| Artículos | 01 ENE 2004

El PDA: lúdico o profesional

Tags: Histórico
José C. Daganzo.
Los asistentes digitales no son un mero capricho, se han convertido en unos excelentes dispositivos donde almacenar información personal y profesional, y con los que pasar buenos ratos de ocio. Elegir el que mejor se ajuste a nuestras necesidades tan sólo es cuestión de prestar atención a unos cuantos detalles.

Cuando nos planteemos la compra de un PDA las dos opciones más claras son: un Pocket PC o uno basado en PalmOS. El resto de opciones ni siguiera se han de plantear, a no ser que estemos muy seguros de lo que estamos buscando, con lo cual sobran consejos.
En estos momentos no existen diferencias significativas para decidirse por una u otra plataforma. Los últimos modelos de ambas disponen de procesadores XScale con tecnología ARM, pantallas transflectivas y una cantidad de memoria muy similar (tanto RAM como ROM).
El número de aplicaciones de la plataforma PalmOS es mayor, pero muchas ya no son compatibles con los últimos modelos. Por tanto nunca han estado en mayor igualdad de condiciones.
No trataremos los basados en Windows CE o EPOC, ya que estas dos plataformas están demasiado especializadas, si no en desuso.

¿Nuevo o de segunda mano?
Comprar un PDA usado es un riesgo muy grande si no conocemos a la persona que ha estado utilizándolo. Un PDA que aparentemente tiene un buen aspecto exterior nos asegura que ha tenido poco uso o al menos ha sido tratado bien, pero nada más. Al ser un dispositivo de pequeña envergadura puede haber sufrido caídas y golpes de los que no tendremos constancia.
Igual sucede con la batería, que puede estar en óptimas condiciones o no, si el usuario no ha hecho las cargas correctamente. Si se trata de un modelo con batería de Ni-MH puede durarnos apenas unas horas (debido al efecto memoria), mientras que las de Li-Ion ofrecen mayores garantías. Si puede permitírselo, cómprelo nuevo, pues adquirir un PDA usado puede ocasionarle muchos quebraderos de cabeza que, como dice un conocido comercial, “no tienen precio”.

Aspector a tener en cuenta al comprar un PDA nuevo
Como en toda compra que realice, ha de tener muy claro el uso que va a dar a su PDA. En un principio podemos definir tres niveles de uso: básico, medio y avanzado.
Un uso básico implica gestión personal de datos (agenda, calendario, citas, contactos, etc.), juegos, reproducción de MP3/WMA y almacenamiento de datos mediante el uso de tarjetas de memoria. Entendemos por uso medio la utilización de todo lo descrito en el uso básico pero añadiendo aplicaciones específicas (hojas de cálculo, documentos de texto, lectura de e-books, etc.), correo electrónico, calculadoras financieras, mandos a distancia, DivX, etc., puerto IrDA y navegación web.
Por último, el usuario avanzado además utiliza las diferentes técnicas de comunicación inalámbricas (WLAN, Bluetooth, GPS, GSM/GPRS, etc.), usa aplicaciones personalizadas de su lugar de trabajo, realiza impresiones y transporta información relevante, tanto personal como empresarial.
El tamaño y el peso están directamente ligados a las prestaciones del PDA. En la mayoría de los casos estas cifras son muy similares, pero preste atención a este aspecto, pues una diferencia de 30/50 gramos no parece muy grande y, si le damos un uso muy constante, sí lo es.

Pantalla
La pantalla monocromo está totalmente en desuso. Por ello decántese por uno con pantalla a color. En un dispositivo con PalmOS la resolución será de 320 x 320 píxeles, y en un Pocket PC de 240 x 320 píxeles, ambos casos con 16 bits y 65.536 colores.
La tecnología de la pantalla es un factor determinante a la hora de realizar la compra. Principalmente existen dos tecnologías: reflectiva y transflectiva. Las pantallas reflectivas ofrecen una visualización excelente en interiores y buena en exteriores, mientras que las transflectivas ofrecen una visualización excelente tanto en interiores como en exteriores. La primera cada vez se utiliza menos, puesto que se está imponiendo la tecnología transflectiva.

Lápices marcadores
Los lápices de los PDA parecen un elemento sin importancia a la hora de adquirirlos, pero no es así. Será nuestra principal herramienta de comunicación con el PDA y por tanto hemos de elegirlo concienzudamente.
Lo ideal es que no sea totalmente de plástico y mucho menos que sea muy ligero. Tampoco es cuestión de tener un lápiz de 100 g, pero sí ha de ser robusto, preferiblemente que disponga de partes metálicas y sobre todo que, llegado el momento, ofrezca la posibilidad de resetear el PDA.

Pad de control y botones
Los botones de control han de ser cómodos de manejar y de un tamaño no demasiado pequeño para facilitar su pulsación. Esto dependerá directamente del tamaño de nuestras manos; lo que para un usuario puede ser apropiado para otro puede ser minúsculo. Si estamos acostumbrados al uso de botones jog-dial, esta opción es muy recomendable, pues ofrece función de desplazamiento y un botón adicional en muy poco espacio.
El pad de control debe tener un tacto suave y no oponer demasiada resistencia a las pulsaciones, pues si presenta un tacto demasiado duro resulta incómodo de usar.

Elementos internos
En este apartado vamos a diferenciar entre sistemas PalmOS y Pocket PC. Los elementos internos en los que debemos fijarnos son: memoria, procesador, ranuras de memoria flash, batería y sistema de sonido.
En un sistema PalmOS disponer de 8 MB de RAM y 8 de ROM es más que suficiente para un uso básico. Para un uso medio la cifra idónea se sitúa en 16/32 MB de RAM y 8/16 MB de ROM, mientras que para un uso avanzado lo mínimo sería 64 MB de RAM y 16 de ROM. El procesador ha de ser de al menos 16 MHz (básico), 33/144 MHz (medio) o 400 MHz (avanzado).
Para un Pocket PC, la memoria ROM ha de ser de 32 MB (independientemente del uso que le demos). Para la memoria RAM, 32 MB para un uso básico y 64 para los usuarios medios/avanzados. Deseche el uso de procesadores SH3 o MIPS, y sólo compre ARM o XScale, como mínimo a 206/300 MHz, y si puede permitírselo llegue a los 400 MHz.
En ambos casos (PalmOS o Pocket PC) han de tener ranura de expansión, preferiblemente dos, una para tarjetas CF y otra SD. Es preferible que la primera sea compatible con tarjetas CF II y la segunda con SDIO (admite periféricos).
La batería ha de ofrecer una autonomía lo más amplia posible, como mínimo 10 horas, siendo preferible el uso de baterías de litio a las de Ni-MH o a las pilas convencionales (AA ó AAA). También es mejor que dispongan de una batería secundaria para no perder la información en caso de que la principal se quede sin energía. En este mismo aspecto, si la batería principal es reemplazable siempre podremos llevar una de repuesto y mejorar su autonomía.
En lo referente al altavoz, micrófono y salida de auriculares, es esencial que estén situados en zonas donde no se interfiera con las manos (durante el uso del PDA).

Comunicaciones inalámbricas
Los PDA son de los pocos dispositivos que evolucionan con la demanda de los usuarios, y actualmente es posible adquirirlos con multitud de posibilidades de conectividad inalámbricas, como teléfono integrado o Bluetooth.
Casi todos los PDA actuales disponen de conectividad IrDA, y en algunos casos Bluetooth y 802.11b (WLAN) integrados. Si no lo incluyen puede dotarles de estas características haciendo uso de algún accesorio o módulo de expansión.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información