| Artículos | 01 SEP 1996

Enciclopedias Multimedia en Castellano

Tags: Histórico
Aula 96, Durvan, Futura, Planeta, Salvat y Universal
Paloma Rodríguez.

Las enciclopedias multimedia son una realidad enormemente atractiva. Conozca las posibilidades que ofrece el mercado actual para tener a su alcance toda la documentación de forma inmediata.

Los discos CD-ROM proporcionan una gran capacidad de información accesible de forma casi inmediata. No obstante, para llegar al nivel de las grandes enciclopedias impresas, con el soporte de sonido y vídeo adecuado que los ordenadores multimedia permiten, debemos esperar a un soporte con mayor capacidad que los 650 megabytes de que hoy disponemos. Pero por el momento, podemos disfrutar y aprovechar las posibilidades que integran las enciclopedias en CD-ROM que analizamos en esta comparativa.

Quizá en más de una ocasión haya oído hablar de los equivalentes entre memoria de ordenador y páginas impresas. Era habitual oír cosas como que una página equivalía a 4 kilobytes, o que en un megabyte se podía almacenar un periódico completo. También se decía que un disco CD-ROM permitía guardar toda la información de una enciclopedia de no-sé-cuántos tomos. Todo bastante aproximado a la realidad de entonces, pero no a la que se avecinaba.

Cuando hoy en día hablamos de una enciclopedia multimedia, no hablamos de un programa que se limite a almacenar los textos y dibujos de una enciclopedia en papel, sino que esperamos encontrar un programa que sea capaz de mostrar sonidos y videos de ciertos temas, al igual que en las enciclopedias impresas buscamos gráficos, dibujos y fotos que nos ayudan en la comprensión de los temas. Si por ejemplo buscamos el tema agua, es más que probable que la incorporación de un vídeo mostrándonos el ciclo del agua (evaporación, nubes, lluvia, ríos y mares), nos ayude, a nosotros o nuestros hijos, a comprender mejor estos fenómenos. Y además, debemos considerar imprescindible la incorporación de dichos elementos explicativos. Del mismo modo en los términos de instrumentos musicales, deberíamos considerar imprescindible que se incorporen grabaciones de los sonidos que producen.

Desgraciadamente la capacidad de un CD-ROM que hace poco tiempo se consideraba casi infinita, ha encogido a pasos agigantados, a medida que crecía la tecnología y la capacidad de los ordenadores para procesar la información. De modo que hoy por hoy, los creadores de enciclopedias en CD-ROM se encuentran ante una triple perspectiva: primera, limitar y eliminar contenidos multimedia (sonidos y videos); segunda, limitar y eliminar el número de entradas para las cuales ofrecen información; o, tercera, se deciden a editar sus títulos en varios discos. La última opción puede resultar la más incómoda para los usuarios. Se corre el riesgo de que durante un trabajo normal de investigación sobre un tema, al ir saltando de una entrada a otra relacionada, tengamos que cambiar con frecuencia de disco. Claro que siempre cabe la posibilidad de optimizar la colocación de los elementos, situando en un disco todos los textos, y colocar en los restantes los sonidos y videos que no caben en el primero. De este modo, al menos, mientras no consultáramos estos elementos no deberíamos cambiar el disco. Pero por lo visto, los editores de las enciclopedias generales prefieren seleccionar sus contenidos, y esperar a futuras ampliaciones de estándar de CD-ROM para realizar enciclopedias más completas.

¿Qué es una enciclopedia?

Debemos distinguir entre cuatro conceptos diferentes en obras de consulta general: diccionario, diccionario ilustrado, diccionario enciclopédico y la enciclopedia.

