| Artículos | 01 NOV 2007

Gestión remota de usuarios por VNC. NetOp Remote Control 9.0 vs Radmin 3.0

Tags: Histórico
Alfonso Casas.

Muy utilizados en las grandes compañías, los servicios de acceso remoto son programas que siempre han permitido resolver incidencias en los equipos de forma remota y tomar el completo control del sistema por parte del administrador. Ahora, incorporan nuevas funcionalidades y potencian las herramientas de comunicación y transmisión de ficheros.

Los servicios de acceso remoto comienzan a ser reconocidos por su potencial para la continuidad de cualquier negocio, ya que utilizan tecnología de captura de pantalla para brindar la posibilidad de gestionar otros ordenadores de forma remota mediante cualquier conexión a internet o estructura de red. Hasta hace bien poco, sus mayores éxitos correspondían al mercado de usuarios profesionales, departamentos de soporte técnico o los denominados Call Center. Es ahora cuando su utilización se ha extendido en mayor medida, con un catálogo más amplio de las versiones comercializadas por la mayoría de fabricantes.
Estos programas siempre han sido muy eficientes para permitir que los administradores puedan resolver desde cualquier lugar problemas surgidos con los equipos que forman parte de una red. A medida que los negocios se expanden y abren nuevas sedes distribuidas por diferentes zonas geográficas, la capacidad de dicho software debe ser mayor, implementando herramientas más potentes que permitan ofrecer el soporte al mismo nivel que lo hacía anteriormente. La seguridad de estos programas debe primar por encima de todo para impedir el control de terceras partes y, a su vez, la funcionalidad exigida por los administradores debe ser cada vez mayor, independientemente de su plataforma.
A continuación, desvelamos cómo se comportan dos de las soluciones más utilizadas actualmente en el mercado. Utilizarlos como formación de usuarios cuando se migra a un software nuevo o se implanta una nueva aplicación a manejar en la empresa, puede resultar muy económico y ahorrar una considerable cantidad de dinero. 

NetOp Remote Control 9.0
Está formado por dos componentes principales, denominados invitado y anfitrión, a pesar de que también cuenta con una serie de módulos adicionales a los que nombra como “Gateway” para enrutar el tráfico entre diferentes dispositivos de comunicación, “Name Server” con capacidad para conectar los módulos a través de redes segmentadas, y “Security Server” que actúa como un servidor de seguridad central para administrar la seguridad de acceso de los invitados procedentes de múltiples Host.
La versión anfitrión es la que se instala en los equipos, con posibilidad de hacerlo de forma centralizada, utilizando la herramienta de implantación de NetOp, que a diferencia de Radmin 3.0, incluye soporte para todas las modalidades de Windows, Mac OS X, Linux e incluso Solaris. Esto es algo que ya implementara hace años Danware allá por la versión 7.5. En este sentido, la plataforma ofrece un soporte excelente, ya que a lo mencionado hay que añadir el soporte de versiones Windows Mobile con controles ActiveX para el control remoto basado en navegador desde cualquier dispositivo que lo soporte.
Sus opciones de seguridad han evolucionado con el paso del tiempo, adaptándose mucho mejor a las necesidades actuales de los usuarios. Los invitados no permiten el acceso directo, con lo que obliga a la introducción de una clave, aunque puede optarse por dejar que el cliente la recuerde para no tener que introducirla al inicio de cada nueva sesión.
Los administradores más exigentes con los sistemas de seguridad encontrarán interesante el módulo opcional Security Server, el cual ofrece soporte para autenticación de dominios de Windows Server, así como del Active Directory, con posibilidad de establecer igualmente niveles de acceso por grupos.
Las posibilidades que ofrece son muy completas y, gracias a que la interfaz principal de invitado mantiene todas las opciones bien ordenadas mediante la típica disposición de carpetas con pestañas, resulta sencillo su manejo a pesar de que los usuarios no estén familiarizados con el producto.
Basta llevar a cabo un escaneado de la red para localizar a todos los anfitriones. Es posible elegir uno de la lista de nodos conectados e iniciar una sesión de control remoto o transferencia de archivos. En este sentido, el botón derecho del ratón ahora contempla menús contextuales muy interesantes para iniciar una comunicación instantánea y toda una serie de opciones relacionadas con la transferencia de archivos.
Aunque el producto está muy orientado a utilizarse dentro de una amplia red local, NetOp Remote Control soporta un amplio rango de métodos de conexión. También es posible crear diferentes perfiles de conexión, manteniendo una extensa agenda para la administración de los anfitriones directamente desde el botón de selección. El control remoto, la transferencia de archivos y las utilidades para mantener un chat son las funciones más demandadas de la lista, aunque también aparecen en el menú otras muy interesantes, como la posibilidad de realizar detallados inventariados de hardware y software.
Como dato adicional, el acceso mediante navegador está garantizado a cualquier equipo que ejecute el software anfitrión. El invitado ejecuta el control ActiveX incluido, introduce la dirección IP del anfitrión y lo controla remotamente. A la hora de manejar distintas redes VPN dentro de una organización, es posible controlar las conexiones de comunicaciones de red bajo direcciones MAC o IP específicas. A su vez, es posible seleccionar diferentes tipos de encriptado de 256 bits en el usuario invitado y en el gateway de conexión. También contempla otra serie de medidas más directas y seguras, como la posibilidad de implementar tarjetas inteligentes a los usuarios para la autenticación. 


En lo que respecta al apartado de pruebas, revela unos factores interesantes, como son la velocidad de transferencia entre dos equipos remotos, utilizando una red Ethernet de 100 Mbps, así como la velocidad con la que se lleva a cabo una actualización de programa en todos y cada uno de los equipos que forman parte de la red. Utilizando el mismo conjunto de archivos de prueba, realizamos una transferencia de 570 MB desde el puesto cliente hacia el invitado, con una velocidad en la transmisión de 169 segundos.
La nueva versión ha mejorado los accesos desde dispositivos móviles para la gestión de los equipos, con el fin de facilitar la labor al administrador. Es mucho más escalable y seguro, con transferencia de archivos simultánea a la labor de captura de pantalla o cualquier otra gestión llevada a cabo por el supervisor. En definitiva, de los dos analizados, resulta ser el más indicado para lo que son las tareas de soporte remoto dentro de una gran compañía. Las pruebas llevadas a cabo en lo relacionado con la transferencia de archivos fueron bastante rápidas. Además, el registro de eventos lleva a cabo un seguimiento de la actividad de sesiones, la cual queda almacenada en un a

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información