| Artículos | 01 ENE 2007

El director de sistemas, agente de la innovación en la empresa

Tags: Histórico
Del Chief Information Officer al Chief Innovation Officer
Diego Fernández.
El mundo de los negocios está cambiando y, por lo tanto, la función del director de sistemas de información también está evolucionando. Durante los últimos años el objetivo prioritario de las empresas era reducir costes e incrementar su eficiencia. El papel del director de sistemas estaba enfocado, fundamentalmente, a asegurar que toda la plataforma tecnológica estaba preparada para dar soporte a las operaciones de la empresa.

Hoy en día el reto fundamental de las empresas es conseguir el máximo crecimiento. Y en este contexto, los directores de sistemas tienen un papel fundamental como impulsores de la innovación en las empresas. La tecnología, cuando se integra adecuadamente en los procesos de negocio, es uno de los motores esenciales de la innovación y la innovación equivale a crecimiento. Por esta razón, la función actual del director de sistemas va más allá de lo puramente tecnológico y está también relacionada con el desarrollo de la estrategia de negocio.
En este momento existen tres retos fundamentales a los que estos profesionales se enfrentan en su papel como agentes de la innovación: dar apoyo a la transformación del modelo de negocio; fomentar las alianzas y la colaboración de la empresa con terceros; así como contribuir a la integración de tecnología y negocio.

Transformación del modelo de negocio
El 30 por ciento de los consejeros delegados están centrando sus esfuerzos de innovación en transformar su modelo de negocio, según indican los datos de la Encuesta Global a Consejeros Delegados y Alta Dirección 2006 realizada por IBM. Los directores de sistemas pueden contribuir a este proceso haciendo, en primer lugar, un análisis interno para determinar los cambios que se pueden hacer dentro del propio departamento de tecnología. Si los procesos relacionados con la tecnología no están adecuadamente alineados con las necesidades del negocio, alcanzar los objetivos puede resultar muy complicado.
Una forma de que las empresas y los departamentos de tecnología entiendan mejor su modelo de negocio actual es desglosarlo en procesos individuales, es decir en componentes. De esta forma, los directores de sistemas pueden gestionar su departamento como si fuera una empresa, disponiendo de un método que permite identificar cómo el departamento de tecnología aporta valor a toda la organización.
A la hora de transformar el modelo de negocio de la empresa es fundamental que ésta cuente con una infraestructura flexible y ágil para hacer frente a los cambios con mayor facilidad. En este sentido, las soluciones de virtualización, la “informática autónoma” y las arquitecturas orientadas a servicios (SOA) son fundamentales para dar apoyo al director de sistemas en su papel de agente de innovación dentro de la empresa.

Alianzas y colaboración con terceros
El 71 por ciento de los consejeros delegados y directivos españoles considera que las alianzas y la colaboración con terceros (UTE, joint-ventures, acuerdos con proveedores, acuerdos comerciales, de Investigación y Desarrollo, etc.) son factores propulsores de la innovación y, por tanto, críticos para competir en el nuevo entorno global empresarial. Uno de los retos que figura en las agendas de los directores de sistemas es, precisamente, crear un entorno y una infraestructura que favorezca el intercambio de información y conocimientos, posibilitando la colaboración tanto entre personas como entre sistemas informáticos.
Los avances actuales hacen posible la colaboración de muchas formas distintas: espacios de trabajo en grupo, aplicaciones mensajería instantánea y otras tecnologías que permiten a los individuos y empresas aunar esfuerzos con el fin de aumentar la productividad y la creatividad. El hecho de que las infraestructuras estén basadas en estándares abiertos hace que la colaboración con terceros sea mucho más fácil, posibilitando una conectividad global que transcienda los límites tradicionalmente asociados con la distancia geográfica, el idioma o las dimensiones de la empresa. La respuesta a esta necesidad de estandarización externa también la proporcionan las arquitecturas orientadas a servicios (SOA) que posibilitan una mayor coordinación entre la plataforma tecnológica y los procesos de negocio. Gracias a estas arquitecturas, los directores de sistemas pueden hacer frente a los retos de colaboración, incluso con los sistemas externos.

Integración de tecnología y negocio
Cerca del 80 por ciento de los directivos encuestados por IBM consideran que la integración de la tecnología y el negocio tiene una “gran importancia” para ellos y para algunos es un aspecto crítico. Según este informe, aquellos que habían realizado con éxito la integración de tecnología y negocio decían que su facturación se incrementaba tres veces más a menudo que aquellas organizaciones que contaban con una estructura con una menor integración.
Por esta razón hoy en día, los directores de sistemas mejor considerados son aquellos que combinan un conocimiento de las nuevas tecnologías, junto con un profundo conocimiento de los aspectos relacionados con el negocio de la empresa para la que trabajan. Por esta razón es fundamental que los profesionales del departamento de tecnología cuenten con una formación “híbrida” que englobe aspectos de negocio que hasta ahora no se requerían en este tipo de funciones (precios, marketing, gestión de la demanda, etc.). En este sentido, los directores de sistemas están apoyando un nuevo modelo de gobierno dentro de las empresas que integra liderazgo en tecnología y aspectos relacionados en el negocio y que plantea responsabilidades compartidas sobre la utilización de la tecnología en todos los procesos de negocio. De esta forma, se logra una integración plena permitiendo que los equipos directivos actúen como una única entidad, lo que, sin duda, impulsa la innovación en el modelo de negocio.
En definitiva, la función del director de sistemas está ahora en una situación privilegiada para impulsar la innovación dentro de la empresa. De hecho, tiene ante sí la oportunidad de pasar de ser Chief Information Officer a ser Chief Innovation Officer, es decir, el responsable de la innovación dentro de su organización. Aquellos directores de sistemas que quieran asumir esta nueva función deben situarse tanto como especialistas en negocio como en tecnología. De esta forma, podrán crear la infraestructura, la cultura y el clima adecuados que propicien la innovación. Nadie está mejor equipado para asumir el papel de director de innovación que el responsable de sistemas, que es capaz de interpretar el potencial de la tecnología como transformadora del negocio y conseguir que se cumpla la promesa de innovación en la empresa.


Diego Fernández Casado, director de los Servicios de Integración de Tecnología de IBM España, Portugal, Grecia, Turquía e Israel

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información