| Artículos | 01 SEP 1997

Futuro y tendencias en la programación

Tags: Histórico

La informática en general y la programación en particular está cambiando a un ritmo vertiginoso. Descubra con nosotros hacia dónde se dirige la programación y cuáles son las apuestas de futuro de las compañías más importantes del sector.

Al comienzo de la era informática, los programadores dedicaban más esfuerzos en la codificación de los programas que en el planteamiento del programa propiamente dicho. Esto se debía fundamentalmente a que las herramientas de programación que existían en la época se limitaban a unos artificios que perforaban tarjetas dónde se almacenaba el código. El método prueba/error era el que imperaba, y los programas se reducían a unas cuantas instrucciones en lenguaje máquina destinadas a realizar poco más que multiplicaciones de números en coma flotante.

En pocos años todo evolucionó deprisa, primero fueron los compiladores en línea de comandos, que hoy en día en algunos sistemas aún se utilizan (Unix), y más tarde, de la mano de Borland se llegó al primer entorno integrado, donde el editor de código fuente y el compilador se encontraban dentro del mismo interface. Las herramientas destinadas a facilitar el trabajo a los programadores evolucionaban de tal forma, que ya era posible dedicar más tiempo al análisis del programa que a la codificación propiamente dicha.

Mientras la expansión de la informática se convertía en un hecho, los programadores focalizaban todo su esfuerzo en realizar programas cada vez más fiables y cada vez más fáciles de utilizar por el usuario. Sin embargo, en esta época los sistemas que imperaban eran monolíticos, y el programa funcionaba en un ordenador de forma independiente, pues de momento, era lo que existía a escala masiva. Poco a poco la idea de Bill Gates fue proliferando y la frase en cada casa un ordenador se ha ido convirtiendo con el paso del tiempo en una autentica realidad. Las pequeñas y medianas empresas han visto como han pasado de tener un único ordenador personal a tener varios para realizar diferentes tareas. La necesidad de unir todos ellos fue un problema que se resolvió con la implementación de las redes locales, que de una forma u otra permitían utilizar a todos los usuarios de la empresa, todos los recursos informáticos que en ella existiesen, sin necesidad de moverse del asiento. Los programas monolíticos continuaron siéndolo, pero ahora, se daba la posibilidad de acceder a bases de datos que no tenían por qué residir en el ordenador local. Aquí comenzó la era de la arquitectura cliente/servidor, hoy día aún vigente y dueña de la gran parte de los sistemas informáticos. Sin embargo, incluso hoy en día, la mayoría de los programas son monolíticos, y aunque pueden acceder a bases de datos remotas, el conjunto del programa se aloja y ejecuta dentro de la misma máquina local.

La masiva expansión de Internet que se ha producido dentro del sector empresarial (y también del sector doméstico, pero en menor medida), ha venido a precipitar un acontecimiento que se preveía. Después de tener varios ordenadores y conectarlos todos ellos, el siguiente paso era conectar entre sí las redes de las empresas, de forma que la información disponible no sólo se reduzca a la existente dentro de la empresa donde se trabaja, sino que se amplíe en la medida que lo permitan el resto de las empresas conectadas a la red común (Internet).

Este es el momento actual. Las empresas están uniendo sus redes locales a Internet, para así formar una gran aldea virtual donde todos estamos unidos con todos de forma digital e interactiva.

De forma paralela a esta expansión, los programas pasaron de ser bloques unitarios a ser programas modulares. Con la llegada e implantación masiva de la programación orientada a objetos (OOP) las viejas librerías de código fuente fueron dando paso a otro tipo de tecnología, donde la unidad mínima se denominaba objeto. Así era mucho más sencillo construir programas, ya que terceras compañías desarrollaban objetos suficientemente probados y listos para ser utilizados. Estos objetos fueron evolucionando hacia sistemas cada vez más completos y fáciles de manejar e integrar. El resultado son los componentes.

Un paso hacia el futuro

En el momento actual, y desde hace muy pocos años, los programadores utilizan componentes para desarrollar sus propios programas. La existencia de miles de estos componentes, cada uno de ellos especializado en un problema concreto, hace que los programas cada vez sean más fiables y completos. Además, la denominada componentización de los programas está consiguiendo que la tarea de los programadores se limite a poco más que a establecer los enlaces entre los diferentes componentes que lo forman.

Sin embargo, en el momento actual se continúa conservando gran parte de la arquitectura monolítica de los programas pues, aunque son modulares, todos los componentes se encuentran en el mismo ordenador local.

El gran paso que se está dando en la actualidad con miras hacia el futuro, consiste en permitir que cada componente pueda residir en un ordenador diferente, y que al igual que existen servidores de archivos, puedan existir servidores de componentes. Esto trae consigo muchas ventajas, aunque como es lógico, también trae algunos inconvenientes, todo ello lo veremos a lo largo de este especial de programación.

Por lo tanto, vemos que existen dos frentes abiertos en los que se está trabajando duro. El primero de ellos consiste en establecer un puente entre la arquitectura cliente/servidor y la nueva arquitectura orientada a la Web surgida a partir de Internet. El otro frente es el citado en el anterior párrafo, consistente en formar aplicaciones basadas en componentes remotos. Todo ello conduce hacía el gran idealismo de la Informática Distribuida, que también analizamos con detalle dentro de este especial.

Un factor clave: las compañías

Después de este breve y resumido recorrido por la historia de la programación, el futuro depende en gran medida de las compañías que se dedican a fabricar herramientas que facilitan la vida al programador. Estas compañías, además de ofrecer nuevas herramientas de programación, también introducen nuevas tecnologías que los programadores utilizamos y utilizaremos en el futuro. Por este motivo, el momento actual y el futuro de la programación depende, en gran parte, de las empresas clave dentro del sector de la programación.

Dentro del mundo del PC, y más concretamente, dentro de las plataformas Wintel, dos compañías absorben un porcentaje muy elevado de la cuota de mercado: Microsoft y Borland. Sin embargo, una compañía vinculada tradicionalmente a grandes entornos Unix, está estableciendo el puente entre las nuevas tecnologías que se desarrollan en entornos Wintel (fundamentalmente, Windows NT) y los entornos Unix. Esta compañía es Software AG y su migración de la tecnología DCOM a sistemas Unix, así como su herramienta de programación NATURAL y la familia EntireX, hacen que Software AG se haga un hueco importante dentro del mundo de la programación actual en el PC.

Dado que la postura que adopten estas compañías en la actualidad será decisiva para el futuro de los programadores, a continuación se examina cuál es la estrategia de futuro de las tres compañías mencionadas y se hace un repaso de los productos que nos ofrecen o nos ofrecerán en breve.

Borland

Desde queTurbo Pascal comenzó a ser una de las herramientas más utilizadas en entornos PC, Borland ha tenido un papel decisivo en la evolución de la programación. Borland decidió cambiar su estrategia para dedicarse únicamente a su mercado principal, el de los lenguajes de programación, abandonando el mercado de ofimática, marcando así en gran medida las pautas del mercado de la programación.

Hay que recordar que Borland fue una de las compañías que más esfuerzos dedicó en establecer la Programación Or

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información