| Artículos | 01 NOV 1998

En los confines del Sistema solar

Tags: Histórico
José Mª Fernández Rúa.

La hipótesis de que pueden existir planetas similares al nuestro, quizá con vida, alrededor de otras estrellas, ha cobrado fuerza con la primera imagen de un objeto de estas características, obtenida por el telescopio espacial ?Hubble? .

El ?Hubble?, explotado por la agencia norteamericana del espacio y la Agencia Especial Europea, ha conseguido la primera imagen directa de un planeta situado fuera de nuestro Sistema Solar . Es un descubrimiento de primera magnitud ya que refuerza la hipótesis de que pueden existir planetas similares a la tierra, quizá con vida, alrededor de otras estrellas . Según la NASA, esta imagen es el hallazgo más importante que se ha conseguido hasta ahora .

Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, todos ellos en la órbita alrededor del Sol, eran los únicos planetas que habían podido ser vistos por el hombre . Investigadores norteamericanos anunciaron la obtención de la primera imagen de un planeta fuera de los dominios del Sol . Se encuentra situado a doscientos mil millones de kilómetros de dos estrellas recién nacidas, que configuran un sistema binario llamado ?TMR-1C?, a 450 años-luz de la tierra, en la Constelación de Tauro . Las hipótesis que manejan los astrofísicos es que fue lanzado hacia el espacio interestelar durante el proceso del nacimiento de esas dos estrellas cercanas .

El planeta fue descubierto accidentalmente por la investigadora Susan Terebey, cuando estudiaba imágenes infrarrojas, con ayuda de avanzados sistemas informáticos, de estrellas muy jóvenes en la constelación de Tauro . La edad del objeto fotografiado en el infrarrojo por el telescopio espacial, con su cámara ?NICMOS?, determinará definitivamente si se trata de un planeta . Si sólo tiene unos pocos cientos de miles de años, tendría la misma edad que el sistema solar que lo formó y, por tanto, sería sin lugar a dudas un planeta . Si por el contrario, la edad de este objeto fuera de más de diez millones de años podría tratarse de una ?enana marrón?, un eslabón entre los planetas gigantes y las estrellas descubierto por primera vez en 1995 por el astrónomo español Rafael Rebolo . El siguiente capítulo empieza hace seis años, cuando el astrofísico Alexander Wolszczan de la Universidad de Pensilvania ( EE . UU . ) , anunció el hallazgo de dos posibles planetas alrededor de una estrella de neutrones, un tipo de astro muy diferente al Sol .

Ese objeto tarda cuatro días en completar su órbita y se encuentra a una distancia de su estrella veinte veces menor que la que separa el Sol de la Tierra . Tal es su proximidad a su astro, que el planeta tiene una temperatura del orden de mil trescientos grados centrígrados . La técnica basada en la conservación de la velocidad radial de las estrellas propició rápidamente un aluvión de nuevos hallazgos en escasos meses . Así las cosas, actualmente se conocen diez candidatos a planetas situados fuera de nuestro Sistema Solar, pero el gran problema es que los científicos carecían de una detección directa y la obtención de una imagen era un imposible muy codiciado .

Si realmente se ha logrado una imagen directa, el avance del ?Hubble? es muy importante porque hasta ahora los diez planetas extrasolares científicas identificados han sido localizados, con métodos indirectos y no se ha recibido ningún fotón .

La imagen obtenida por el telescopio espacial ?Hubble? ha cogido por sorpresa a muchos investigadores, ya que a pesar de su gran profundidad de campo, la resolución angular de este observatorio es limitada si se compara con lo grandes telescopios terrestres, con los Keck de Hawai y los VLT en Chile .

Estos planetas extrasolares se encuentran tan cerca de sus estrellas que su observación desde la tierra es tan difícil como distinguir la llama de una cerilla junto a un potentísimo foco de luz . Y todo ello a una descomunal distancia . Para conocer las características de estos planetas es además necesario captar suficiente luz . La gran esperanza se centra en la interferometría por infrarrojos, una técnica basada en la observación conjunta de dos o más telescopios distantes entre sí, que puedan captar detalles inaccesibles para un único observatorio . Esta técnica es la que precisamente utilizarán los cuatro telescopios europeos VLT . Juntos tendrán una resolución comparable a un único telescopio con un espejo de 130 metros de diámetro, capaz de ver desde la Tierra a un hombre caminando sobre la superficie de la Luna .

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información