| Artículos | 01 OCT 2006

El modelo bancario aplicado a la informática

Tags: Histórico
Datos y aplicaciones residen en los servidores de una empresa externa
Arantxa Herranz.
Tener únicamente ordenadores “tontos” que permitan conectarse, mediante un navegador, a los servidores de una empresa externa en la que se alojan tanto las aplicaciones como la información necesaria para el trabajo diario, sin preocuparse de actualizaciones de software y licencias, copias de seguridad ni otro tipo de incidencias. El bufete Mariscal Abogados nos cuenta la experiencia de pasar de una red de 12 puestos con servidor a dejar alojado en una empresa externa, Ofiwex, todos sus recursos informáticos y su información.

Mariscal Abogados es una empresa compuesta por 10 letrados y 2 puestos administrativos. El despacho trata cuestiones internacionales, mercantiles, fiscales y de nuevas tecnologías. Como resume uno de sus fundadores, excepto el derecho penal y administrativo, Mariscal Abogados defiende los intereses de sus clientes en el resto de demarcaciones legales.
La infraestructura tecnológica que tenía este bufete puede ser representativa de tantas otras empresas del mismo perfil: 12 ordenadores personales y un servidor que daba servicio a todos estos puestos de trabajo. “El servidor nos permitía compartir toda la información que necesitábamos para hacer nuestro trabajo”, nos explica Miguel Mariscal.

El problema de la pérdida de tiempo
Nuestro interlocutor relata una problemática común entre todos esos profesionales que, a menudo, tiene que luchar contra los elementos informáticos. “Nuestro mayor problema con esta red tecnológica era la cantidad de tiempo que perdíamos cuando algo fallaba, bien por problemas del servidor o por una utilización incorrecta de los sistemas”, reconoce Miguel Mariscal, quien constata, además, que había muchas incidencias que no se podían resolver por los usuarios de esta infraestructura tecnológica. “Todo ello redundaba en, sobre todo, una enorme cantidad de tiempo perdido, lo que se traducía en horas muertas, menos productividad y, por tanto, en una pérdida económica quizá no cuantificable, pero sí evidente”. Y todo ello pese a que, como señala nuestro interlocutor, “dado que defendemos también los intereses de algunas empresas tecnológicas, hay gente que tiene apego a la informática y conoce algunos de sus entresijos”.
Además, y aunque Mariscal Abogados contaba con los servicios externos de una empresa informática, los resultados no acababan siendo del agrado de este bufete de abogados. “Los problemas tenían que ser solucionados al instante, no a las 24 horas, para que nosotros pudiéramos seguir trabajando. Y no siempre los técnicos de esta asesoría externa podían cumplir con este cometido”, narra este responsable.

Cómo se trabaja con OfiWex
Así puestos, y quizá por una de esas casualidades de la vida (uno de sus clientes del área tecnológica conoce a la empresa Ofiwex), Mariscal Abogados entra en contacto con los responsables de Ofiwex, empresa española que se dedica a alojar en sus servidores todas las herramientas de software, incluidas las de seguridad, que los usuarios profesionales puedan necesitar para sus labores, de manera que se trabaja siempre “contra el servidor” y no en el puesto cliente, lo que, además, permite una movilidad completa, puesto que desde cualquier ordenador, y no sólo desde el de la empresa, se puede acceder a la información y recursos profesionales.
“Es cierto que al principio nos daba un poco de reparo trabajar mediante este sistema”, añade Mariscal, “puesto que somos un despacho de abogados, donde la información es crítica y la confidencialidad de nuestros clientes ha de estar garantizada”. Sin embargo, y aunque en un primer momento pueda parecer que al estar el servidor donde se alojan tanto los programas como los documentos fuera del despacho se incurre en un riesgo, este usuario asegura que los peligros son menores que cuando el servidor estaba en sus propias oficinas. “Siempre puede haber algún trabajador deshonesto que quiera hacerte daño con las herramientas de informática, por no hablar de que Ofiwex cuenta con soluciones de seguridad especializadas, con las que nosotros no contábamos”, argumenta.
Por eso, y para animar a otros profesionales que puedan sentir recelos a la hora de implantar una solución y forma de trabajar así, Miguel Mariscal compara este sistema con el funcionamiento de los bancos. “A nadie le preocupa tener hoy el dinero en un banco, y sabemos que es una opción más segura que el tener nuestros ahorros en casa. Con la informática y la información pasa lo mismo”.
De hecho, Miguel Mariscal defiende que la seguridad es uno de los principales activos que ha encontrado en esta propuesta de Ofiwex, servicio que, periódicamente, efectúa copias de seguridad de los archivos y programas con los que trabaja cada cliente, además de disponer de diversos productos específicos, como cortafuegos o antivirus o la encriptación automática de toda la información que los abogados teclean.

Disponibilidad a todas horas
Mariscal Abogados lleva algo más de un año trabajando de esta manera y, además del consabido ahorro de tiempo y una mayor seguridad, uno de los beneficios más inmediatos y evidentes que se han constatado ha sido la disponibilidad. “Donde quiera que haya un ordenador, allí podemos trabajar, porque nos conectamos, de una manera totalmente segura, a un servidor y trabajamos contra él, no en el puesto cliente”, explica.
Por si fuera poco, los abogados se han olvidado de las actualizaciones de los programas y de los equipos en los que trabajar. “Seguimos teniendo PC, pero estos no han de tener las últimas novedades tecnológicas para poder trabajar. Además, no nos tenemos que preocupar por las actualizaciones de los programas ni por las renovaciones de las licencias, puesto que de todo esto se ocupa Ofiwex”.
Asimismo, y en los 45 euros por puesto al mes que cuesta este servicio, también se incluye un teléfono de asistencia “pero de verdad, de los que llamas y te solucionan en el momento las dudas”, por lo que este responsable asegura que la opción es verdaderamente rentable.
Así pues, a lo largo de estos meses, la compañía ha seguido utilizando sus “viejos” ordenadores, sin tener que actualizarlos, bien en hardware, bien en software y, aunque el servidor con el que se trabajaba antes sigue en las oficinas del despacho de abogados, Miguel Mariscal reconoce que se están planteando jubilarlo.

La migración
Nuestro interlocutor asegura que para poder trabajar así lo único que hace falta es tener un ordenador, “que no hace falta que sea de última generación”. Los técnicos de Ofiwex se desplazan a las oficinas del cliente y realizan la instalación en incluso sólo unas horas, momento a partir del cual se puede empezar a trabajar “sin ningún problema”.
“Para mí, la verdadera diferenciación es que la gente ha sido consciente de que es una ventaja: tengo más seguridad, más disponibilidad, cuento con más ayuda, lo que permite dedicar todo mi tiempo a mi trabajo, para ser más eficiente, en lugar de tener que dedicar parte a resolver toda esta casuística”.
Así, todas las aplicaciones están en los servidores de Ofiwex, incluyendo aquellas que son específicas de cada negocio. En este punto, Mariscal también valora el hecho de que el usuario no tenga que preocuparse de la renovaci

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información