| Artículos | 01 JUL 2004

Empezar a editar el vídeo

Tags: Histórico
En esta entrega aprenderemos a trabajar con los diferentes clips de vídeo, veremos cómo aplicar filtros y realizar ajustes, y haremos una breve introducción a las técnicas para realizar fundidos o transiciones.

Ha llegado el momento de iniciar el proceso de edición del vídeo capturado en el capítulo anterior. A lo largo de esta entrega aprenderemos a trabajar con los diferentes clips de vídeo desde la línea de tiempo o storyboard de la ventana de edición de Studio, ajustando su duración y recortando aquellas partes que no sean necesarias.
También veremos cómo aplicar filtros y realizar ajustes sobre parámetros como el color y la luminosidad, e incluso variar la velocidad de reproducción de las escenas individuales. Finalmente, haremos una breve introducción a las técnicas básicas para realizar fundidos o transiciones entre los clips que componen la película, consiguiendo así un aspecto más profesional para nuestro primer montaje de vídeo.
Se trata sin duda de un proceso laborioso que explicaremos paso a paso mediante ejemplos sencillos, reservando para una próxima entrega la edición de sonido, títulos, menús de disco y otras técnicas avanzadas.

Ventana de edición
Para acceder a la ventana de edición de Studio pulsaremos la segunda pestaña situada en la parte superior de la ventana principal de la aplicación. Un primer vistazo nos permite identificar rápidamente los tres elementos principales: el álbum, el reproductor y la ventana de la película (Figura 1).
El álbum, situado en la parte izquierda de la ventana de edición (Figura 2), contiene todos los elementos necesarios para crear nuestra película. Por defecto mostrará las escenas detectadas en el fichero de vídeo seleccionado como fuente, pero además dispone de una serie de solapas, situadas en el lado izquierdo, que permiten acceder al resto de elementos que se pueden añadir a la película: transiciones, títulos, imágenes fijas, efectos de sonido y menús de disco.
A la derecha del álbum encontramos un pequeño reproductor (Figura 3) mediante el cual podemos visualizar cualquier elemento de la película: vídeo en movimiento, imágenes fijas, títulos y fotogramas. El reproductor ofrece una serie de controles y un contador de tiempo, que nos permitirá situarnos con precisión en cualquier fotograma del vídeo editado. Además, si nuestra película contiene menús, se activará el botón DVD, con el que podremos acceder al conjunto de botones de navegación de disco, de manera similar a un reproductor de DVD o VCD.
Por último, en la parte inferior encontramos la ventana de la película, desde la que realmente se llevará a cabo el proceso de edición. Esta ventana ofrece tres tipos de visualización: línea de tiempo, storyboard o guión y texto. Para cambiar el tipo de visualización pulsaremos el botón correspondiente, situado en la parte izquierda de la barra superior de esta ventana.
Como ocurre en cualquier sistema de edición no lineal, la vista de la línea de tiempo (Figura 4) será la herramienta principal para trabajar con los diferentes elementos de la película. En el caso de Studio, se encuentra dividida en cinco pistas: vídeo y audio principales, títulos, efectos de sonido y música de fondo. Al lado de cada pista existe un botón de bloqueo que será de gran utilidad a la hora de realizar ediciones avanzadas. En la parte superior de esta vista encontramos una guía que nos permitirá cambiar la escala de tiempo, y un deslizador para situarnos cómodamente en cualquier posición de la película.
Las otras dos vistas disponibles, el storyboard (Figura 5) y el guión de texto (Figura 6), resultan sencillas e intuitivas pero son muy limitadas. La primera muestra la película como un conjunto de miniaturas de escenas, títulos y transiciones, y el modo texto presenta información sobre la posición y duración de los diferentes elementos de la película.
Finalmente, aparte de los distintos modos de visualización, la barra de estado posee botones de acceso a las cajas de herramientas para ajustar los parámetros de audio y vídeo, y dos botones más para eliminar y dividir las escenas del proyecto.

Seleccionar escenas del álbum
Como hemos comentado anteriormente, el álbum contiene todos los elementos necesarios para hacer una película, entre los que se encuentran las escenas detectadas en el fichero de vídeo.
Para añadir escenas lo primero que debemos hacer es elegir el fichero fuente que contiene el vídeo capturado en el capítulo anterior. Esto lo haremos mediante la lista desplegable y el icono de carpeta situados en la parte superior del álbum (Figura 7). Una vez elegido el fichero, Studio detectará automáticamente las escenas, que aparecerán en la ventana del álbum en forma de pequeños iconos o miniaturas. Podremos visualizar cualquier escena en el reproductor haciendo doble clic sobre ella.
Antes de llevar las escenas a nuestra película podremos combinarlas o dividirlas a nuestro gusto desde el álbum. Para combinar escenas haremos clic en una de ellas y, dejando pulsada la tecla CTRL, seleccionaremos con el ratón el resto de escenas a combinar. A continuación pulsaremos la opción del menú Álbum»Combinar escenas. Es importante señalar que Studio sólo combinará escenas adyacentes en el álbum.
Para dividir una escena, la seleccionamos y pulsamos el menú Álbum»Subdividir escenas. Studio nos preguntará la duración en segundos de cada una de las escenas resultantes de la división.
En ambos casos, será posible volver a la situación anterior seleccionando las opciones de detección de escenas del menú Álbum de la ventana principal de Studio.
Una vez que tengamos organizadas las escenas en el álbum tal y como queremos, sólo nos queda añadirlas a la película. Para ello hacemos clic sobre la escena deseada y la arrastramos hacia la ventana de la película, sobre la pista de vídeo en el caso de la línea de tiempo, o en la posición correspondiente del storyboard.

Recortar escenas
Hasta ahora hemos aprendido a añadir clips de vídeo y nos hemos familiarizado con los elementos de la ventana de edición, pero para poder crear nuestra película necesitamos ser capaces de desechar aquellas escenas, o partes de una escena, que no necesitemos.
Hay que dejar claro que al recortar una escena no perdemos información, simplemente señalamos un nuevo comienzo y fin para la misma, indicando la parte de la escena que vamos a utilizar, pudiendo repetir esta operación cuantas veces queramos. Studio permite hacer esto de dos formas distintas: mediante la herramienta de Propiedades del clip (Figura 8) o directamente desde la línea de tiempo, más intuitiva pero menos precisa que la anterior.
A continuación vamos a recortar dos escenas de la película combinando las dos herramientas disponibles. En nuestro caso queremos desechar un trozo de vídeo inservible al final de la primera escena y otro al comienzo de la segunda.

Recorte desde la línea de tiempo
Lo primero que haremos será seleccionar la vista de la línea de tiempo y ajustar el medidor para tener más precisión. El medidor o escala de tiempo es la regla amarilla que aparece en la parte superior de la línea de tiempo (Figura 9). Para expandirla haremos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información