| Artículos | 01 JUN 2007

El aporte de la innovación a la eficiencia empresarial

Tags: Histórico
No se puede entender la empresa actual sin las herramientas de comunicación. Y es más, la evolución de éstas puede llevar a las compañías a un nuevo nivel de productividad, eficiencia, y posibilidades hasta ahora inimaginables.
Víctor Valle, consejero delegado de Cuantalis Europa, ofrece en esta introducción una visión de cómo las comunicaciones afectan a las compañías.
La evolución del concepto telecomunicación en el ámbito empresarial no ha sido incorporada a las prácticas de buena gestión y, por lo tanto, supone un reto sin superar. Las telecomunicaciones han dejado de ser la factura del teléfono, las centralitas, los operadores, las tecnologías… para convertirse en el lugar donde se resuelven todos los intercambios de información internos entre departamentos y externos con clientes, socios y proveedores. Todos los intercambios de valor están afectados por el concepto de comunicaciones electrónicas, con esta denominación o con otras como telecomunicaciones, TIC, multimedia, Internet etc. Es por tanto un concepto estratégico para la gestión empresarial y del que depende cada vez más la competitividad de nuestras empresas.
Con la difusión del protocolo de comunicación IP (Internet Protocol), que ha permitido unir cualquier ordenador del mundo y transmitir tanto datos, como voz, imágenes y TV, se presenta una nueva realidad de convergencia de medios de soporte a la actividad empresarial. Estas utilidades, puestas al servicio de los modelos de negocio que se han revisado para su adaptación al mercado global, conforman las redes de servicios tecnológicos a las que, sin duda, se les solicita unas características básicas de seguridad, capacidad para datos y vídeo, y movilidad.
La definición de una estrategia de telecomunicaciones, que contemple la plena satisfacción de las necesidades de los departamentos usuarios, junto con una equilibrada y realista adaptación a los nuevos entornos tecnológicos y un control estricto de los costes, dará como resultado la mayor eficiencia de los recursos económicos de la empresa, resultando en una potente herramienta de generación de ventaja competitiva.
Mientras, los proveedores articulan la oferta para dirigirla a los departamentos técnicos, más familiarizados con la terminología de las nuevas tecnologías, dejando de lado el resto de las necesidades de las corporaciones (financiera, compras, usuarios). En definitiva, nos encontramos con un mercado real que adolece de una mínima transparencia, por ausencia de una regulación eficaz y por la propia dinámica de la competencia de los operadores y su lógica búsqueda de rentabilidad.

Los costes de las comunicaciones como elemento clave de la nueva realidad
El tratamiento de los costes de telecomunicación, que en algunos sectores es el primero en importancia después de RRHH, típicamente se escapa a los análisis financieros, por su complejidad y el desconocimiento del mismo.
En primer lugar, significar la naturaleza discrecional del uso de estos servicios, es decir, están ahí y se usan cuando se considera oportuno, De este modo, los servicios no son comprados para utilizarlos posteriormente, sino que a la inversa, primero se usa y después se paga. Esto quiere decir que no se dispone de la cantidad a pagar hasta que no se recibe mensualmente la factura o se regulariza a fin de año.
Esta dispersión de la información y de las capacidades está generalizada en las empresas. A Control de Gestión le falta conocimiento técnico para aplicarlo a la reducción del gasto en telecomunicaciones, a Sistemas le falta la información del inventario de servicios facturados y Compras desconoce si se aplican correctamente las condiciones contratadas.
Para acometer este reto de gestión, proponemos un enfoque basado en el método TEM (Telecom Expense Management), fundamentado en el tratamiento de los datos contenidos en la factura detallada, que es el objeto contractual entre cliente y proveedor y que contiene gran riqueza de información. Una correcta aplicación del mismo requiere disponer de un equipo multidisciplinar, de procedimientos probados y de una plataforma tecnológica de alto rendimiento. Son varios los beneficios que se pueden obtener.

Las nuevas tecnologías son más eficientes en coste
La innovación tecnológica, además de aportar ventajas funcionales sobre las anteriores, aumenta las capacidades disponibles y disminuye los costes unitarios.
Así, por ejemplo, el uso de la nueva tecnología IP para transmitir voz –VoIP- es más económico que la telefonía tradicional conmutada. O cuando consolidamos diferentes servicios (voz, datos, vídeo) soportados en sus propias infraestructuras en una infraestructura común o convergente, obtendremos ahorros significativos.
Tras un análisis detallado de cómo se transforman o desaparecen ciertos costes fijos y variables al aplicar los nuevos escenarios, así como el período de amortización de la inversión, podremos determinar la rentabilidad de nuestro plan.
Los análisis someros o basados en los datos más accesibles o las generalizaciones, son insuficientes para descubrir la rentabilidad de mi caso particular.
Proponemos, así, la puesta en práctica del método TEM, que utiliza las fuentes fiables de información (facturas y contratos), junto al benchmarking realizado por un agente independiente, para una correcta toma de decisiones en los proyectos de innovación tecnológica como son los de convergencia de servicios de voz, datos, vídeo, movilidad y seguridad.
La superación de este nuevo reto, sin duda, pasa por la incorporación a la agenda de los ejecutivos técnicos y financieros la gestión de las telecomunicaciones y sus costes como una parte fundamental de la gestión empresarial excelente.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información