| Artículos | 01 FEB 2001

Entorno de trabajo

Tags: Histórico
José C. Daganzo y Noé Soriano.
Como en cualquier puesto de trabajo, el trabajador a distancia debe preocuparse por el entorno y las condiciones en las que va a realizar su actividad. Si contamos con 40 horas semanales, descansando los fines de semana, la jornada diaria se alarga hasta las 8 horas, mucho tiempo para estar delante de un ordenador personal si no tomamos las medidas necesarias, tanto en comodidad, como en precauciones. Para la comodidad es el propio trabajador el que mejor sabe lo que le gusta, el entorno que le resulta más agradable y sus herramientas de trabajo favoritas. En este caso, las herramientas de trabajo serán principalmente los periféricos del ordenador personal, ratón y teclado. La elección de un modelo que se ajuste a las necesidades del usuario es fundamental para mejorar la comodidad y por tanto el rendimiento.

Puesto de trabajo
De nada sirve disponer de los periféricos adecuados y seguir las recomendaciones si el puesto de trabajo no esta adecuado a la actividad que se va a realizar. La mesa de trabajo debe ser amplia, mejor de un color claro mate, y con espacio suficiente para el monitor y periféricos. Las piernas deben estar en todo momento libres de trabas, con suficiente espacio para girarlas a los lados o estirarlas, sin cajoneras o elementos con los que el trabajador pueda tropezar. La silla tampoco debe limitar los movimientos del usuario, es mejor que disponga de ruedas y debe ser regulable en altura para poder modificar la posición respecto a la mesa de trabajo. El respaldo tiene que mantener la espalda recta y sujeta para evitar malas posturas.
Los factores como luminosidad o temperatura ambiental son menos objetivos y dependen mucho de los gustos del trabajador. No obstante la iluminación debe ser la suficiente como para no tener que forzar la vista. Una de las principales ventajas del teletrabajo es la posibilidad de realizarlo en el sitio que más nos convenga, pudiendo elegir la ubicación que más comodidad nos proporcione. Además, uno puede añadir elementos que le ayuden a concentrarse o a realizar las tareas más relajado, como música, ambientadores, etcétera.

Teclado, ratón y monitor
Existen modelos ergonómicos de ratón y teclado que mejoran la posición de escritura de las manos o la utilización del ratón con posturas más naturales que fuerzan menos los músculos y articulaciones. En cualquier caso, el usuario debe elegir los periféricos con los que se encuentre más cómodo y que no le obliguen a adoptar posturas forzadas o malos hábitos. Aquí también juega un papel importante la posición en la que se coloque el trabajador, si la alfombrilla del ratón esta alejada del radio de acción de la mano habrá que estirar el brazo para su uso, provocando una postura incómoda. También puede darse el caso contrario, si el teclado está muy pegado al cuerpo del usuario, los brazos adoptarán una posición forzada que provocará más cansancio de los músculos y un peor rendimiento.
La ubicación más recomendada para el ratón y el teclado es la denominada “zona accesible”. Esta zona iría desde el borde de la mesa hasta el punto en el que para llegar al periférico el trabajador tiene que apoyar los codos en ella. Y lateralmente se considera que una ubicación que obligue a levantar el brazo de la mesa ya está demasiado alejada. El teclado debe estar frente al usuario y el ratón a un lateral de éste, izquierda o derecha según se sea zurdo o diestro. Hace años este punto se descuidaba bastante por parte de los fabricantes, pero actualmente existen modelos de ratón especiales para zurdos.
En cuanto al monitor, los modelos actuales incorporan filtros que reducen la radiación y sistema antirreflejos que evita los molestos destellos que se producen en las pantallas. Aquí hay que realizar una recomendación, la protección antirradiación sólo es efectiva en la parte delantera de la pantalla, detrás del monitor los niveles se multiplican. Por esta razón si se utilizan dos o más ordenadores en una misma mesa de trabajo es mejor ubicarlos en paralelo en vez de enfrentados. El modelo de monitor elegido debe tener un área de visualización que se adapte al trabajo que se va a realizar con el ordenador personal y permita no forzar la vista. Por ejemplo, para aplicaciones ofimáticas un monitor de 15 pulgadas puede ser suficiente, pero para programas de diseño gráfico el mínimo recomendado son 17 pulgadas. Además del tamaño de la pantalla, va a influir mucho en el cansancio la configuración de la misma, una resolución excesiva presentará los textos muy pequeños, obligando a forzar la vista para leerlos. El brillo y contraste conviene ajustarlos en valores que no cansen la vista o deslumbren al usuario. Otro factor importante es la frecuencia de refresco del monitor; cuanto menor sea mayor será el esfuerzo visual a realizar.
La pantalla siempre debe estar frente al usuario, situada un poco por debajo de la línea de visión del trabajador. En muchos escritorios, por problemas de espacio se coloca el monitor en un lateral de la mesa, creando una postura que obliga a girar cuello y espalda. Si esta situación es inevitable, lo mejor es variar la posición de la pantalla cada tres meses de un lado a otro de la mesa, para ir alternando el giro a la izquierda y la derecha y evitar deformaciones en los músculos.

Posición de trabajo frente al PC
La siguiente postura que vamos a describir debe considerarse como una postura de referencia. Es recomendable que cualquier puesto de trabajo frente a un ordenador personal permita adoptarla, pero cualquier otra en la que el usuario este cómodo y no conlleve sobreesfuerzos o malas posturas es perfectamente válida. Sentado frente al ordenador personal, el trabajador regulará la altura de su silla de tal forma que los muslos queden horizontales y las piernas verticales, formando un ángulo de 90º. Los antebrazos horizontales sobre el teclado o ratón, formando también un ángulo de 90º con los brazos. Los pies deben permanecer pegados al suelo y la espalda recta, sin curvaturas, ni hacia delante ni hacia los lados. El monitor posicionado frente al usuario, en el mismo plano o algo inferior, pero nunca superior, ya que crearía tensión en la parte posterior del cuello.


Recomendaciones y consejos
------------------------------------------
- Descansar cinco minutos por cada hora de trabajo frente al ordenador personal, si es posible fijar la vista en un punto lejano durante el descanso.
- Utilizar un monitor de calidad, configurando la resolución, brillo, contraste y frecuencia con valores que no cansen la vista.
- Elegir un ambiente de trabajo cómodo, en el que uno se encuentre a gusto y tranquilo.
- Utilizar un teclado y ratón ergonómicos que no fuercen las articulaciones.
- Mantener una postura correcta frente al ordenador, con la espalda recta y sin forzar los músculos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información