| Artículos | 01 NOV 2001

Formación basada en web (II)

Tags: Histórico
Rodolfo de Benito.
En este artículo revisaremos las claves del diseño de un material didáctico multimedia de calidad para un curso integrado en un entorno virtual de aprendizaje. Conozca desde un punto de vista práctico los pasos más importantes de su desarrollo.

Continúe leyendo este artículo y conocerá los pasos a seguir para crear el material didáctico multimedia de un curso de informática básica para la Web. Recordemos dónde habíamos dejado en la entrega anterior al hipotético Sr. Pérez –ver PC World nº 180-. El Sr. Pérez, jefe de recursos humanos de una empresa, se había propuesto utilizar WBT para proporcionar una formación básica en informática a los nuevos empleados. Y tuvimos la ocasión de abordar cuestiones generales del curso WBT tales como el equipo humano necesario para su implementación, las fases de desarrollo, la importancia del diseño formativo y los factores clave a tener en cuenta en el planteamiento. Por lo tanto supondremos que ya tenemos elaborado el diseño formativo del curso incluyendo: los objetivos generales y específicos del mismo, la tipología de actividades, la temporalización y los criterios y estrategias de evaluación de los aprendizajes. Ahora es el momento de ocuparnos del material didáctico en sí.

Estándares de desarrollo de contenidos y EVA
Antes de introducirnos de lleno en el material didáctico (MDM) tendríamos que tener en cuenta que existen varias instituciones trabajando en estándares a seguir en el desarrollo de MDM y entornos virtuales de aprendizaje (EVA). Estas especificaciones o recomendaciones promovidas por diferentes organizaciones internacionales pretenden posibilitar la reutilización de contenidos y hacerlos independientes de la plataforma de teleformación o EVA utilizado. Si esto se consigue, la formación basada en Web recibirá el empujón definitivo para lograr una mayor difusión.
Como acabamos de ver, sería conveniente que la herramienta que utilicemos para el desarrollo de los contenidos contemple o satisfaga alguna de estas propuestas de estándar. Para hacernos una pequeña idea citaremos a continuación y comentaremos brevemente las más destacables:
Aviation Industry Computer-Based Training Committee (AICC). Esta asociación internacional materializa sus trabajos en las AICC Guidelines and Recommendations (AICC AGRs). Es decir, las líneas maestras y recomendaciones para el desarrollo, distribución y evaluación de las tecnologías empleadas en formación. Éstas se dividen en nueve categorías y la asociación ofrece certificación para aquellos productos, entre ellos las herramientas de autor, que cumplan las especificaciones recogidas en dos de ellas (AGR-006 y AGR-010). Por ejemplo, como puede ver en la Figura 1, la herramienta de autor Macromedia Authorware es uno de esos productos certificados.
Advanced Distributed Learning (ADL). Financiada por el Gobierno de los EEUU con la misión de facilitar el desarrollo de contenidos de carácter formativo y utilizar las nuevas tecnologías para su distribución. En concreto el proyecto SCORM, iniciado en 1997, ver Figura 2, se centra en el e-learning y certifica aquellos contenidos, herramientas y sistemas que cumplen sus especificaciones. El programa Authorware de Macromedia está capacitado para comunicarse con sistemas de administración del aprendizaje para el seguimiento de datos que cumple las especificaciones marcadas por ADL
IEEE Learning Technology Standards Committee (IEEE LTSC). Esta organización tiene como objetivo desarrollar estándares, prácticas recomendadas y directrices para la implementación de componentes software, herramientas, tecnologías y métodos de diseño que faciliten la elaboración, distribución, mantenimiento e interoperatividad.
IMS Global Learning Consortium (IMS). Encamina sus especificaciones y proyectos a un amplio espectro de ámbitos de aprendizaje, desde escuelas y universidades hasta empresas. Las especificaciones disponibles contemplan entre otras cosas: empaquetado de contenido en unidades interoperativas y distribuibles, meta-datos e interoperatividad de preguntas y respuestas.
No debemos olvidar que el uso de estándares en el diseño de un MDM lleva aparejada una serie de beneficios:
- Minimizar los costes y tiempos de producción.
- Minimizar los costes derivados de la adaptación de contenidos a diversas plataformas.
- Proporcionar una amplia biblioteca de materiales didácticos reutilizables.
- Proporcionar informes que permitan un mejor control sobre el uso y los resultados.

Material didáctico multimedia y EVA
En ocasiones, hablando de formación basada en Web, se confunde el material didáctico utilizado en una acción formativa con el entorno utilizado para impartirla. En formación presencial esa distinción está muy clara: una cosa es el libro de texto y otra el aula donde se imparte la clase. En WBT el libro de texto es el material didáctico multimedia y el aula suele estar integrada en un entorno virtual de aprendizaje.
El MDM integra los objetivos, plan de trabajo, contenidos y actividades necesarios para facilitar al estudiante la construcción del conocimiento. Por otro lado el EVA aporta la infraestructura y el espacio no físico para que la acción formativa pueda desarrollarse y para que los agentes que intervienen en el proceso puedan interactuar. Cada uno de ellos, EVA y MDM, tiene sus funcionalidades características y es imprescindible tener claro a quién corresponde cada una de ellas a la hora de diseñar el material didáctico.
Normalmente un entorno virtual de aprendizaje agrupa estos tipos de funcionalidades: de comunicación, de gestión, de servicios y de formación.
Las pertenecientes al grupo de comunicación pueden ofrecer: correo electrónico, foros de debate, tablones de anuncios, cafetería virtual; en definitiva, herramientas de comunicación síncronas y asíncronas.
Las funcionalidades de gestión se encargan de: tramitar las matrículas de los alumnos, autenticación de usuarios, consulta de expedientes, expedición de diplomas, información general; es decir, conforman el canal entre el estudiante y la administración del centro.
En cuanto a las funcionalidades de servicios (ver Figura 3) pueden aglutinar: biblioteca digital, agenda, herramientas de creación de contenidos, etc.
Por último, las funcionalidades de formación se encargan, por ejemplo, de facilitar los medios para que puedan crearse grupos reducidos de trabajo con espacios compartidos para intercambio de archivos y otros servicios comunes. En la siguiente entrega de esta serie de tres artículos nos centraremos más en el entorno virtual de aprendizaje y comentaremos en detalle sus funcionalidades.

Modelo de MDM
Conocidas ya las diferencias entre un material didáctico y el EVA en el que se integra, continuaremos con el supuesto práctico que nos ocupa en este artículo, un curso de informática básica para la Web, e indicaremos el modelo del material didáctico que podríamos seguir. Éste viene determinado por los factores siguientes:
La acción docente. Será llevada a cabo por un consultor/tutor que se encargará de orientar, facilitar, motivar, promover, dinamizar, proporcionar feedback a las actividades evaluables, evaluar y resolver las dudas de los estudiantes. También tendrá que proponer un calendario de actividades a los alumnos basándose en la guía de ap

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información