| Artículos | 01 NOV 2003

El aspecto de Windows

Tags: Histórico
José M. Alarcón.
Este mes vamos a fijarnos entre otras cosas en la apariencia del sistema operativo. Windows XP soporta el uso de cualquier aspecto personalizado que nos permite modificar sustancialmente la interfaz de usuario. Sin embargo esta característica no está disponible por defecto. Un pequeño programa shareware conseguirá que no tengamos nada que envidiar a los usuarios de Linux.

Activación de Temas de Escritorioen Windows Server 2003
Windows XP fue el primer sistema operativo de Microsoft en ofrecer “de serie” características de cambio de aspecto avanzadas. Como es sabido y hemos comentado en multitud de ocasiones, Windows 2003 y Windows XP eran inicialmente el mismo sistema operativo, aunque posteriormente se separaron sus líneas de desarrollo y aparecieron en el mercado con una gran separación en el tiempo y como productos claramente diferenciados. Una de las características que aparentemente no ha heredado Windows 2003 de su (ahora) versión menor son precisamente las opciones de la interfaz de usuario. Si consultamos las propiedades del escritorio en Windows 2003 vemos que la única opción que se nos ofrece en cuanto al aspecto del sistema es el aspecto clásico de Windows. Esto es bastante normal, ya que un servidor tiene la misión principal de ofrecer servicios a una serie de clientes de su red y el aspecto gráfico es lo menos importante (por no mencionar que se debe consumir el menor número de recursos innecesarios que sea posible). De todos modos hay algunas personas a las que les gusta especialmente el aspecto XP y preferirían tener la oportunidad de escoger temas y estilos visuales en Windows 2003.
Entre los administradores está bastante extendida la creencia de que Windows 2003 no soporta los temas de escritorio y que sólo puede presentar el aspecto tradicional de Windows. Lo cierto es que no es así y si algún administrador quiere que el sistema ante el que pasa tantas horas le muestre una cara más amable podrá hacerlo siguiendo unos sencillos pasos.
Lo único que hay que hacer para poder disfrutar de los temas de escritorio en Windows 2003 es localizar y habilitar el servicio Temas en la consola de administración de servicios. Para ello vaya a Panel de control » Herramientas administrativas » Servicios y en la ventana que aparece seleccione las propiedades del servicio Temas. En la ventana de Propiedades para este servicio seleccione Tipo de inicio: Automático en la lista desplegable correspondiente. Esto hará que a partir de ahora estén siempre disponibles los temas de escritorio en el sistema, ya que el servicio se iniciará de manera automática cada vez que se reinicie. Para ponerlo en funcionamiento ahora mismo deberá pulsar sobre el botón Iniciar de la ventana de propiedades.
Pulse con el botón derecho sobre el escritorio y vaya a la opción Propiedades (ver figura anterior). En la lista de temas disponibles verá que ahora aparece también el tema Windows XP y la opción de obtener nuevos temas desde Internet, tal y como ocurre en Windows XP.

Cambiar radicalmenteel aspecto de Windows XP
Siguiendo con los estilos visuales de Windows XP, una de las cosas que más se le critican a Microsoft sobre ellos es que, habiéndolos creado, no permita a los usuarios cambiarlos a su gusto y conveniencia. La empresa alega que no quiere comprometer la estabilidad del sistema debido a manipulaciones indebidas de los usuarios y lo cierto es que parece una disculpa bastante razonable.
Sin embargo es una verdadera pena no poder cambiar el aspecto de nuestro escritorio radicalmente tal y como llevan años haciendo los usuarios de Linux, y más sabiendo que el propio sistema operativo lo soporta.
Existe una aplicación llamada StyleXP que permite desbloquear la característica de estilos visuales para que podamos utilizarla a voluntad. Esta pequeña utilidad se puede obtener en www.tgtsoft.com. Gracias a ella podremos aplicar cualquiera de los miles de estilos alternativos que ya existen para Windows XP y que podremos conseguir gratuitamente en www.themexp.org. ¿Le gustaría que su Windows XP fuese igualito que un MacOS X (ver figura)? Ningún problema. Con StyleXP lo hará con un solo clic del ratón bajándose el correspondiente tema.
El programa es shareware pero cuesta menos de 20 euros y su funcionalidad merece el desembolso. De todos modos desde la página de la empresa se puede descargar una versión de evaluación.
Si se siente creativo y aventurero y quiere crear sus propios temas visuales la misma empresa nos ofrece StyleBuilder, un completo editor de estilos visuales como el que debería traer el propio Windows. Es realmente un programa muy interesante con multitud de características que nos permitirán tomar un absoluto control sobre el aspecto de nuestro sistema operativo. Eso sí, prepárese a trabajar muchas horas para crear un estilo personalizado puesto que son cientos los detalles a controlar.

Impedir el cambiode asociaciones de archivos
Como seguramente sabrá, los nombres de archivo en Windows suelen terminar con un punto seguido de un conjunto de tres letras llamado extensión. Dicha extensión de archivo sirve para indicar el tipo de información que contienen y asociarlos a un programa determinado con el que poder abrirlos.
Si utilizamos la opción Herramientas » Opciones de carpeta en la ventana que aparece podremos emplear la pestaña Tipos de archivo para escoger manualmente la configuración para cada tipo de archivo registrado en el sistema. Desde aquí se pueden definir todas las acciones que se llevan a cabo con un determinado tipo (desde abrirlo hasta imprimirlo) y qué programas se utilizarán para ello. Obvia decir que una mala administración de esta opción podría conllevar un mal funcionamiento de ciertas partes del sistema y la inutilización de ciertas aplicaciones. Por ello sería conveniente deshabilitar esta opción de administración en ciertos equipos utilizados por muchas personas.
Para conseguirlo abra el editor del registro (regedit.exe) y vaya hasta la rama HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows\CurrentVersion\policies\Explorer. Si la clave no existiera puede crearla manualmente sin problema. Ahora añada un nuevo valor de tipo DWORD con el nombre NoFileAssociate. Ajuste el valor 1 para este nodo. A partir de ahora y tras reiniciar el equipo ningún usuario podrá juguetear con las asociaciones de archivos. Si quiere volver a esta función sólo tiene que utilizar el valor 0 o bien eliminar la clave mencionada.
Puede que desee restringir esta opción sólo a algún usuario concreto. La técnica es la misma que en el caso anterior, sólo que ahora deberá entrar en el sistema con las credenciales del usuario al que quiere restringir y editar la clave del registro HKEY_CURRENT_USER\Software\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Policies\Explorer. Recuerde que debe reiniciar el ordenador para que los cambios surtan efecto.

Utilizar la búsqueda clásicade Windows en XP
Créanos si le decimos que a muchos usuarios les disgusta la aplicación de búsqueda de archivos de Windows XP y el dichoso asistente canino que muestra. Podemos librarnos del personaje ajustando las propiedades de búsqueda en la parte inferior del panel lateral, Cambiar Preferencias. Debe escoger la primera de las opciones disponibles en el diálogo resultante Sin un personaje animado en pantalla. Si lo que no le gusta es el tal “Rufus” (así s

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información