| Noticias | 05 MAR 2010

El usuario típico de Windows requiere de parches cada 5 días

Tags: Seguridad
Un informe elaborado por Secunia, basado en la herramienta gratuita que utilizan más de 2 millones de ordenadores, saca a la luz la necesidad urgente de unificar el modo de desplegar los parches de cada fabricante de software en los ordenadores.
Alfonso Casas

Muchos lo verán como algo positivo, gracias a que con las actualizaciones constantes se consigue obtener una mayor seguridad en los equipos y una respuesta más ágil ante posibles problemas del sistema. Por su parte, otros no dudan en mostrar su descontento debido a que el equipo requiere de una conexión a Internet de forma constante, algo que ya no es problema, y de la ejecución de servicios en segundo plano.

Lo que revela el informe publicado por Secunia es que el sistema operativo Windows es el que más parches despliega en el menor espacio de tiempo, es decir, que con una media de 5 días el usuario de Windows recibe actualizaciones de seguridad y frente a vulnerabilidades del sistema.

Lo que no cabe duda es que con Windows 7 este tipo de procesos se han optimizado considerablemente, hasta el punto que cualquier actualización que se encuentra configurada en modo automático, es transparente para el usuario, sin tener que reiniciar el equipo en la mayoría de los casos. Los equipos actuales mucho más potentes a nivel de núcleos de procesador, también están optimizados para llevar a cabo este tipo de tareas sin que se vean afectadas el resto aplicaciones. También hay que añadir que Microsoft permite fijar la programación de estas actualizaciones, de modo que se efectúen en un instante en el que el ordenador no se encuentra procesando múltiples aplicaciones.

Desde la empresa de seguridad Secunia destacan que disponen de una herramienta denominada Personal Software Inspector (PSI) que se encarga de comprobar los programas instalados en cada equipo y de escanear para comprobar la lista de vulnerabilidades que se producen debido al software. Desde que debutara en el año 2007, la herramienta PSI ha sido descargada e instalada en 2.270.572 equipos de todo el mundo, lo que les permite emitir informes avanzados del software empleado en los equipos. De media, un ordenador tiene 66 programas instalados pertenecientes a 22 fabricantes diferentes. En este sentido, el usuario típico de Windows se encuentra con que al año puede haber tenido que corregir cerca de 300 vulnerabilidades.

Según destaca Thomas Kristensen, jefe de seguridad de la empresa de seguridad Secunia, “es necesario unificar el modo de desplegar los parches de cada fabricante de software, ya que el usuario típico tiene que contar con un sinfín de mecanismos para poder parchear cada uno de los 22 programas”. Es por este motivo que Secunia, durante la celebración de la conferencia RSA de 2009 ya destacara la necesidad de crear un sistema estándar y unificado para desplegar los parches de cada uno de los programas.

Según destaca Kristensen, “la gente conoce muy bien la metodología seguida por el servicio de parches y actualizaciones de Microsoft, pero a día de hoy no es el único mecanismo que debe ser desplegado si se quieren subsanar vulnerabilidades y potenciar la seguridad del equipo.

Estos últimos días nos hemos hecho eco de los diferentes parches que Adobe publica para solventar los problemas derivados de Adobe Flash, así como otra serie de programas como QuickTime.

Para todo aquel que esté interesado en el informe hecho público por Secunia, puede accederse desde su página web, donde encontrará más detalles sobrela herramienta PSI que ofrece también de forma gratuita, y que permite descubrir las vulnerabilidades de los programas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información