| Artículos | 01 FEB 2004

El hogar digital reina en el CES

Tags: Histórico
Pedro Guillén y Alfonso Hernández.
La Feria de la Electrónica de Consumo (CES, Consumer Electronics Show) de Las Vegas ha abierto la batalla entre los gigantes de la informática y de la electrónica de consumo por hacerse con el salón de casa.

(Las Vegas).- “Estamos entrando en una era en que cada usuario será el fotógrafo, el productor y el DJ”, aseguraba Carly Fiorina, presidenta del Hewlett-Packard, ante una audiencia entusiasmada durante su intervención en el CES a principios de enero. Bill Gates, presidente de Microsoft, hacía lo propio y auguraba una “década digital prodigiosa” llena de “grandes hitos”, en su sexto discurso inaugural consecutivo de una feria que, con 2.400 expositores, recibió más de 120.000 visitantes en sólo tres días.
Y el resto de los gigantes de la informática también mostraron una visión idéntica. “La misma dinámica que condujo a la revolución del ordenador personal está ocurriendo ahora con la electrónica de consumo”, aseveraba Paul Otellini, presidente de Intel en otra de las intervenciones estrella de esta edición de CES. “A medida que la electrónica de consumo y los contenidos cambian de analógico a digital, se presenta una gran oportunidad para mejorar el rendimiento y el coste de los dispositivos”, añadía. Y Dell, símbolo de la industria estadounidense, tampoco podía quedarse atrás. Michael Dell, su presidente, presentaba diez nuevos productos, más propios de una compañía como Sony que de la propia Dell, como televisores de pantalla plana, reproductores de música digital o algunos accesorios para videojuegos.
En definitiva, en esta eufórica edición de CES se ha iniciado la auténtica batalla entre la industria informática y los grandes de la electrónica de consumo por conquistar el salón de la casa, o mejor dicho, por hacerse con el control de cualquier aparato de la casa, desde una pantalla plana hasta una cafetera. Una vez más se pretende acelerar la convergencia entre la informática y la electrónica de consumo, con el PC como “cerebro” encargado de la gestión de los contenidos digitales del hogar. Intel quiere ponerles sus microchips, Microsoft el software, y HP, Dell o Gateway los dispositivos en las tiendas, al lado de las pantallas de Sony, Panasonic o Sharp. “Hace cinco o seis años esto era un mercado tranquilo, ahora la gente llega de fuera como si fuesen tribus de caza”, declaraba Hediki Komiyama, presidente de Sony, durante su visita a la feria. La guerra no ha hecho más que empezar.

El “cerebro” del hogar
No hay duda de que el futuro próximo será digital. Sin embargo, el ritmo de generación de esos contenidos, especialmente los multimedia –vídeo, fotografías y música- necesitan ser gestionados, tanto en dispositivos de hardware como de software. HP y Microsoft quieren que ese “gestor” de la casa sea el PC, como el “Centro de Entretenimiento Digital” de HP y el Windows XP Media Center, ya en su segunda versión, adaptada para cumplir con estas funciones. Bill Gates presentó en la feria un dispositivo denominado Windows Media Extender, que da acceso al PC desde cualquier televisor de la casa, y que tendrá su versión correspondiente para la Xbox para conectar la consola a ordenadores con el sistema Media Center por un precio no superior a 100 dólares, según la compañía. (Más información en la sección Hogar Digital)
Entretanto, los fabricantes de electrónica de consumo no quieren ni oír hablar de esta invasión, y sostienen que hay que seguir apostando por la experiencia que les dan los años de especialistas en el entretenimiento multimedia.
La electrónica de consumo mueve al año 100.000 millones de dólares sólo en EEUU, una cifra que llega a doblarse a escala mundial. Además, los márgenes comerciales son más elevados en la venta de una pantalla plana o un reproductor de audio, por ejemplo, que en un PC, cuyos precios no paran de caer.
En torno a este eje digital se agrupa multitud de dispositivos susceptibles de ser conectados. Microsoft presentaba sus esperados relojes de pulsera dotados del sistema SPOT (Smart Personal Objects Technology) para acceder a información en tiempo real. Otro protagonista de la feria eran los dispositivos de almacenamiento. Samsung presentaba Intelligent Stick, el disco portátil USB de 512 MB más pequeño y ligero del mercado, mientras Iomega anticipaba su línea de productos de almacenamiento extraíble de 1,5 GB para utilizar con multitud de dispostivos electrónicos como cámaras, reproductores de audio o PDA. Iomega también presentaba dos nuevos lectores DVD en formato Super DVD, y un modelo Micro Mini USB Drive.
En cuanto a otros periféricos, Fujitsu presentaba el Stylistic ST5000 Tablet PC, un dispositivo de 12 pulgadas con Windows XP Tablet PC Edition, Pentium M a 1 GHz, ranura SmartCard y Memory Stick, y batería para 5 horas, por 2.049 dólares (1.590 euros). Los proyectores de Optoma vieron la luz con el modelo H30, que incorpora la tecnología de Texas Instruments para mejorar la proyección de las líneas. El proyector dispone de una resolución SVGA de 800 x 600 y 800 lúmenes de salida.

El reino de los televisores planos
El producto estrella en el stand de Motorola, uno de los principales fabricantes de móviles, no era un teléfono, sino enormes pantallas planas de televisión. La escena se repetía una y otra vez por los espacios de exposición de grandes marcas poco relacionadas hasta hora con la imagen, como Dell, Epson o Daewoo, donde en vez de encontrar ordenadores portátiles, impresoras o frigoríficos, había pantallas planas, las auténticas reinas de CES, muy por encima de otro tipo de dispositivos. Además, los fabricantes japoneses y coreanos también exhibieron sus mejores productos y las últimas tecnologías en imagen digital. LG, Sony, Panasonic y Sharp exhibieron toda su gama de pantallas, pero fue Samsung la que impresionó con una gigantesca televisión de plasma de 80 pulgadas.
Incluso Intel tiene algo que decir en esta área. Y es que las pantallas planas fueron el dispositivo más vendido de 2003 en EEUU. Intel explicaba el desarrollo de un nuevo chip para televisores digitales que, según la compañía, supondrá un gran ahorro de energía y una rebaja del precio de estos dispositivos, hasta ahora muy costosos. Intel fabricará un chip de cristal líquido en silicio (LCOS), con nombre en clave Cayley, que se integrará en los modelos de televisores digitales y retroproyectores hacia finales de este año. Con este chip los fabricantes de televisores y retroproyectores podrán reducir de forma considerable los costes de fabricación con tamaños equivalentes a los televisores LCD y de plasma de pantalla plana.
Pero además, Intel mantiene su interés en desarrollar chips para otros productos de consumo, como PC de tipo media center, decodificadores digitales, reproductores portátiles de música, etc. La compañía quiere popularizar el concepto de PC para el ocio, siguiendo los pasos de fabricantes como Gateway, que ya han mostrado las primeras versiones del concepto en forma de un PC que pasa desapercibido entre los demás electrodomésticos del hogar. En este PC para el ocio, Intel incluiría tecnologías como Azalia, un sistema de sonido de última generación, o Grantsdale, el chipset diseñado para

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información