| Noticias | 30 OCT 2008

Google, Yahoo y Microsoft, juntos contra la censura

Google, Yahoo y Microsoft, junto con diferentes grupos defensores de los derechos humanos han anunciado un código de conducta común relativo a la libertad de expresión y a la protección de la privacidad on-line.
Paula Bardera

De la mano de esta nueva organización, denominada Global Network Initiative, las compañías podrán establecer sus propios principios para la realización de negocios en países que restringen la libertad de expresión on-line. Entre los participantes de esta iniciativa se encuentran organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos y de la responsabilidad social, tales como Human Rights First, World Press Freedom Comitee y Human Rights Watch.

Las tres compañías y más de una docena de grupos han presentado la nueva organización y el sistema que defenderá y que ha sido negociado basándose en el trabajo conjunto de todos los implicados a lo largo de los últimos dos años. “Creemos que actuando juntos –con otras compañías y grupos de inversores- tendremos más posibilidades de modificar el comportamiento de los gobiernos que si lo hiciéramos de manera individual”, ha explicado Robert Mahoney, subdirector de Comittee to Project Journalists.

Google, Yahoo yMicrosoft dominan el mercado de los buscadores de Internet y también alojan blogs, servicios de correo Web y fotos que son utilizados en todo el mundo, lo que les sitúa en una posición poderosa para poder influir en el descubrimiento y discusión de la información. Sin embargo, los defensores de los derechos humanos y otros críticos les han acusado de abusar de su posición dominante para ayudar a la censura en determinados países, editando los resultados de las búsquedas o proporcionando información sobre la identidad de periodistas, bloggers y otras personas críticas a las políticas gubernamentales de estos países. 

Global Network Initiative ha publicado un conjunto de directrices con el fin de que las empresas las sigan cuando se enfrenten a requerimientos gubernamentales de censura de información de la Web o de revelación de identidades de usuarios. Se trata del primer paso en un proceso que pretende ir poco a poco ayudando a las compañías a lidiar con los asuntos de censura gubernamental. Se centrarán en trabajar juntos para crear mejores respuestas a las demandas de los gobiernos, tal y como explica Colin Maclay, director ejecutivo del centro Berkman para la sociedad e Internet de la escuela de leyes de la Universidad de Harvard, quien matiza que, “lo cierto es que nadie en el mundo tiene la respuesta a estos problemas y que, incluso, no hay una única respuesta a las mismas”.

Las guías de actuación de la organización apelan a las compañías de Internet a que evalúen el impacto de los derechos humanos en las peticiones que les hagan los gobiernos y que les pidan que sigan los procesos legales establecidos cuando pretendan restringir la libertad de expresión.

Un nuevo sitio Web creado para la iniciativa, globalnetworkinitiative.org, ofrece información tanto sobre el grupo como sobre sus directrices, según ha explicado Leslie Harris, presidente y CEO de Center for Democracy and Technology (CDT), una de las organizaciones que coordina el proyecto.

Estas líneas directrices permitirán a las compañías de Internet centrarse en los derechos humanos y les facilitarán la apertura de procesos internos para su posible revisión externa, explica Michael Samway, responsable de Yahoo. Los grupos implicados en la iniciativa han debatido sobre la posibilidad de crear equipos de trabajo internos que se ocupen de los derechos humanos, además de temas legales y de negocios. “Estamos hablando de fusionar las decisiones empresariales con el análisis de los derechos humanos”, concreta Samway.

Eso sí, aún queda por ver si el código de conducta realmente podrá marcar una diferencia en el comportamiento de las compañías. Un documento de Microsoft creado el pasado 24 de octubre trataba sobre el tema, afirmando que la compañía continuará cumpliendo las normas locales considerándolas en los resultados de sus búsquedas y en las entradas de los blogs.

Preguntado sobre si las compañías miembros podrían considerarse responsables si no siguieran estas líneas de actuación, el presidente de Human Rights First, Mike Posner, declaró que los miembros de la iniciativa trabajarán de diferentes modos para que grupos independientes puedan revisar sus decisiones. “Cada una de las compañías participantes han estado de acuerdo en someterse a sí mismas, si fuera necesario, a evaluación de externos a todos los niveles”.

Un crítico a esta propuesta ha planteado objeciones en torno a la objetividad de los miembros de esta iniciativa. CDT y el Centro Berkman, los coordinadores de todo este movimiento, han recibido fondos de Microsoft y Google, y en el caso de CDT, también de Yahoo, tal y como revela Jeffrey Chester, director ejecutivo del grupo de abogados privados del centro para la democracia digital. Estos fondos “elevan cuestiones sobre la integridad del proceso”, según Chester, quien sugiere que deberían ser grupos independientes los que lideraran esta iniciativa. “Es un tema de vital importancia estar en manos de grupos que tienen libres las manos”.

La participación en el pasado deMicrosoft en la censura es un elemento que ha sido criticado en diferentes ocasiones por Human Rights Watch, organización que publicó un informe en 2006 denominado “Race to the Bottom: Corporate Complicity in Chinese Internet Censorship”. Este estudio también criticaba a Skype por su política de censura de determinadas palabras en chats on-line utilizando un software de mensajería instantánea desarrollado por su partner chino Tom Online. A principios de este mes, se demostró que el software también estaba almacenando detalles de los chats censurados en un servidor en China, aunque los portavoces de Skype hayan negado tener conocimiento alguno al respecto.

Google también ha censurado resultados en su motor de búsqueda cuando los gobiernos así se lo han pedido. El año pasado recomendó votar contra una propuesta de sus accionistas que proponían que la empresa se resistiera a la censura y notificara a sus usuarios cuando los gobiernos les hayan solicitado censurar los resultados. La propuesta fue denegada.

Yahoo, por su parte, ha sido criticada por defensores de los derechos humanos y por legisladores estadounidenses por su papel en el arresto en 2004 Imprimir Subir

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información