| Artículos | 01 MAY 2007

Esperando al verdadero WiMax

Tags: Histórico
Contribuirá al desarrollo de la sociedad en áreas rurales
Si las cosas de palacio van despacio, con WiMax debemos tener paciencia para que todas las bondades que promete acaben siendo una realidad. Ésa es al menos la sensación que se queda después de hablar con varios actores del mercado en nuestro país, quienes afrontan este proyecto tecnológico cargados de ilusión pero topando con la realidad que les obliga a, con los pies en la tierra, mostrarse cautos y realistas sobre la situación actual de esta tecnología. No obstante, el futuro de WiMax bien podría calificarse como brillante y muy prometedor.

WiMax es una gran tecnología, especialmente en su aplicación en núcleos rurales, pero adolece de estar aún en un período de desarrollo infantil. De hecho, en estos momentos todavía no ha finalizado el desarrollo completo de esta tecnología, por lo que todos los despliegues, productos y servicios que podemos encontrar en el mercado están aún en un “pre” desarrollo.
Las ventajas de WiMax son amplias y variadas y hacen que ésta sea una alternativa a otras tecnologías de acceso a la Red. Algunas de las prestaciones que podemos enumerar son las opciones de conexiones simétricas, velocidades garantizadas y oferta multiservicio, además de, según Iberbanda (operador de telecomunicaciones de banda ancha que apuesta especialmente por esta tecnología y por LMDS) ser una solución óptima para un despliegue rápido y eficiente de nuevas redes de telecomunicación, tanto en zonas rurales como en áreas que no disponen de otra clase de infraestructuras. De hecho, muchos expertos y analistas consideran que son las zonas más rurales, en las que no llega otro tipo de infraestructuras (especialmente cableadas) las que más se van a poder beneficiar de WiMax. O, dicho de otro modo, que es la tecnología que puede eliminar la tan traída y llevada brecha digital. Quizá por eso tampoco sean de extrañar algunas decisiones tomadas por la Comisión Europea, que, según expertos del mercado han tenido mucho que ver en este buen momento por el que atraviesa este estándar. Tal y como confirma el consejero delegado de Iberbanda, Luis Miguel García Sanchez, todos estos beneficios de WiMax resuelven “de forma idónea” los proyectos auspiciados desde diferentes Administraciones Públicas para el desarrollo de la Sociedad de la Información. “Trabajando conjuntamente estamos solucionando situaciones de desigualdad en el acceso a las nuevas tecnologías entre áreas conectadas y poblaciones que no disponen de estos servicios y que pueden llevar a la exclusión social por causas tecnológicas”, la llamada “brecha digital”.

Cúmulo de puntos a favor
Pero, ¿qué ventajas tiene esta tecnología frente a otras del mercado? César Arranz, presidente ejecutivo de Neo-Sky, empresa perteneciente a Iberdrola y que también está inmersa en el desarrollo de esta tecnología en España, enumera varios aspectos. A saber, la cobertura de la tecnología WiMax es mayor que la que ofrecen otras alternativas, lo que permite reducir “sustancialmente los costes de despliegue y costes de infraestructura por cliente en cobertura”, sin contar con el hecho de que el uso que realiza WiMax del espectro es más eficiente, permitiendo ofrecer servicios de comunicaciones de mucha mayor capacidad a menor coste, según este responsable. En este punto, cabe señalar que WiMax ofrece conexión a Redes de Área Amplia (WAN), con coberturas de hasta 30 kilómetros, conectando directamente a los usuarios finales, particulares o empresas, con la red de telecomunicaciones.
Arranz también mantiene que al estar ante una tecnología basada en estándares se garantiza la compatibilidad de equipamiento entre diferentes fabricantes, por lo que nos encontramos ante una mayor oferta de tecnología en el mercado y, consecuentemente, “mejores costes de equipamiento y mejores funcionalidades” (de hecho, muchos fabricantes, como Intel, Alvarion o Alcatel, están fabricando chipsets y adaptadores PCMCIA WiMAX para ordenadores de mercado), a lo que se añade que sea una tecnología de gran versatilidad, que permite responder a necesidades de mercado y funcionales muy variadas: solución única para empresa, y residencial, para acceso fijo inalámbrico o aplicaciones de movilidad. Desde Neo Sky están convencidos de que WiMax simplificará temas relativos a movilidad y despliegue de infraestructuras de red y, en comparación con otras las infraestructuras terrestres (como el cable o ADSL), “supone una reducción de costes de despliegue al no requerir extender cable a través de zanjas sino que emplea pequeñas antenas radio para realizar la transmisión. Frente a otras tecnologías radio como LMDS WiMax opera en dos frentes. Por un lado, aumenta el caudal de banda ancha que puede ofrecerse y por otro en ciertos escenarios ofrece movilidad (itinerancia), cosa que actualmente no ofrece LMDS”. Por último, y no por ello menos importante, WiMax “nace como una tecnología todo IP, que garantiza verdadera convergencia de servicios de datos, multimedia y voz desde su concepción”.

Situación actual y futura
Sin embargo, lo cierto es que a día de hoy no se puede hablar de un despliegue WiMax total, completo y verdadero, entre otras cosas porque esta apuesta tecnológica aún está en desarrollo. Por eso, Neo Sky insiste en la idea de que hablamos de preWiMax así que, en su opinión, vivimos una época de sondeo de proveedores para ver qué soluciones se ofrecen y en qué estado se encuentran respecto al futuro estándar. De hecho, muchos de estos desarrollos y pruebas propietarias adolecen de algunas (por no decir muchas) de las características del estándar que le hacen realmente atractivo, como la interoperabilidad o la movilidad que WiMax permite.
Sin embargo, lo cierto es que, como casi siempre en movilidad, la situación en España respecto a esta tecnología es realmente esperanzadora, como lo demuestra el hecho de que Iberbanda se convirtiera, el pasado mes de julio, en el primer operador europeo que realizaba pruebas comerciales con la tecnología de Intel para WiMAX (chip Rosedale).
Además, y pese a que no esté completamente definido el estándar, ello no ha sido óbice para que muchas comunidades autónomas (como Andalucía, Castilla y León, Cataluña y Navarra) estén impulsando muchos planes para la llegada de la banda ancha en todo su territorio gracias a WiMax.
Así pues, el futuro de esta tecnología se presenta brillante y no sólo por sus prestaciones y su amplia cobertura, sino por que, de cara al usuario final, WiMax permite la oferta de servicios con diferentes velocidades de acceso y de forma paquetizada con servicios de telefonía, sin que los precios que haya que pagar por ello estén en desventaja frente a otras alternativas tecnológicas. Según Luis Miguel García Sanchez, con WiMax los usuarios podrán trasladar las prestaciones óptimas de los accesos fijos de banda ancha a entornos nomádicos y portátiles, teniendo además la posibilidad de disponer de todo tipo de servicios característicos de la Sociedad de la Información a cualquier usuario independientemente de su ubicación geográfica, dado que, hasta ahora, este acceso estaba limitado a los habitantes de zonas más densamente pobladas. “Si a todo esto sumamos que las instituciones publicas están apostado por utilizar la tecnolog&#

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información