| Artículos | 15 MAR 2007

El nuevo estándar "n" pone en órbita las redes inalámbricas

Tags: Histórico
Las ventas de dispositivos basados en el nuevo estándar se dispararán a partir de este año
El peso de las redes sin cables y, por ello, su protagonismo en el mercado, es cada vez mayor. Así, lo que nació como una opción para aquellos que no podían ?tirar? cable, ha terminado por convertirse en un estándar del mercado al que nadie quiere renunciar por las posibilidades que ofrece. Y si de dos cosas se acusaba a las redes inalámbricas era de falta de rendimiento y de seguridad. Desmentido el segundo de los mitos, el rendimiento deja de ser un problema con el nuevo estándar 802.11n que se aprobará en breve, pero bajo el que ya hay productos disponibles. Desde hace unos meses estamos oyendo hablar de 802.11n, pero, ¿en qué consiste esta norma? Pues se trata de la evolución de las redes inalámbricas basadas en los ya conocidos estándares 802.11 a/b/g que se encuentra en fase de borrador y que se espera que sea aprobada este año, si bien ya existen productos disponibles en base al pre-estándar, de los que les ofrecemos cumplida información en estas páginas. En base a las informaciones ofrecidas, el nuevo estándar que se quiere alcanzar permitirá desplegar soluciones de hasta 600 Mbps, guardando la compatibilidad con los estándares 802.11a/b/g. Soporta bandas de 2,4 GHz y 5 GHz, está basado en MIMO, y basa su seguridad en WPA, WPA2, WEP. De manera obligatoria, en base al borrador ya aprobado, deberá contar con canales de 20 MHz, permitir las operaciones en modo mixto 802.11 a/b/g + 802.11n, ofrecer soporte a seguridad WPA2, permitir el cambio automático de canales, y contar con soporte de Packet Aggregation. En el caso de D-Link, la norma 802.11n está presente en la gama Wireless N. A nivel de rendimiento, los nuevos dispositivos superan a sus predecesores, dado que los dispositivos emplearán varias antenas a ambos lados de la comunicación. Es decir, harán uso de MIMO (Multiple In/Multiple Out). A ellos también contribuye el multiplexado espacial, esto es, el flujo de bits se reparte entre dos antenas, en la misma frecuencia, y se junta de nuevo en el receptor, lo que nos ayuda a duplicar el rendimiento. Además, hay que tener en cuenta que las diferentes antenas transmiten el mismo flujo por redundancia, lo que aumenta la potencia de la señal, lo que hace a los dispositivos receptor y emisor, menos sensibles al ambiente en el que se encuentran. De hecho, las antenas recogen la señal recibida por diferentes vías y la unifican, dando una señal más potente. Otras posibilidades son la conformación del haz de transmisión, porque la antena compuesta concentra la energía en una determinada dirección, con lo que se logra el mismo efecto que si se usara una antena de alta ganancia, proporcionando esto un mayor alcance. A esto se añade el soporte para canales de 40 Mhz que, a diferencia de los de 20 MHz soportados por 802.11b/g, ofrecen una vinculación de canales similar a la de los productos «108 Turbo», por lo que, al contar con más espectro, nos permite mayor rendimiento de datos. Por último, agregación de tramas. En la capa MAC, los paquetes asignados al mismo destino se envían juntos, con lo que se reduce la sobrecarga y se aumenta el rendimiento de datos. Las previsiones de los analistas Si en algo parecen ponerse de acuerdo los analistas es en el buen futuro que le espera a los productos bajo este estándar. Así, tal y como puede verse en el gráfico, si bien fue 2005 el año en que los dispositivos 802.11b/g alcanzaron su máximo esplendor, desde este 2007 se consolida una tendencia que podemos ver desde ese mismo momento: el imparable ascenso de las ventas de productos basados en 802.11n. Pese a su espectacular crecimiento de estos últimos dos años, será en este 2007 cuando se conviertan en la opción más vendida, para representar en 2008 más de lo que alcance la suma conjunta de los otros tres estándares (802.11 a/b/g). La gama ?sin hilos? ---------------------------- Cinco son los productos que conforman la familia de soluciones basadas en el nuevo estándar dentro de la gama de D-Link. En primer lugar, nos encontramos con el denominado DIR-635, un gateway inalámbrico de banda ancha. El segundo es el DSL-2740B, router inalámbrico ADSL2/2+. El tercero de la lista es el adaptador inalámbrico USB 2.0 DWA-142. El cuarto es la tarjeta PCI, DWA-547, mientras que cierra la lista la DWA-645, una tarjeta PCMCIA. En los próximos meses se añadirá a la lista el punto de acceso DAP-1353.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información