| Artículos | 01 ENE 2009

El futuro de la televisión móvil en Europa

Tags: Histórico
Gabriel Treiband.
El éxito cosechado por los primeros proyectos de televisión móvil en distintos mercados ha llevado a algunos analistas como Juniper Research a predecir que la demanda global aumentará en más de diez veces el volumen actual, pasando de los 1.700 millones de dólares de 2007 hasta 11.900 millones estimados para 2012. Sin embargo, aunque los proyectos de televisión móvil actuales han conseguido acceder a parte de este mercado, el futuro del sector depende de la capacidad de la industria de alcanzar un modelo de negocio que permita a todos los jugadores del ecosistema recuperar sus inversiones y garantizar el éxito.

Durante los últimos años se han introducido con éxito en mercados de todo el mundo varios estándares para la retransmisión de contenidos multimedia, particularmente vídeo a través de dispositivos móviles. Esto ha demostrado que la clave reside en crear una experiencia de usuario atractiva y al mismo tiempo adictiva. El objetivo es poner a su disposición una variedad de canales y una amplia gama de contenidos, posibilitando con ello que los operadores de TV puedan diferenciar sus servicios y dispositivos. No obstante, debemos conectar con los espectadores y asegurarnos de que sus primeras experiencias de televisión móvil sean las mejores posibles.
Para muchos consumidores, la televisión móvil es equiparable con los servicios de streaming de vídeo a través de redes 3G que sus operadores inalámbricos ya les ofrecen. Estos servicios han demostrado ser de interés para un amplio espectro de usuarios aficionados a la tecnología y que se sienten atraídos por los contenidos móviles. De hecho, un análisis preliminar realizado por Spear & Associates ha revelado que los consumidores de productos móviles valoran la capacidad de reproducción de vídeo sólo por debajo de las funciones de voz (ver figura).
Sin embargo, en algunos casos, la demanda de televisión a través de dispositivos móviles ha sido tan grande que los proveedores de redes 3G han experimentado dificultades a la hora de satisfacerla en el caso de espacios muy populares como los grandes eventos deportivos. Por otro lado, las tecnologías broadcast específicas para la TV móvil se adaptan mejor y son más eficientes y económicas a la hora de ofrecer contenidos multimedia de alta calidad a gran escala.
Los servicios de TV móvil “free-to-air” (o FTA, servicios de emisión libre, sin suscripción), basados en las tecnologías de emisión de televisión digital convencional, han cosechado unas cuotas de visionado relativamente altas en países como Japón y Corea del Sur. En 2007, se vendieron en Japón más de 30 millones de equipos móviles con receptores de televisión ISDB-T, mientras que en Corea del Sur las ventas alcanzaron más de 6 millones de receptores T-DMB. Aunque estas operaciones de televisión móvil han conseguido aumentar las cuotas de adopción y uso de estas tecnologías, estos productos se han situado como servicios gratuitos, por lo que no han alcanzado una alta rentabilidad para operadores y proveedores de contenidos.
Aunque los sistemas FTA permiten a los consumidores probar la televisión móvil de alta calidad de forma gratuita, la industria necesita crear una plataforma que permita que los consumidores puedan optar a recibir contenidos premium, incluyendo contenidos creados específicamente para los móviles y si su experiencia inicial es positiva y valorada, pagar por ellos. Esto proveería a la industria de una base con la que ir ofreciendo servicios más robustos que, a su vez, podrían convertirse en los cimientos de un modelo de negocio sólido. Este planteamiento hipotético sigue los pasos de la evolución de la industria televisiva convencional, que realizó una transición de contenidos íntegramente gratuitos a la exitosa introducción de los servicios premium (TV de Pago).
Los servicios FTA, a través de tecnologías de retransmisión digital ya existentes, como DVB-T, podrían constituir una fuerza positiva que contribuiría a crear una demanda de consumo para los servicios de televisión móvil en Europa, así como los servicios de FTA ISDB-T y T-DMB han estimulado la demanda en Corea del Sur y Japón. El aumento del interés por parte de los consumidores y la adopción de la televisión móvil como un servicio atractivo e imprescindible tendrían un efecto positivo para todas las partes implicadas en el sector de la televisión móvil e incrementarían la demanda de plataformas de retransmisión de próxima generación, diseñadas específicamente para dispositivos móviles.
El desarrollo de los terminales multimodo que incluyan múltiples receptores de televisión sería un requisito esencial, ya que brindaría a los operadores la posibilidad de ofrecer una combinación de contenidos gratuitos y premium y permitiría a los fabricantes de dispositivos beneficiarse de la economía de escala que supondría fabricar dispositivos para todo el mundo. Esto además garantizará la disponibilidad mundial de una amplia gama de dispositivos capaces de recibir televisión en mercados de todo el mundo. En las regiones en las que se hayan adoptado tecnologías de estándares múltiples, los dispositivos multimodo son una plataforma universal para los servicios de TV móvil con un modelo de negocio híbrido.
Igual que hoy nos parecen escasos los canales que ofrecían las emisoras convencionales, para los consumidores actuales, acostumbrados a la TV por cable o satélite, una oferta limitada de TV móvil resultará poco atractiva. Adaptar las programaciones actuales a los móviles es un primer paso para atraer el interés de los espectadores. Una mayor gama de contenidos permitirá a los consumidores elegir y brindará a los proveedores de servicios la oportunidad de ofrecer contenidos generalistas y especializados, para abordar con éxito el mercado. Una mayor variedad de canales implica que algunos contenidos estarán disponibles de forma gratuita, otros, contenidos Premium, mediante suscripción o pago por visión. La oferta de estos servicios combinados podría contribuir a crear una experiencia de usuario más rica, que a su vez conllevaría mayores oportunidades de generar ingresos a largo plazo.
Un gran número de canales permitiría a los proveedores de servicios dar la plataforma más amplia posible para construir un espectro de socios amplio y sólido que les facilite la diferenciación de servicios en función del tipo de dispositivo, la creación de distintas tarifas, la venta de servicios avanzados y la exclusividad de ciertos contenidos. El tener esta base en común permitiría a los operadores inalámbricos y multicanales desarrollar y diferenciar sus ofertas y modelos de negocio de televisión móvil, todos ellos basados en formatos comunes, con el fin de desarrollar una oferta para un mercado mundial y masivo.
Para brindar a los implicados en el sector la mejor oportunidad posible para capitalizar estos servicios, las tecnologías de retransmisión específicas para móvil son un ingrediente esencial a la hora de conquistar el éxito y obtener beneficios de la televisión móvil. Por ello, los modelos de negocio de televisión móvil construidos en torno a una combinación de contenidos FTA para atraer a los consumidores y servicios premium con cuotas de suscripción serán

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información