| Artículos | 01 SEP 2003

Firma electrónica: queda mucho por hacer (y II)

Tags: Histórico
Piedad Bullón.
La oferta de servicios en línea a los ciudadanos es hoy la piedra de toque de la estrategia de Administración Electrónica. Forma parte de una orientación que viene de la Comisión Europea -es el punto crucial del nuevo plan eEurope 2005- y ha sido adoptada por el Gobierno central, pero todavía recibe una atención desigual por parte de las autoridades autonómicas. La nueva ley de firma electrónica podría dar un vuelco a la situación, pero sólo si se cumplen otras condiciones. En esta segunda parte se analizan los servicios online que ocho autonomías, entre ellas las más ricas, prestan a sus ciudadanos.

- Cataluña: de espaldas a la FNMT
La Generalitat de Catalunya provee un buen ejemplo de que el primero de los servicios en línea que los ciudadanos pueden esperar de una administración es información sistemática y bien ordenada. El portal de atención ciudadana Cat365 (www.cat365.net/Inici/Ciutadans/) es, en esta medida, un modelo a imitar. La posibilidad de concretar determinadas transacciones reside, a veces, en el mismo portal o en otros especializados. Un ejemplo: el Servei Catalá de la Salut (www10.gencat.net/catsalut/cat/serveis.htm), que ofrece una gama de servicios interactivos limitada pero muy útiles: solicitud de tarjeta sanitaria (sólo renovación), consulta de datos personales, así como una guía de centros de atención primaria y la gestión de cambio de médico y programación de visitas. La información actualizada sobre listas de espera no es otra prestación en línea.
Bajo el epígrafe Fes-ho in linia el portal facilita enlaces con otras gestiones que deben hacerse ante la Administración General del Estado o la Generalitat. Es posible, sin ir tan lejos, consultar expedientes por sanciones de tráfico o el estado de pago de una deuda a la administración. O solicitar una licencia de pesca deportiva. Pero, si bien se mira, se trata en todos los casos de prestaciones con interactividad limitada. Para llegar a otro estadio les falta un mecanismo de autenticación del usuario.
Lo mismo ocurre con las empresas; para ellas, el menú de servicios en línea es corto y se reduce a la descarga de modelos tributarios (www.gencat.net/economia/tributs). Nada indica que la Generalitat tenga la tentación de adoptar los certificados electrónicos emitidos por la FNMT; más bien cabe suponer que, en virtud de sus planteamientos competenciales, espere la sanción de la nueva norma legal para constituirse en Autoridad de Certificación en su propio ámbito territorial.

Extremadura: las mejores intenciones
Una de las primeras CCAA en dar información a través de su sitio web (www.juntaex.es), la Junta de Extremadura, ha empezado a hacer evolucionar su servidor hacia la atención en línea al ciudadano. Desde 2000 funciona un servicio de información administrativa que recibe consultas sobre subvenciones, becas, quejas y sugerencias, además de una guía legislativa y una bolsa de trabajo (simplemente introduciendo el DNI).
De cara al futuro, los documentos publicados por la Junta prometen “una reinvención total del portal institucional para convertirlo en la puerta de entrada y de referencia de los navegantes, a la hora de acceder a la red. El nuevo portal debería integrar en su forma digital todos y cada uno de los servicios que la Junta de Extremadura tiene disponibles físicamente para los ciudadanos, implementando progresivamente una administración en línea acorde a las características de la región”.

Galicia: integrar es la clave
La Xunta de Galicia presume de ser la primera administración autonómica que, en 2001, puso en marcha la tramitación de expedientes a través de Internet, y mediante tarjeta electrónica. Esta experiencia permite remitir los partes de accidentes laborales con o sin baja y de enfermedades laborales por parte de las Mutuas. Pero para llegar realmente a los ciudadanos era imprescindible la integración con las administraciones locales. Esto se ha iniciado con la creación de un portal de los concellos, Eido Local (www.eidolocal.com) desde el que se pueden tramitar ya unos 40 procedimientos administrativos.
Estos servicios de tramitación entre ambos niveles de las AAPP requieren la autenticación del usuario, que se acredita a través de certificados digitales de Clase 2CA de la FNMT, que garantizan la confidencialidad e integridad de la información, así como que la transacción es irrenunciable.
La puesta en práctica de estas iniciativas exige, por un lado, condiciones tecnológicas que no se implantan de la noche a la mañana, y también la elaboración del necesario entramado legal. El último paso hasta ahora ha sido la publicación de un Registro Telemático, que permitirá la presentación de documentos ante la Xunta a través de la Red. Actualmente se trabaja en la implantación de un nuevo servicio, Siplex, que es un sistema informático abierto a Internet para la gestión de la contratación administrativa por medios telemáticos, desde la licitación hasta la firma del contrato.
Pero hasta aquí se trata de servicios online que guardan cierta distancia con los ciudadanos de a pie. Por ello es reseñable el proyecto de Personalidad Administrativa Digital (PAD), con el que se trata de recoger en un sistema aquella información y documentación sobre el ciudadano que permita a éste interactuar electrónicamente con la administración. Así se espera eliminar una de las barreras actuales, como es la presentación de documentación adicional (casi siempre certificados). La Xunta tiene firmado un convenio con la FNMT que la habilita para utilizar sus certificados digitales, además de convertirla en autoridad registradora delegada.
Pero uno de los muchos problemas que aún debe superar la Administración electrónica se plantea cuando un procedimiento requiere la presentación de documentos adicionales. La PAD resolvería la cuestión cuando esos documentos sean generados por la propia administración autonómica, pero no si proceden de otros niveles, típicamente situados en la administración central (Hacienda, Seguridad Social). Mientras esta integración no sea efectiva, la implantación de la firma electrónica en el ámbito autonómico será insuficiente.

Madrid: incorporación gradual
Un plan estratégico de simplificación de la gestión administrativa es la referencia obligada de todo lo que en materia de administración electrónica ha hecho la Comunidad de Madrid desde 2001. Hasta el momento, los trabajos han concluido el rediseño de procedimientos y, desde diciembre de 2002, se ha iniciado la tramitación de unos 400 de ellos en un registro telemático, con uso de firma electrónica por parte del ciudadano.
Dentro del sitio web www.coma drid.es se llega al portal de información y servicios al ciudadano, coloquialmente llamado 012 Online (gestiona madrid.org/psga_gestiona/). Allí, aparte de una guía de servicios bien estructurada, se puede acceder a la consulta de expedientes y de pagos, a una guía de impresos con función de descarga en PDF. Es inminente la implantación de un servicio de pagos online asociados a determinadas gestiones administrativas, previéndose que el primer caso será la liquidación periódica de impuestos relativos al juego. Más adelante se pondrá en práctica el pago d

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información