| Artículos | 01 OCT 2004

El mejor ajuste de la pantalla

Tags: Histórico
José Mª Alarcón.
El ordenador personal se ha vuelto una herramienta indispensable. Debido a ello pasamos muchas horas diarias delante de una pantalla, lo que repercute en gran medida en nuestra salud visual. Veamos algunos consejos para mejorar este aspecto tan importante.

Muy importante: la resolución de la pantalla
Cuando tengo que acercarme a un puesto de trabajo en alguna empresa, a reunirme o charlar con personas que trabajan detrás de una pantalla de ordenador, me encuentro con mucha frecuencia con pantallas mal configuradas. Aunque no es de mi incumbencia, es superior a mis fuerzas tratar de poner remedio a la situación, y enseguida pregunto: “¿al final de la jornada te suele doler la cabeza?”, “¿desde que trabajas aquí notas la vista más cansada?”, y cosas por el estilo. Lo sorprendente (aunque no para mí) es que en un altísimo porcentaje de las ocasiones en las que lo hago, las respuestas son afirmativas. Y es lógico.
Cuando uno adquiere un ordenador (o se lo facilita la empresa) y no es un usuario con conocimientos informáticos, lo habitual es dejarlo tal y como viene de fábrica. Lo malo es que, por omisión, la configuración de las tarjetas gráficas y de los monitores ofrece una calidad baja, tratando de ajustarse a un “mínimo común denominador” que funcione en todas las situaciones. Ello provoca que la resolución sea inadecuada y que la frecuencia de refresco tenga un valor excesivamente bajo, entre otros males.
Lo primero que debe intentar es que la resolución de su pantalla sea la adecuada al tamaño de su monitor. Hoy por hoy lo más frecuente es que se entreguen monitores de 17 pulgadas junto con los PC nuevos. Con estas dimensiones la resolución óptima es de 1.024 x 768 píxeles, mientras que el ajuste por defecto de muchos sistemas operativos es de sólo 800 x 600. Compruebe la resolución de su pantalla pulsando con el botón derecho en cualquier lugar vacío de su escritorio (tenga cuidado de no pulsar encima de un acceso directo) y escogiendo la opción Propiedades en el menú contextual que aparece. Utilice la pestaña Configuración en el diálogo Propiedades de Pantalla. Ajuste la resolución más apropiada al tamaño de su monitor:

Tamaño del monitor Tipo de Monitor Resolución recomendada
15’’ CRT 800 x 600
17’’ CRT 1.024 x 768
19’’ CRT 1.280 x 1.024
15’’ TFT 1.024 x 768
17’’ TFT 1.280 x 1.024

Con esto conseguirá aprovechar su pantalla para ver más información, mejorando la calidad de la imagen en función de la capacidad típica de su monitor. La tabla anterior es indicativa, por lo que si usted se siente cómodo con otras resoluciones distintas a las indicadas no hay problema, aunque procure no usar valores muy altos o lo verá todo excesivamente pequeño.

Más importante aún: la frecuencia de refresco
Con el ajuste de la resolución, sin embargo, no es suficiente y, de hecho, existe un parámetro técnico que posee una elevada influencia sobre la salud ocular y las jaquecas de los que trabajamos diez horas diarias delante de una pantalla: la frecuencia de refresco. Este término hace referencia al número de veces que se refrescan los contenidos de la pantalla cada segundo. Cuando se refresca pocas veces el ojo humano lo percibe como un parpadeo. Si éste es pequeño mucha gente ni siquiera se da cuenta, pero a la larga acaba produciendo trastornos que se convierten en los síntomas descritos de dolores de cabeza y cansancio visual.
Si mira fijamente a su pantalla y percibe un ligero parpadeo es hora de cambiar la frecuencia de refresco. Si usted no es especialmente sensible al parpadeo es posible que, a pesar de disponer de una frecuencia baja, no lo note (aunque su organismo, a la larga, sí). La mejor forma de percibirlo es tratar de hacerlo con la visión periférica. Para ello colóquese de perfil al monitor y trate de percibir el parpadeo de éste con la visión lateral. Se nota mucho más que de frente y es una forma fácil de convencerse de su existencia.
De todos modos el método más objetivo es, por supuesto, una medición. Pulse el botón Opciones avanzadas en el diálogo de configuración de la figura anterior. Como se observa en la imagen, en la pestaña Monitor existe una lista desplegable que permite ajustar este parámetro. Su valor no debiera ser nunca inferior a 80 Hz (Hercios, ciclos por segundo: el número de veces que se redibuja la pantalla cada segundo). Si su monitor y tarjeta gráfica se lo permiten elija una frecuenta de 85 Hz o en su defecto escoja el valor Óptima, que ajustará automáticamente el valor más alto posible. Observe que con 80 u 85 Hz el parpadeo es inapreciable aun con la visión periférica.
Este ajuste tan sencillo pero al mismo tiempo tan poco frecuente hará que, pronto, el cansancio y las jaquecas disminuyan.

Resolución y frecuencia en un solo paso
También es posible realizar estos dos ajustes de una sola vez, que será lo más rápido en el caso de tener un equipo nuevo en el que, con seguridad, tendremos que actuar sobre los dos parámetros. Para hacer ambos ajustes abra la ventana de Propiedades de Pantalla como hemos explicado en el primer truco, dirijase a la pestaña Configuración y pulse sobre el botón Opciones Avanzadas. Se abrirá una nueva ventana con un número variable de pestañas dependiendo de los controladores de la tarjeta gráfica que tenga instalados, pero en la que siempre hay algunas comunes. Como vamos a emplear una de las comunes, nos es indiferente el tipo de controlador que haya instalado.
Busque la pestaña Adaptador y pulse en el botón inferior, Lista de todos los modos... Verá cómo se abre otra ventana con un listado en el que cada línea comienza por la resolución, seguida de la profundidad de color, y termina por la frecuencia de refresco. En la lista se encuentran todas las combinacciones posibles que soporte su conjunto de tarjeta gráfica y monitor.
En cuanto a la profundidad de color, se indica en número de bits, y representa el número de colores que se mostrarán. 32 bits corresponde a 16,7 millones de colores y16 bits son 65.536 colores. Curiosamente para 8 bits no se indica esto, sino el número de colores: 256.

Mejore la legibilidad de los textos en Windows XP
ClearType es una tecnología software desarrollada y patentada por Microsoft que mejora en gran medida la capacidad de leer textos en pantalla. Aunque en sus inicios estaba pensada para trabajar en pantallas planas TFT (como las de los portátiles, PDA y similares), lo cierto es que se le puede sacar mucho partido en cualquier tipo de monitor. Gracias a sus especiales características las letras aparecen mucho más nítidas en la pantalla, aproximándose en calidad a las que podemos ver impresas en una revista. Si usa un monitor CRT tradicional mejorará su forma de trabajar con textos en pantalla, pero si utiliza un monitor TFT o un portátil las mejoras le resultarán espectaculares.
Windows XP es el primer sistema operativo para PC de Microsoft que viene con soporte de serie para esta tecnología. Para activar el uso de ClearType utilice el diálogo de Propiedades de pantalla (vea el primer consejo de este artículo), y en la pestaña Apariencia pulse el botón Efectos. En la ventana que aparece seleccione ClearType como método de suavizado de bordes de fuentes en pantalla.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información