| Artículos | 01 JUL 2004

El software que necesitas

Tags: Histórico
En la primera parte de este curso reciclamos un ordenador antiguo para utilizarlo como PC de salón. En esta segunda entrega vamos a instalar el software necesario para convertirlo en el reproductor más completo del mercado. Además, mostraremos algunos trucos de configuración para acelerar su rendimiento y facilitar su uso.

El software que podemos instalar en nuestro PC de salón es tan variado como nosotros deseemos. Sin embargo, hemos realizado una selección de los mejores programas, codecs y reproductores para utilizar un PC antiguo. Eso sí, debe saber que el software más avanzado del momento dentro de unos meses puede quedar desfasado. De este modo, es aconsejable disponer de conexión a Internet para descargar las actualizaciones según vayan apareciendo. En el peor de los casos, alguna película comprimida con un códec de última generación podría no ser leída por nuestro PC de salón. Por otro lado, debe saber que este es un problema que también ocurre con los reproductores DVD/DivX de sobremesa.

Codecs necesarios
Un códec no es más que el libro de instrucciones que utiliza un reproductor para leer un archivo de un determinado formato. El reproductor debe poder utilizar el códec para reproducir el archivo. Lo que hacemos al instalar el códec DivX, por ejemplo, es “enseñar” a los reproductores instalados (Windows Media Player, Bsplayer, Zoomplayer, etc.) a leer películas DivX. El mismo proceso se requiere para los formatos de audio. En la Tabla A mostramos los codecs básicos para que nuestro PC de salón no tenga ningún problema a la hora de reproducir cualquier tipo de archivo. Pueden instalarse por separado, pero si desea instalar todos de una vez existen webs que realizan recopilaciones de codecs. Hemos recogido en la Tabla B las recopilaciones más celebres. Eso sí, aconsejamos no instalar más de una recopilación, pues puede producir incompatibilidades o mal funcionamiento en general.

Contenedores
A la hora de reproducir archivos de vídeo nos podemos encontrar con varios tipos de contenedores. Los identificaremos porque hacen referencia a la extensión de los archivos (.AVI, .MPEG, .OGM, .VOB).
AVI: puede contener vídeos DivX y XviD con el audio correspondiente en los formatos MP3, WMA u Ogg Vorbis. Un contenedor no es más que el archivo que almacena el vídeo y el audio y es capaz de sincronizar ambos. Se trata del contenedor más extendido. Todos los reproductores pueden leerlo si tienen los codecs adecuados para el audio y el vídeo. El programa GSpot (www.headbands.com/gspot) nos indicará qué tipo de formatos de vídeo y audio contiene un AVI.
MPEG: es un contenedor para varios tipos de formatos. MPEG1 es un formato libre de baja calidad, propio de los Vídeo CD. Puede leerse con cualquier reproductor. El MPEG2 es el formato propio del DVD-Vídeo y para poder leerlo debemos tener un reproductor de DVD-Vídeo (WinDVD o Power-DVD) o un códec para poder “entender el MPEG2” (como el expresado en la Tabla A) y la ayuda de un reproductor compatible (vale cualquiera de los que recomendamos). Por último, MPEG4 es un formato de Microsoft paralelo al DivX. Para leer cualquier archivo de este formato debemos utilizar Windows Media Player 9.
OGM: contenedor más avanzado que AVI. Puede incluir vídeo, audio y subtítulos. Para leerlo podemos utilizar BSPlayer, Zoom Player o cualquier reproductor compatible, pero también debemos tener algunos codecs instalados obligatoriamente. Los recogemos también en la Tabla A.
VOB: se trata de archivos tal y como se encuentran en los DVD-Vídeo que podemos encontrar en las tiendas de venta o alquiler de películas. No es más que un archivo MPEG2 organizado de forma que pueda leerlo un DVD-Vídeo de sobremesa. Podremos leer una película DVD-Vídeo con cualquier reproductor si tenemos instalado el códec que descomprime MPEG2, como el caso anterior.
MP3, WMA, Ogg: formatos de audio. Para reproducirlos tendremos que instalar también sus codecs, o un reproductor que los instale automáticamente. La opción más cómoda es Winamp3.

Reproductores
En el ámbito de los reproductores debemos saber que Windows 98 y 2000 disponen del conocido Windows Media Player. Esta versión es aceptable para la reproducción de DivX y XviD, pero requiere un equipo potente para reproducirlos con soltura (en torno a los 600 MHz). Windows Media Player también puede reproducir un DVD-Vídeo si instalamos los codecs adecuados, pero tampoco es ideal. Para la reproducción de DVD-Vídeo la mejor opción será utilizar el software incluido con la mayoría de reproductores (PowerDVD o WinDVD). Si no podemos disponer de este software y hemos adquirido un DVD-ROM la mejor opción será instalar los codecs para leer DVD-Vídeo y utilizar un reproductor gratuito capaz de interpretarlos. En nuestro curso recomendamos BSPlayer o Zoom Player. De todos modos, para la reproducción de DVD necesitaremos un equipo a partir de 700 MHz o una tarjeta capaz de descomprimir DVD por hardware, como cualquier GeForce o Radeon que aconsejamos en el capítulo anterior. Para la reproducción de VCD (vídeo CD) no habrá que instalar códec alguno, ya que el necesario (MPEG1) es gratuito y está incluido en el capítulo operativo Windows. Cualquier reproductor será capaz de leer este formato y cualquiera de sus variantes que se alejan del estándar (CVCD, XVCD, etc.).
En la Tabla 3 hemos recogido los reproductores aconsejados por PC World y sus direcciones web. En el caso del reproductor Windows Media 9, aconsejamos su instalación más por los codecs que instala el reproductor que por el uso que vayamos a hacer de él.

BSPlayer
Sin duda, el mejor reproductor DivX y XviD del panorama actual. Las razones son muchas, pero la mejor es sin duda que no requiere de un procesador demasiado potente: en torno a los 300 MHz. Sin embargo, destaca por otras muchas características: posibilidad de elegir entre los formatos de imagen 4:3 y 16:9, aplicar zoom y ajustar la imagen al tamaño que deseemos, funciones de avance y retroceso rápido, posibilidad de utilizar subtítulos, controles de brillo, contraste, saturación y color, sistema de búsqueda por horas, minutos y segundos. Además permite realizar florituras como establecer la imagen del escritorio por encima de cualquier ventana (para ver la película mientras hacemos otra cosa en Windows); capturar fotogramas del vídeo; elegir la forma, color y posición de los subtítulos; ofrece acceso directo a la configuración de cada códec que se utiliza en la reproducción; permite la asignación de teclas a diversas funciones; y puede utilizar sonido Dolby Digital. Como guinda, es un programa totalmente gratuito y está en castellano. No se puede pedir más.

Zoom Player
Se trata de otro reproductor gratuito (aunque también existe la versión Profesional no gratuita) capaz de reproducir tantos formatos y archivos como BSPlayer. Dispone de más opciones incluso que éste y tiene una interfaz algo más atractiva. Admite cambios de tamaño de la imagen, modificación de su aspecto y un larguísimo etcétera. En esta ocasión se trata de un software en inglés que no admite subtítulos, pero es una alternativa más que válida a BSplayer. Pese a que su aspecto y opciones induzcan a creer que puede reproducir DVD-Vídeo, lo cierto es que no puede hacerlo si no instalamos previamente los codecs MPEG2 y AC3 necesarios.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información