| Artículos | 01 ENE 2000

Estado actual del COBOL

Tags: Histórico
El efecto 2000 ha dado un nuevo empuje a uno de los lenguajes que más importancia han tenido en el desarrollo de los sistemas empresariales
Andrés Montes.
En este artículo le presentamos el estado actual y el futuro del lenguaje que revolucionó los sistemas de información empresariales. Aunque se podría suponer que prácticamente había desaparecido, nada más lejos de la realidad.

Es muy probable que muchos lectores se sorprendan al encontrar un artículo sobre Cobol. Es más, algunos pensarán que es algo nuevo y revolucionario con lo que una vez más nos sorprende el apasionante mundo de la informática y la tecnología. Evidentemente no es así. Cobol es algo más, mucho más. Se trata de un lenguaje de programación que ha sido capaz de mantenerse con nosotros desde el inicio de la informática hasta nuestros días, y no tiene ninguna intención de abandonarnos.
Para empezar a hablar de Cobol, hay que remontarse muchos años, concretamente unos 40. En esa época cada ordenador era concebido y creado con su propio sistema operativo y de programación. Nació por el deseo de desarrollar un lenguaje de programación que fuera aceptado por cualquier marca de ordenador, y fue en mayo de 1959 cuando en Estados Unidos se reunió una comisión denominada CODASYL (Conference On Data System Languages), integrada por fabricantes de ordenadores, empresas privadas y representantes del Gobierno, donde se dieron las primeras ideas de COBOL (Common Business Oriented Language). En un primer momento se llamó COBOL-60 a ésta versión por ser ese el año en que vio la luz.
A partir de aquí, apoyado por las sugerencias de los usuarios y expertos, su evolución no paró hasta que en 1968 y posteriormente en 1974, se dieron las primeras versiones consideradas estándar, que fueron conocidas como Cobol Ansi.
Puestos en antecedentes veamos por qué era y es tán grande la importancia del Cobol como lenguaje de programación.
Si nos fijamos en lo que significa el nombre, “lenguaje común orientado a los negocios”, pronto podremos comprender que la verdadera misión de este lenguaje es utilizarlo para la gestión y administración de las empresas. Y eso implica mucho, porque da igual a qué actividad se dedique una empresa, pues en ella siempre habrá un departamento de gestión, y serán necesarios unos programas de gestión para hacerla funcionar.
Al principio, los mainframes eran los ordenadores escogidos por las grandes corporaciones, sobre todo las del sector financiero, con sus propios sistemas operativos y sus propios compiladores de Cobol. Estos fueron afianzando al Cobol como un lenguaje perfecto para conseguir sus propósitos por su robustez, su fiabilidad y su perfecta adaptación a las necesidades de gestión.
Cuando los sistemas operativos empezaron a independizarse de las máquinas, fue cuando los fabricantes de compiladores Cobol comenzaron su expansión.
Así empresas como Liant, Acucorp, Merant, Fujitsu, Nigsun, IBM o Computer Associates, unas más antiguas, otras más modernas, nos permiten a los programadores hoy en día seguir programando con éste lenguaje, y que nos sintamos ilusionados con el futuro.

El lenguaje
Cobol es un lenguaje compilado. Es decir, consta de un código fuente perfectamente legible y adaptado a unas normas, que se puede realizar con cualquier editor de textos y un código objeto (compilado) dispuesto para su ejecución con su correspondiente runtime.
Cuando se ve un programa escrito en Cobol saltan a la vista varios aspectos:
• Existen unos márgenes establecidos que facilitan su comprensión.
• Está estructurado en cuatro partes, cada una de ellas con un objetivo dentro del programa.
• La gramática y su vocabulario tienen su base en la lengua inglesa.
En contraste con otros lenguajes de programación, Cobol no fue concebido para cálculos complejos matemáticos o científicos (de hecho sólo dispone de comandos para realizar los cálculos más elementales), aunque sí posee un elevado grado de precisión y velocidad del cálculo numérico, pudiendo manejar hasta 30 posiciones decimales. Su empleo es más apropiado para el proceso de datos en aplicaciones comerciales y la utilización de grandes cantidades de datos. Y aunque no sea el único lenguaje orientado a este propósito, sí ha sido el más utilizado en toda la historia.
Es un lenguaje independiente de la plataforma en la que se ejecute, por lo tanto, es posible ejecutar el mismo programa sin modificar nada en cientos de sistemas diferentes (Windows, Unix, MS-Dos, Linux, OS400, S36, S34, VMS, Netware, Solaris, etc...). Puede comunicarse a la perfección con cualquier base de datos existente en el mercado, así como generar aplicaciones 100% Windows. Se puede adaptar a la tecnología cliente-servidor, tecnología de eventos y puede estar presente en la web. En definitiva, se trata de un lenguaje capaz de todo.

El presente
Siempre hemos estado asociado los programas en Cobol a los terminales de texto, sin ninguna capacidad gráfica. Eran programas serios, impersonales y aburridos, que daban una impresión muy pobre a los usuarios que los utilizaban. Todo esto ha cambiado, y hoy nos sorprenderíamos al descubrir que muchos de los programas que utilizamos en Windows están realizados en Cobol, y nadie sería capaz de notar ni la más mínima diferencia, simplemente porque no existe.
Muchas empresas e instituciones han migrado toda su programación a otros lenguajes o sistemas de información. Han preferido pensar que Cobol es un lenguaje “viejo y anticuado” para cambiar, sin analizar todas las posibilidades que les podía ofrecer ese lenguaje que estaban utilizando desde hacía muchos años y con el cual nunca habían tenido problemas. Por supuesto, con los consiguientes costos que eso conlleva.
Las grandes bases de datos de importantes empresas de todo el mundo siguen estando en archivos Cobol. Miles de compañías siguen basando su programación en este lenguaje, y esto no es porque sí, sino por la seguridad, rapidez y tranquilidad que les reporta, tanto en el ámbito del lenguaje, como en el del almacenamiento de datos. Cobol es un especialista en manejo de archivos y en indexación de datos, no importa su tamaño. Puede trabajar perfectamente con archivos de más de 2 millones de registros, sin por ello perder rendimiento en su procesamiento.
Los programas en Cobol no necesitan de grandes recursos para su perfecto funcionamiento. Pueden trabajar en cualquier máquina por su gran portabilidad y ofrecen una garantía de funcionamiento muy bueno. Es evidente que cuando se habla de garantía, de eficacia y de seguridad, es porque la experiencia contrastada de muchos años utilizando Cobol como lenguaje de programación para aplicaciones en muchos sistemas operativos, ha dado siempre unos resultados excelentes. Siguen existiendo programas que se ejecutan en máquinas con procesadores 80286 sin ningún problema.
Una de las causas por la que se producía esa migración, era por la incapacidad de Cobol para desarrollar aplicaciones 100% Windows. No porque el lenguaje no sea apropiado, sino porque no existían en el mercado herramientas que facilitaran a los programadores esa misión.
Hoy todo eso ha cambiado. Nos enfrentamos a un nuevo concepto en el desarrollo de aplicaciones basadas en Cobol. La integración total de Cobol y Windows es una realidad, no sólo en programación, con unas interfaces magníficas, similares a las que existen en el mercado para otros lenguajes, sino en los resultados. Los programas Co

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información