizamos en esta comparativa. Estas unidades pueden leer CD-ROM y escribir tanto CD-R como CD-RW. En estos últimos es posible escribir 1.000 veces, lo cual es más que suficiente.

Las grabadoras de CD-R se basan en el estándar definido en el Libro Naranja. Para hacer la grabación utilizan un rayo láser de alta potencia que quema ciertas partes del disco, variando así sus propiedades reflexivas. Después, cualquier lector de CD-ROM interpretará estas marcas igual que las creadas por estampación en las grandes series. Hay que distinguir entre el proceso de estampación y el de grabación por láser. El primero es el empleado para grandes series de CD-ROM. Se basa en la creación de un molde metálico con el que, mediante prensas, se da forma al soporte de policarbonato. Este soporte se metaliza con aluminio y se cubre con una laca protectora, conformando los discos grabados que se pueden encontrar en cualquier tienda. Por el contrario, en el proceso de grabación de un CD-R, que es el tema que nos ocupa, partimos de un disco ya hecho. Este disco está formado por un sustrato de policarbonato, una resina transparente que debe ser atravesada por el láser.

A continuación se aplica la capa de grabación, compuesta por una sustancia cuyas propiedades ópticas varían al ser quemada por la luz del rayo de grabación, y que suele ser de Phthalocyanina, un tinte orgánico. Posteriormente se aplica una capa de oro cuya misión es reflejar la luz del láser, como esta capa no se pega a la anterior se aplica encima una laca protectora que tiene tres fines: por un lado unir la capa de oro a la de grabación, además, protege de arañazos al disco, y por último sirve de disipador térmico, para evacuar la gran cantidad de calor que genera el láser. Sobre esta capa se pueden añadir más capas protectoras o la capa de serigrafía, que dará el aspecto final al disco.

En los primeros discos grabables, había que copiar todo el contenido de una vez. Si el disco quedaba a medias, era espacio desperdiciado, pues no podía volver a grabarse. Con la llegada de los discos multisesión, se permite que el contenido se grabe de varias veces. Para ello se crea una zona de entrada (lead-in) y otra de salida (lead-out) en cada sesión. Estas zonas están enlazadas mediante punteros, de manera que es posible acceder a cualquiera de ellas mediante cualquier otra. Para ello, se coloca un puntero al final de cada sesión que apunta al principio de la siguiente. Cuando se graba la última sesión de un disco hay que "finalizarlo" o más coloquialmente cerrarlo. Esto consiste en escribir la tabla de contenidos global y los lead-in y lead-out absolutos, que indicaran al lector que no debe buscar más sesiones.

El inconveniente de usar varias sesiones es el desperdicio de espacio, ya que las zonas de entrada y salida vienen a ocupar unos 15 MB por sesión, de modo que el espacio total del disco se ve rápidamente reducido. Además, al leer los discos se tarda en montar tanto más cuantas más sesiones tenga. Esto hace que, en la práctica, no se usen más de tres o cuatro sesiones, y siempre intentando reducir su número al mínimo posible. Un disco monosesión tiene una capacidad de 658 MB; si se graban 5 sesiones, se reduce a 603 MB; con 10, a 534 MB; con 30, a 258 MB; y con 48 sesiones, el máximo posible, tan sólo quedan disponibles 9 MB para datos.

Por su parte, las unidades reescribibles (CD-RW) se basan en la tecnología de cambio de fase, que permite reutilizar el disco un elevado número de veces. Esta tecnología utiliza un calentamiento del disco hasta una temperatura entre 500 y 700 ºC, con ello funde los cristales de la capa de grabación, que originalmente se encuentran en estado policristalino, y al volver a enfriarse quedan en una fase amorfa, de menor reflectividad que la anterior. Esto produce unos discos con menor reflectividad que los CD normales, por lo que quizás no puedan leerse en algunas unidades. Para reescribir el disco, el mismo haz láser se ajusta a menor potencia, de manera que se produce el reblandecimiento del material pero sin llegar a su fusión. Manteniendo esta temperatura durante un tiempo suficiente, se produce el reordenamiento molecular que conduce nuevamente al estado policristalino.

El único problema es que este proceso degrada paulatinamente el material, de modo que la vida de los discos no es infinita, y sólo admiten un numero limitado de grabaciones. Sin embargo, este número es lo suficientemente alto para que no haya que preocuparse por ello. El mínimo es unas 1.000 grabaciones, y algunos fabricantes aseguran que son posibles cifras mayores. El precio de los discos reescribibles es aproximadamente 5 veces superior al de los CD-R, pero las grabadoras pueden utilizar ambos, por lo que no es necesario comprar demasiados discos CD-RW. Ya se pueden encontrar equipos de Ricoh y Nomai (el mismo en realidad), y para cuando este leyendo este articulo también será posible adquirir los modelos de Philips y Yamaha.

El equipo necesario

Para grabar un CD no basta con tener una grabadora. Es necesario un ordenador algo especial. En primer lugar, diremos que los requisitos mínimos indicados por la OSTA (Optical Storage Technology Association) para grabar a 2x, se limitan a un 386 con controladora SCSI que soporte transferencias de 600 KB/s como mínimo, disco duro sin recalibración térmica y 4 MB de RAM. Como se puede ver, no es nada demasiado fuera de lo habitual. Lo único que se sale un poco de lo normal es el disco duro. ¿Qué es eso de la recalibración térmica? La mayoría de los discos duros necesitan reafirmar sus datos, debido a que por el calentamiento natural que se produce al funcionar podrían perder información. Cuando se hace esto, el disco deja de enviar información, lo cual puede dar al traste con la grabación del CD. Para evitarlo se utilizan discos de los empleados en aplicaciones multimedia, que posponen esta operación si el disco se esta utilizando de forma intensiva.

Sin embargo, la recomendación de la OSTA es que se utilice un Pentium con controladora SCSI PCI, disco duro de al menos 2 GB sin recalibración térmica y 12 MB de RAM. Esto permitirá grabar a 4x sin problemas. Los ordenadores no suelen incluir tarjeta SCSI habitualmente, por lo que si es su caso deberá adquirirla. Si también tiene que comprar el disco duro, elija un modelo SCSI, que proporcionan las mejores velocidades de transferencia. No obstante, puede evitar el uso de dispositivos SCSI, pues hay algunos modelos de grabadora para bus IDE. Y es que, las últimas especificaciones para este bus permiten velocidades suficientes para grabar sin problemas. En ese caso deberá instalar los controladores Bus Master. Estos controladores liberan al microproces

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información