| Artículos | 01 SEP 1998

El sector multimedia español busca la salida del túnel

Tags: Histórico
Joan C. Ambrojo.

La prometida explosión del mercado español multimedia aún no se ha producido . Juegos y enciclopedias son los títulos que más tiran de un mercado que no acaba de funcionar con claridad . Las pobres tiradas de la mayoría de productos, enmascaradas por las grandes promociones de la prensa escrita, desaniman a una industria que ahora contempla al DVD como su gran esperanza .

Un estudio en fase de elaboración por la Asociación Española de Empresas de Multimedia ( Asedem ) , al que ha tenido acceso PC World, destaca la mala situación de la industria española de productos interactivos respecto al resto de Europa . El panorama resulta extremadamente desalentador si se compara con el modélico mercado de Estados Unidos . No es para menos . El paraíso mundial de la edición impresa en castellano es incapaz de traducir su éxito al nuevo universo electrónico . No será por falta de creatividad . Dibujantes de elevada categoría trabajan actualmente en los mejores estudios de animación de Disney y algunos creativos han desarrollado títulos electrónicos de alta calidad que no han obtenido del mercado una entusiasta respuesta . ¿ Qué es lo que falla entonces ? ?Gran parte de los usuarios disponen de equipos anticuados en los que no funcionan bien muchos programas multimedia?, explica Manuel Carrasco, presidente de Asedem .

El informe analiza la información recogida durante el primer semestre de este año e incluye la evolución prevista del mercado para el resto del año 1998 . El estudio ha tratado de sintetizar la situación del sector multimedia español, atendiendo tanto al parque de PC y periféricos multimedia como a los propios productos interactivos, con especial incidencia en el ámbito educativo y de ocio .

Esta asociación calcula el parque de PC español en unos 2,8 millones de unidades, sin contar las importaciones paralelas . ?El 80% son totalmente obsoletos; la mayoría son 386 y 486 con un máximo de 8 MB, cuando buena parte de los productos multimedia actuales requieren un mínimo de 16 MB para que funcionen?, explica Manuel Carrasco . Ello no es obstáculo para que en esta asociación circule el optimismo, debido a que se espera un gran incremento en el parque de equipos nuevos con tecnología avanzada ( 13% a finales de 1998 ) .

Porque una condición sine qua non para que las aplicaciones multimedia sean utilizadas es la existencia de lectores CD-ROM, el formato más implantado por el momento en los ordenadores personales . Hace dos años, Alemania disponía de 5 millones de PC con lectores de CD-ROM, según cifras de un informe elaborado por la DGXIII de la Comisión Europea . España se mantenía alejada de la primera posición, con 1,2 millones de unidades . Dentro de unos años, en el 2003, se calcula que la tendencia seguirá la misma línea: el mercado español sólo supondrá el 6% de las ventas europeas de productos interactivos . Sin embargo y según la misma fuente, nuestro país se encuentra actualmente entre los cinco primeros del continente por número de empleados en el sector de la edición, impresión y reproducción por medios electrónicos .

El futuro en línea

En España no hay un gran número de grandes compañías dedicadas a la edición digital . Sólo las más grandes comercializan asiduamente títulos traducidos, especialmente del mercado anglosajón . Y sólo algunas se han atrevido a desarrollar productos propios de calidad . Un ejemplo de ello es Salvat, que lleva unos pocos años invirtiendo en la producción propia de aplicaciones multimedia . En los últimos tres años ha conseguido vender ?centenares de miles de CD-ROM?, según explica Ignacio Pascual, responsable de la división multimedia . Pero la Península Ibérica no es la responsable de la euforia contenida que circula por esta editorial: el 80% de su producción interactiva va a parar al mercado de Latinoamérica, donde parece que hay una mayor receptividad a los nuevos medios electrónicos . La única y no por ello menos importante pega es la gran inestabilidad económica de los mercados hispanoamericanos . Cualquier incidencia internacional se transmite instantáneamente y significa la casi segura anulación de pedidos .

El panorama del mercado español puede desalentar a más de uno . Mientras que la venta directa en establecimientos comerciales ha caído en picado, explica Pascual, se ha producido una gran explosión de títulos promocionados junto con los diarios y las revistas impresas . ?Está teniendo un doble efecto negativo en el negocio?, asegura, ?porque como no son productos punteros la gente se decepciona y no los utiliza? . Las cifras de esta modalidad de distribución son bastante importantes . Según Asedem, la venta directa ( o promociones ) de CD-ROM entregados con los medios impresos superará los 12 millones de unidades en 1998 . El recién nacido DVD también comienza a utilizar esta vía comercial y los expertos esperan la salida al mercado de unos 30 . 000 discos durante el presente año .

Producir es caro

Los precios casi regalados de los CD-ROM promocionales hacen ver caros los productos que se venden en las tiendas . Pocos saben que para fabricar una aplicación interactiva de calidad el inversor debe poner encima de la mesa entre 10 y 15 millones de pesetas .

La cifra se dispara cuando se trata de producir productos tecnológicamente tan punteros como una buena enciclopedia universal en formato electrónico . Salvat asegura haber invertido en el desarrollo de su producto ?mucho más de 100 millones de pesetas?, asegura Ignacio Pascual . De esa cifra, los enormes costes informáticos de la tecnología empleada se llevan buena parte del pastel . Eso sin contar para nada la partida, también importante, necesaria para desembolsar a los autores los derechos de reproducción de fotos y mapas . Además, las mínimas tiradas de ejemplares que es capaz de absorber el mercado español hacen que para rentabilizar un producto los precios de venta al público se disparen .

La esperanza del sector quizá sea el nuevo formato DVD ( Digital Versatile Disc ) , capaz de multiplicar varias veces la capacidad de almacenamiento de un CD-ROM . Los analistas consideran que comenzará a tener una amplia presencia en los equipos informáticos que se vendan en España a finales de año, cuando la mayoría de fabricantes los incluyan de serie en sus catálogos . Salvat, que lanza un DVD-ROM sobre historia del arte, es consciente de la dificultad de entrar en un mercado tan incipiente y desconocido . ?Muchas editoriales tendrán dificultades para llenar tanto espacio y ofrecer productos de calidad en el formato DVD?, explican . Otra de las barreras para el desarrollo del mercado multimedia en DVD-ROM es el elevado coste industrial . Algo parecido sucedió hace unos años con la producción de CD-ROM, elaborar un master en disco compacto cuesta alrededor de 200 pesetas; hacer lo propio con un DVD supone invertir . . . ¡ 5 . 000 dólares ! ( 750 . 000 pesetas ) . Por ahora las diferencias son notables .

Porvenir profesional

La edición electrónica ya está produciendo un fuerte impacto en el empleo . Negocios, educación, entretenimiento son sólo algunos de los ámbitos donde las nuevas tecnologías comienzan a ser utilizadas con mayor profusión . Y sólo es el comienzo . Ya se habla de editores, diseñadores y gestores de proyectos multimedia como el núcleo fuerte del empleo en el novedoso sector interactivo .

Artistas gráficos especializados en el diseño 2D y 3D, webmasters, periodistas y fotógrafos digitales, vendedores y responsables de marketing, técnicos en redes, ingenieros de audio y vídeo, programadores, gestores de bases de datos multimedia, especialistas en copyright y traductores son sólo algunos de los innumerables puestos de trabajo que irán surgiendo en los próximos años . Algunos quizá serán autodida

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información