| Noticias | 25 OCT 2002

El Gobierno mantiene sus compromisos tecnológicos aunque los plazos serán una incógnita

Tags: Histórico
El ministro de Ciencia y Tecnología confirma que el Gobierno mantiene sus apuestas tecnológicas, aunque reconoce que los ritmos han cambiado.
Ana Segura
Piqué considera que ha sido una ironía pensar que la transición tecnológica hacia la Sociedad de la Información podría venir de un día para otro. Durante su intervención en la clausura del XI Congreso de Autel el ministro se mostró convencido de que tanto la telefonía móvil de tercera generación como la televisión y la radio digital serán una realidad.

Según el titular de Ciencia y Tecnología, extender la aplicación de las nuevas tecnologías y llegar a la Sociedad de la Información es una obligación de todos. En este sentido destacó que el Gobierno ya está adoptando medidas para facilitar este proceso y se ha planteado la creación de una comisión interdisciplinar que proponga medidas y refuerce así el plan Info XXI, lanzado en enero de 2001 y que no ha tenido excesiva repercusión social.

De igual forma, Piqué pasó revista a las últimas actuaciones adoptadas por el Gobierno en materia de telecomunicaciones y dijo ser partidario de una regulación mínima y simplificada, que logre un equilibrio entre la necesidad de fomentar las inversiones de Telefónica y facilitar la competencia, y en este sentido se está haciendo un importante esfuerzo presupuestario. “Debemos ser cuidadosos con la capacidad de inversión del operador dominante, pero hay que hacer factible su innovación y liderazgo tecnológico con el desarrollo de la competencia”, explicó.

Para Piqué, la capacidad inversora de Telefónica es garantía de liderazgo en innovación, algo que repercute en beneficio de los usuarios, sin embargo reconoció que “hay que velar por que las operadoras entrantes puedan ir fortaleciéndose y compitiendo con el antiguo monopolio”, que aún tiene la mayoría de la cuota de mercado en telefonía fija.

Así, el Gobierno mantendrá un control sobre los precios máximos de Telefónica hasta 2005 con objeto de tender a la convergencia telefónica por la que cada usuario tenga la opción de elegir a un operador por el tipo de servicio que ofrezca y no el método utilizado para ello. En el 2004 el control afectará sólo a la telefonía fija en aquellos tramos en los que no exista suficiente competencia, esperando que ya en 2005 los precios estén totalmente liberalizados.
Piqué ya anunció, dentro del paquete de medidas para aumentar la competencia en el sector, la eliminación de algunos compromisos de las operadoras de cable, donde se planteará una liberalización plena cuando el sector esté consolidado, y de las de acceso radio (LMDS), pero declaró que se estaba estudiando el caso de las operadoras de UMTS.

Con respecto a la fusión digital el ministro no quiso pronunciarse aunque aseguró que es necesario velar porque los usuarios tengan capacidad de elección o que, por lo menos, no existan monopolios sobre los contenidos. El mismo discurso acerca del mercado de televisión de pago: “el Gobierno debe garantizar la libertad de elección de los usuarios. Para ello es bueno que haya más de una alternativa, ya sea a través de una multiplicidad de actores o de una política que evite el dominio en contenidos”.

El ministro no aprobó del todo la reciente salida de los operadores móviles virtuales, que utilizan las redes de otros para dar sus servicios, “ya que lo que el país necesita en estos momentos es inversión”.
www.mcyt.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información