Por un lado encontramos los diccionarios, obras en las que normalmente se buscan los significados de las palabras desde el punto de vista de la semántica y en los que no se encuentran disertaciones sobre la materia en sí. En el ejemplo antes comentado del término agua, en un diccionario encontraríamos sólo su definición y frases o expresiones que contienen la palabra agua (expresiones del tipo 'aguas menores' o frases y refranes como 'cuando el río suena, agua lleva'). Pero no pretendamos encontrar aplicaciones, tratamientos o propiedades físicas y químicas del agua. En resumen podemos decir que un diccionario se encarga de los significados de los términos, no de las materias.

El segundo tipo de obra de consulta general sería el diccionario ilustrado. Está muy próximo al diccionario, pero acompaña dibujos generalmente sencillos para ayudar a las definiciones de las palabras. Por ejemplo el término 'caballo' vendría acompañado de un dibujo o una fotografía de tal animal.

El diccionario enciclopédico supone un cambio importante, pues añade a los contenidos del diccionario, materias de otras ciencias distintas de la lingüística. Además incluye términos que en un diccionario no tienen cabida, como es el caso de nombres propios, ya sea de personas (con sus biografías), de lugares (con datos geográficos, históricos y de otra índole), empresas, etc. Suele incorporar, además, referencias a otros términos con los que se pueden ampliar el que se está consultando. Estas referencias normalmente aparecen en otro tipo de letra que las hacen fácilmente reconocibles.

Por último encontramos la enciclopedia. Es una obra en la que se reúnen de manera detallada todos los conocimientos del saber humano. La profundidad que se encuentra a veces en el tratamiento de los temas de la enciclopedia es tal, que muchas veces queda limitado a personas eruditas o con una formación previa en el tema en cuestión. No obstante, siempre se encuentra una información introductoria al alcance de todos. En algunas enciclopedias no se encuentran las definiciones propias de diccionarios de la lengua. Suele ocurrir sobre todo en obras traducidas de otros idiomas. En otras, en cambio, aparecen las definiciones de un determinado diccionario, que se indica en el inicio de la obra, o de la academia de la lengua.

Ahora que más o menos hemos delimitado el entorno de las obras de consulta impresas, pasemos a las informatizadas. En general encontraremos una denominación similar y en ocasiones la adición del adjetivo multimedia, de lo que se debe esperar que se ha añadido información en forma de sonido y vídeo.

De las enciclopedias multimedia en castellano que hay disponibles, ninguna puede merecerse una alta calificación. Todas ellas aparecen como diccionarios enciclopédicos a los que le falta profundidad en la mayoría de los temas, y en los que el peso de los elementos multimedia se limita a los niveles más básicos del conocimiento humano. Un ejemplo. Si consulta el término 'bicicleta' en una enciclopedia en papel como la de Espasa Calpe, se quedará impresionado de la cantidad de material que contiene. Se habla de la historia de la bicicleta, tipos, el sistema de tracción, llantas, en fin, que sólo le falta que le enseñe a montar en bici. Actualmente, existen cinco enciclopedias multimedia en castellano: Enciclopedia Multimedia Durvan, Multimedia Futura, Enciclopedia Multimedia Planeta De-Agostini, Enciclopedia Multimedia de Salvat y Universal.

Instalación

Las enciclopedias multimedia no suelen ocupar gran cantidad de espacio en el disco duro del ordenador, sino que generalmente copian sólo los ficheros principales de acceso (ejecutables e índices), mientras que el grueso de la información se mantiene en el CD-ROM. Es posible que una enciclopedia multimedia concreta pueda ofrecer varios niveles de instalación. Generalmente se pueden encontrar tres: instalación mínima, que instala sólo un icono y toda la información se coge del disco CD-ROM; normal, en la que se instalan los ejecutables e índices; y máxima, que según la enciclopedia concreta puede instalar todos los textos de la enciclopedia, o incluso instalar todos los ficheros del CD-ROM.

Adicionalmente una enciclopedia puede instalar programas multimedia de soporte. Normalmente todas las enciclopedias incorporan Video for Windows, del que pueden hacer una instalación a

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información